INVESTMENT INSIGHTS

En los mercados emergentes, ¿es rentable preocuparse por los factores ESG?

Ernest Yeung , Portfolio Manager

Puntos clave

  • Los mercados emergentes (ME) han hecho grandes avances en cuanto a consideraciones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) en los últimos años y, en la actualidad, muchas empresas muestran estándares ESG en línea con las mejores prácticas globales.
  • Con todo, sigue habiendo una percepción general entre los inversores de que los ME siguen adoleciendo de un “déficit ESG”.
  • Esto brinda a los inversores activos la oportunidad de hallar empresas incorrectamente valoradas con estándares ESG fuertes o en mejora infravalorados, ofreciendo así potencial de revalorización a largo plazo.

Si bien en los mercados desarrollados la inversión regida por criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) es algo común, estos factores siguen sin estar tan ampliamente incorporados a la hora de invertir en mercados emergentes (ME). Sin embargo, aun cuando podría haber muchas empresas de ME todavía rezagadas en términos de mejores prácticas ESG, son también muchas las decididas a mejorar o mantener altos estándares ESG. Y en respuesta a la pregunta, “¿es rentable preocuparse por los factores ESG en los ME?” solo tenemos que comparar la creación de valor a largo plazo de las empresas que sí tienen en cuenta criterios ESG con la de las empresas que no lo hacen (Gráfico 1).
 

 

(Gráfico 1) Aplicar criterios ESG sí ha reportado una ventaja de rentabilidad a largo plazo en ME
—Comportamiento del índice acumulado-Rentabilidades netas
Del 30 de septiembre de 2007 al 30 de septiembre de 2019

Comportamiento del índice acumulado-Rentabilidades netas. Del 30 de septiembre de 2007 al 30 de septiembre de 2019

 

La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro.
Fuentes: MSCI (véase la información adicional); análisis de datos de T. Rowe Price. Índices de rentabilidad total (dividendos netos), reajustados a 100 en USD.



En última instancia, las decisiones de inversión se adoptan aplicando criterios financieros; ahora bien, como parte de nuestro objetivo de ganar dinero para los inversores, también consideramos factores ESG como parte de nuestro análisis de las empresas. Tratamos de invertir en empresas que están del lado correcto del cambio y la integración de factores ESG es una parte importante de nuestro proceso de inversión.
 

Entre los inversores sigue habiendo una percepción general de “déficit ESG” en cuanto a ME se refiere. Esta visión generalista, a su vez, brinda excelentes oportunidades a los inversores activos para identificar valores que cotizan con descuento, al infravalorar el mercado estándares ESG fuertes o en mejora. Creemos firmemente que unos estándares ESG fuertes son una influencia clara e importante para la sostenibilidad del negocio a largo plazo.
 

Ser simplemente barato no basta

Dada nuestra calidad de inversores en activos “value”, la incorporación de factores ESG es una parte fundamentalmente importante de nuestro marco de inversión. Buscamos empresas olvidadas cuyo potencial de valor a largo plazo no es apreciado o entendido por completo. Naturalmente, una valoración barata no es por sí sola una razón suficiente para que invirtamos en una empresa. También necesitamos ver un claro potencial de cambio fundamental. Esto podría ser el resultado de factores externos, como un cambio de gobierno o una recuperación en el ciclo económico, pero también puede venir impulsado internamente a través de una reducción de costes, un nuevo equipo directivo o una reestructuración empresarial. De manera similar, unos estándares ESG fuertes o en mejora pueden redundar igualmente en una subida de la cotización. Aquí es donde el tema ESG encaja a la perfección con el estilo de inversión “value”, ya que ambos tratan de lograr un cambio a largo plazo.

 

Los estándares ESG están mejorando rápidamente en los ME

Dada la percepción general de unos estándares ESG más débiles en el mundo emergente, así como el tamaño de dicho universo, hay buenas oportunidades para encontrar valor subestimado en aquellas empresas con calificaciones ESG fuertes o en mejora. Seguimos viendo muchas empresas de ME que muestran estándares de mejores prácticas en cuanto a factores ESG: estándares que son iguales, o incluso superiores, a los de empresas similares de mercados desarrollados. Y en ciertos casos, algunas empresas de ME tienen buenos estándares ESG, pero presentan calificaciones bajas simplemente por falta de una divulgación adecuada. Incluso en países e industrias de ME donde las consideraciones ESG han avanzado menos, hay muchas empresas que están claramente comprometidas con el cambio y que entienden la importancia de las consideraciones ESG para la sostenibilidad a largo plazo de sus negocios. A la inversa, también hay empresas que siguen ignorando o prestando escasa atención a las consideraciones ESG, particularmente en materia de gobierno corporativo. Nuestra experiencia nos dice que estas empresas tienden a exhibir un mayor riesgo, ya que potencialmente experimentarán costes más altos, una inversión en activo fijo mayor y beneficios reducidos a lo largo del tiempo, socavando cualquier creación de valor a largo plazo para los inversores.
 

Las normas de gobierno corporativo son especialmente importantes porque, en esencia, determinan cómo se gestiona una empresa. Si bien la gobernanza es tal vez el área donde los estándares de los ME, en su conjunto, distan más de los mercados desarrollados, es también el ámbito donde se han logrado avances considerables. Cada vez hay más empresas en los ME que se centran en incrementar el valor a largo plazo para el accionista, entendiendo que esto es fundamental para atraer capital, especialmente de inversores extranjeros. Por ello, siempre nos fijamos en factores tales como la forma en que una empresa asigna su capital, la estructura de remuneración de su equipo directivo, la composición e independencia de su consejo de administración y cualesquiera planes de adquisición/enajenación de activos. En definitiva, tenemos que estar seguros de que el equipo directivo es capaz de dirigir la empresa de manera eficiente y rentable, teniendo siempre presentes los intereses a largo plazo de los accionistas.

Al incorporar factores ESG como parte de nuestro análisis, nos centramos en la importancia de cada uno de ellos y en los potenciales impactos positivos o negativos en la rentabilidad financiera a largo plazo de las empresas.


Los inversores han de ser igualmente conscientes de las diferentes dinámicas de propiedad que existen en los ME. La propiedad estatal, por ejemplo, es más habitual que en los mercados desarrollados y esto puede resultar un obstáculo para una gestión eficiente, así como para no alinear los objetivos empresariales con los intereses de los accionistas minoritarios. La propiedad familiar de una empresa cotizada es también más común en los ME que en los mercados desarrollados. Una vez más, estas estructuras a menudo se caracterizan por débiles estándares de gobernanza. Por ejemplo, los consejos de administración de las empresas tienden a estar dominados por miembros de la familia que controla el capital social, sin voces ni aportaciones independientes, lo que significa que los intereses de los accionistas minoritarios están generalmente mal representados.
 

Si nos fijamos en el aspecto social de los ESG, esto incluye a todas las partes interesadas clave de una empresa junto con la totalidad de su cadena de valor —desde proveedores a clientes, pasando por el personal— e incluso a los organismos reguladores con los que tiene que tratar la empresa. Estas relaciones clave son cruciales para la eficiencia operativa de una empresa y, en última instancia, para la sostenibilidad a largo plazo del propio negocio.
 

Gazprom: de trampa de valor a potencial creador de valor


Durante mucho tiempo, la cotización del gigante ruso de la energía, Gazprom, trazó una línea realmente plana, atrapada en un estrecho rango durante muchos años, creando escaso valor para los inversores.
 

Dado el gran peso de Gazprom en el índice MSCI Emerging Markets y el precio relativamente barato de sus acciones, llevábamos tiempo siguiendo su cotización. Sin embargo, a pesar del profundo valor que aparentemente ofrecía, parecía y se comportaba como una típica empresa de “trampa de valor”.
 

En fechas tan recientes como a principios de 2019, Gazprom figuraba entre los valores más baratos del universo de inversión ME, en términos de ratio precio/valor contable y aún así continuábamos evitando la compañía al no poder identificar ningún motivo para un cambio fundamental. El equipo directivo de la compañía parecía incapaz de, o no estar dispuesto a, implementar el tipo de reformas necesarias para mejorar el negocio y así crear valor para los inversores.
 

No obstante, el panorama cambió en los primeros meses de 2019, con el anuncio de un cambio en la dirección de la sociedad. Varios altos ejecutivos que llevaban mucho tiempo en servicio fueron relevados de sus cargos y sustituidos por directivos más jóvenes y progresistas. El nuevo equipo directivo anunció planes para asignar el capital de la empresa de una manera más efectiva y generalmente mejorar la eficiencia global del negocio. Este cambio en la dirección y los primeros indicios de un compromiso de reforma, marcaron el tipo de cambio fundamental, potencialmente creador de valor, que buscamos en empresas olvidadas o que han perdido el favor del mercado. 
 

El nuevo equipo directivo de la compañía parece dispuesto a plantearse como objetivo prioritario mejorar la rentabilidad para los accionistas. A mediados de mayo, Gazprom anunció que pagaría un dividendo récord cercano al 8,5% a sus accionistas en 2019, lo que suponía aproximadamente el 30% de los ingresos netos totales de la compañía. Y lo que es todavía más importante, las expectativas de mercado apuntan a que la compañía seguirá incrementando esta relación de pago, hasta cerca del 50%, en los próximos ejercicios.
 

Este cambio de estrategia, al prestar ahora una mayor atención a la rentabilidad para los accionistas, tuvo un impacto casi inmediato en la cotización de Gazprom, que se ha disparado más de un 35% desde que se anunció la subida del dividendo en mayo de 2019.2 De implementarse por completo, este cambio de política resulta muy alentador y llega en un momento en el que los inversores se habían olvidado ampliamente de la compañía. 
 

Aun cuando los signos parecen de momento positivos, todavía es demasiado pronto para determinar si reflejan un cambio real y sostenible en el negocio de Gazprom. Así pues, seguiremos muy pendientes de sus avances.

 

Factores ESG y cómo evitar las “trampas de valor”

Al incorporar factores ESG como parte de nuestro análisis, nos centramos en la importancia de cada uno de ellos y en los potenciales impactos positivos o negativos en la rentabilidad financiera a largo plazo de la compañía. Por ejemplo, las prácticas de venta, uso de los combustibles fósiles e historial de relaciones con los empleados de una empresa, por solo nombrar algunos de los factores ESG importantes, pueden incidir a su vez en áreas operativas tales como la capacidad de fijación de precios, cuota de mercado, costes operativos, retención de empleados y productividad. En nuestra calidad de inversores “value” en ME, en concreto, estas consideraciones son particularmente importantes, ya que hay muchas empresas que parecen muy baratas y con un sólido potencial alcista a largo plazo según un análisis tradicional, centrado únicamente en factores financieros. Ahora bien, al incluir también el análisis de factores ESG no financieros, enseguida resulta evidente que muchas de estas empresas son baratas por razones de peso. Ante el escaso interés, o compromiso, por mejorar los estándares ESG, es probable que estas “trampas de valor” en ME sigan siendo valores baratos durante mucho tiempo.
 

Si bien estas potenciales trampas de valor son comunes en los ME, no siempre procede suponer lo peor. En lugar de prácticas y procedimientos subyacentes deficientes, a menudo puede ser una cuestión de divulgación, al no entender cabalmente el equipo directivo por qué estos factores revisten tal importancia para los inversores o cómo podría informarse más eficazmente de ellos. De hecho, nuestra experiencia es que existe un creciente interés por el compromiso entre las empresas de ME, así como voluntad por aprender sobre muchas de estas cuestiones importantes —un entusiasmo a veces mucho mayor que el mostrado por sus contrapartes de mercados desarrollados.
 

Aprovechar los conocimientos ESG

Desde una perspectiva de inversión, si bien hace mucho tiempo que incorporamos el análisis de factores ESG como parte de nuestro proceso de toma de decisiones de inversión, la calidad y solidez de este análisis se han visto enormemente potenciadas en los últimos años con la incorporación a T. Rowe Price de un equipo interno responsable dedicado exclusivamente a la investigación de inversiones.
 

Particularmente en el entorno de los EM, donde el análisis ESG puede ser inconsistente y una gran parte de los datos externos disponibles están obsoletos o anticuados, poder contar con un puntual análisis ESG, donde la importancia del factor sea el eje primordial, incorpora un componente importante y diferenciado a nuestro proceso de toma de decisiones de inversión.

 


1
Fuente: MSCI (véanse las notas informativas adicionales), a 31 de agosto de 2019.

2 Fuente: Thompson Reuters, © 2019 Refinitiv. Todos los derechos reservados. A 30 de septiembre de 2019. Análisis de datos de T. Rowe Price. Para el periodo comprendido entre el 13 de mayo  de 2019 y el 30 de septiembre de 2019. La compañía anunció que pagaría un dividendo mayor el 14 de mayo de 2019.



Los valores específicos indicados y descritos no constituyen todos los valores adquiridos, vendidos o recomendados para la cartera y no debe presuponerse que los valores indicados y comentados fueron o serán rentables.

 

 

Información adicional

Ni MSCI ni sus filiales, ni fuentes o proveedores terceros (conjuntamente, «MSCI») ofrecen garantías expresas o implícitas, o representaciones y no tendrán responsabilidad sea cual fuere con respecto a cualquier información de MSCI aquí presente. La información de MSCI no deberá ser redistribuida ni utilizada como base para otros índices o para cualesquiera títulos o productos financieros. Este informe no ha sido aprobado, revisado o producido por MSCI. Los análisis y datos históricos de MSCI no deben considerarse una indicación o garantía de ningún análisis, pronóstico o previsión de rentabilidad futura. Ninguno de los datos de MSCI pretende ser asesoramiento de inversión o una recomendación para tomar (o abstenerse de tomar) cualquier tipo de decisión de inversión y, por tanto, no podrá tomarse como base a dicho efecto.
 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

 

 

201910-971902

FONDO RELACIONADO
SICAV
Clase I USD
ISIN LU1244138340
Fondo centrado, aunque muy diversificado, de valores de cualquier capitalización compuesto normalmente por entre 50 y 80 empresas de mercados emergentes. Tratamos de encontrar valores «olvidados» poco analizados y poco presentes en las carteras de los inversores convencionales y que, en nuestra opinión, está bien posicionados para beneficiarse de un repunte de los fundamentales.
Ver más...
Rentabilidad a 3 años
(Anualizada)
-2,62%
Volumen del fondo
(USD)
$100,9m