Skip to main content
Skip to content

Enero 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Global Impact Credit—Un año después

Reflexiones sobre un año de inversión de impacto y lo que está por venir

Puntos clave

  • El año pasado volvió a subrayar la importancia y necesidad de la inversión de impacto.
  • Seguimos observando avances e innovaciones alentadoras en la inversión de impacto, pero también la necesidad de una mayor regulación que ayude a evitar el ecolavado.
  • Nos hemos sentido muy reconfortados por la apertura de las empresas al diálogo y, al mismo tiempo, animados por lo mucho que nos queda por aprender y hacer.

Cuando se cumple un año del lanzamiento de la estrategia, el gestor de cartera, Matt Lawton, responde a preguntas sobre la evolución de la inversión de impacto en los últimos 12 meses, la actividad dentro de la estrategia, los éxitos y retos, y lo que está observando en 2023.

Matt, ha pasado un año desde el lanzamiento de la estrategia, ¿cómo ha evolucionado la inversión de impacto en 2022? 

Antes de nada, hay que resaltar que la necesidad de la inversión de impacto ha incrementado palpablemente. Tan solo en 2022, hemos asistido a temperaturas récord en numerosos países, incluido el Reino Unido; a un aumento de la virulencia de los huracanes (Ian en Florida); y a inundaciones verdaderamente desastrosas que han afectado a casi un tercio de Pakistán, y también a países como Australia. Entretanto, el consumo de carbón y las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado.

Desde una perspectiva reguladora, la concienciación, retos, cuestionamiento del ecolavado y mantenimiento de la credibilidad pública en la inversión de impacto han seguido creciendo. Varias gestoras de activos han rebajado las calificaciones de fondos ASG (guiados por criterios ambientales, sociales y de gobernanza), aduciendo incertidumbre en torno a los requisitos normativos más estrictos derivados del Reglamento sobre la divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros de la Unión Europea (SFDR, por sus siglas en inglés).  

En Estados Unidos hemos observado un enorme avance de las iniciativas de sostenibilidad, más recientemente a través de la Ley de Reducción de la Inflación. De otro lado, varios Estados de EE. UU. han retirado capital de gestoras que simplemente integran aspectos ASG en su proceso de inversión, alegando que ello supone incorporar preocupaciones injustificadas sobre el cambio climático y que reducir la exposición a empresas petroleras y gasistas puede reducir la rentabilidad. El director financiero de Florida atribuyó una desinversión a que la gestora de inversiones tenía “objetivos distintos a generar rentabilidad”.

En medio de estas turbulencias, en T. Rowe Price hemos evolucionado y desarrollado nuestras capacidades de impacto. Hemos intentado mejorar nuestros modelos de evaluación de bonos corporativos ASG, así como introducir nuevos modelos de bonos ASG que cubren los sectores titulizados, municipales y soberanos. Asimismo, hemos ampliado nuestra taxonomía de subpilares de impacto conforme iban surgiendo nuevas temáticas de inversión de impacto atractivas, como la biodiversidad y el empoderamiento de las pymes. 

Si bien el crecimiento de la emisión de bonos ASG disminuyó en 2022 con respecto al año anterior, el universo de inversión ASG y de impacto ha seguido expandiéndose. Los bonos con etiqueta ASG representan una proporción cada vez mayor del mercado global: las nuevas emisiones ASG superaron los 1,5 billones de USD en 2022, según datos de Bloomberg. Esto se ha visto impulsado por la constante expansión del universo de empresas que movilizan capital hacia proyectos ambientales y sociales. A nuestro juicio, el conjunto de oportunidades para posibles inversiones de impacto seguirá creciendo en nuevas empresas y nuevos sectores, lo que nos permitirá crear una gama más amplia y diversificada de resultados de impacto para los inversores.

A nuestro juicio, el conjunto de oportunidades para posibles inversiones de impacto seguirá creciendo en nuevas empresas y nuevos sectores, lo que nos permitirá crear una gama más amplia y diversificada de resultados de impacto para los inversores.

Hablando de oportunidades, ¿dónde ha descubierto ideas innovadoras de inversión de impacto en 2022?  

Como hemos explorado más a fondo el mercado de inversiones de impacto en 2022, una inversión notable que merece la pena destacar sería nuestro “bono rinoceronte”, un bono para la conservación de la vida salvaje emitido por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, vinculado a la preservación del rinoceronte negro de Sudáfrica, en grave peligro de extinción. Este bono está financiando esfuerzos de conservación que se espera no solo generen beneficios en términos de biodiversidad, sino que también creen beneficios sociales adicionales como generación de empleo. Al vencimiento, este bono con calificación crediticia AAA1 —además del reembolso del principal— incluye un marco basado en resultados, por lo que los inversores podrían percibir un pago por éxito de conservación, que estará vinculado a la tasa de crecimiento de la población de rinocerontes negros durante la vida del bono. Creemos que esto ejemplifica cómo el capital puede ser un canal para la adicionalidad del impacto.

También hemos ampliado nuestro objetivo de impacto a nuevos sectores de renta fija más allá de las empresas tradicionales, incluido, más recientemente, el crédito titulizado. Para nosotros, se trata de un mercado nuevo pero ciertamente atractivo que continuaremos observando de cerca conforme se desarrolle y se presenten oportunidades de impacto. En una línea similar, estamos siguiendo de cerca el mercado de bonos soberanos con etiqueta ASG como otra vía potencial para la inversión de impacto, dados los beneficios tanto de impacto como de diversificación de cartera que podrían ofrecer estos bonos. De momento, pensamos que aún es demasiado pronto, pero el momento se acerca. Nuestro equipo de Inversión Responsable ha estado probando un número cada vez mayor de bonos soberanos ASG con un modelo desarrollado internamente, realizando al mismo tiempo numerosas y fructíferas interacciones con emisores soberanos. 

En consonancia con uno de los principios clave de la estrategia, en 2022 continuamos buscando impacto más allá de los bonos etiquetados. Hemos podido ofrecer a nuestros clientes una gama de inversiones de impacto más amplia y diversificada, además de crear lo que vemos como atractivas oportunidades de alfa. Nuestro equipo especializado en Inversión de Impacto, junto con nuestro equipo de Inversión Responsable, ayuda a medir y a interactuar con las empresas donde invertimos para garantizar que nos mantenemos estrechamente alineados con las tesis de impacto y logramos los resultados de impacto conforme se materializan.

 

Qué le ha parecido interactuar con las empresas desde el lanzamiento de la estrategia?

En una sola palabra: gratificante. Algunos de los objetivos y metas de las empresas con las que nos hemos reunido, sus innovaciones y el alcance de lo que intentan conseguir son inspiradores. Al mismo tiempo, se ha puesto de manifiesto cuánto queda por aprender. 

Ha sido alentador ver cómo las empresas han escuchado y acogido nuestras ideas y sugerencias, afirmando que podemos ayudar a impulsar el cambio y a crear adicionalidad potencial interactuando. La interacción forma parte integrante de nuestro proceso de impacto y contribuye a garantizar que nuestras tesis de impacto se desarrollen según lo previsto. El tamaño y la notoriedad de T. Rowe Price sin duda nos han ayudado a abrir muchas puertas, facilitándonos el acceso a los equipos directivos y la oportunidad de influir potencialmente en el comportamiento de las empresas. Es un privilegio que no nos tomamos a la ligera.

Quizás una de las interacciones más gratificantes de 2022 fue cuando Banco Santander Chile nos pidió nuestra opinión sobre un marco para un primer bono social con tamaño de referencia. El bono tiene como objetivo permitir una mayor equidad social en Chile financiando hipotecas para viviendas asequibles, promoviendo así la inclusión financiera. Sugerimos que la entidad informara sobre los principales parámetros de impacto social relacionadas con la vivienda asequible, conforme a la definición de la Asociación Internacional de Mercados de Capitales, entre otras cuestiones. 

La interacción nos permite informar e investigar la tesis de impacto que tenemos para cada inversión, lo que puede arrojar datos positivos y ayudar a detectar ecolavado de bonos.

Qué es lo que le ha resultado menos fácil desde el lanzamiento? 

Lamentablemente, el ecolavado está siempre presente y, en ocasiones, debemos cuestionar el grado de discernimiento de los inversores. Hemos desarrollado un conjunto de modelos sólidos de evaluación de bonos ASG que ayudan directamente a salvar estos escollos.

Aun así, algunos rincones del mercado dejan mucho que desear, sobre todo en lo que respecta a los bonos vinculados a la sostenibilidad (SLB, por sus siglas en inglés. Aunque las empresas están impulsando este tipo de etiquetas, las estructuras pueden carecer aún de adicionalidad. Por ejemplo, en un caso que investigamos en 2022, inexplicablemente se emitió un SLB en el que la empresa podía amortizar el bono antes de que surtieran efecto posibles sanciones. Esto pone de manifiesto que los objetivos del SLB pueden ser demasiado débiles o inaplicables. 

Por último, la proporción de emisiones de bonos sociales sigue siendo relativamente baja en comparación con los bonos verdes, lo que lamentablemente nos limita a la hora de buscar oportunidades de inversión de impacto social nuevas.

Y para concluir, de cara al futuro, ¿qué cree que depararán los próximos 12 meses a la inversión de impacto? 

Se necesita un mayor énfasis en el impacto social, incluida una mayor emisión de bonos sociales. En general, somos optimistas en el sentido de que veremos nuevos sectores y empresas emitir sus primeros bonos con etiqueta ASG, lo cual ayudará al crecimiento y diversificación del mercado de bonos de impacto.

Desde el punto de vista de los inversores, no cabe duda de que el mercado de inversiones de impacto seguirá creciendo, en términos de emisiones tanto públicas como privadas. Así pues, esperamos ver más lanzamientos de fondos. Esto favorecerá al mercado de impacto en su conjunto, tanto en términos de cerrar la brecha de financiación como de impulsar mejores prácticas. 

Una mayor regulación, control y normalización seguirán siendo temas persistentes, al entrar en vigor a principios de año nuevos requisitos de divulgación de información para los fondos ASG comercializados en Europa. 

Sin duda confiamos en ver menos casos de ecolavado pero, siendo honestos, no las tenemos todas con nosotros. Con todo, lo más importante es que estamos bien preparados para abordar esta cuestión con nuestras propias herramientas.  

En 2023, confiamos en poder seguir colaborando con las empresas que producen marcos creíbles y ambiciosos de bonos ASG y en hacer todo lo posible para impulsar la adicionalidad, al tiempo que proporcionamos oportunidades de alfa para nuestros clientes.

Conclusión 

Ha sido un primer año fructífero para la estrategia en un contexto de continuo desarrollo e innovación en el ámbito de la inversión de impacto. Nos han animado especialmente los avances en los compromisos de las empresas y cada vez estamos más entusiasmados con el potencial que vemos para la inversión de impacto. De cara a 2023, mantenemos, sobre todo, nuestro firme compromiso de impulsar las normas de impacto más estrictas posibles y la adicionalidad en todas nuestras decisiones de inversión.

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Enero 2023 / ASSET ALLOCATION VIEWPOINT

Asignación de activos global: Puntos clave de enero
Siguiente artículo

Enero 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Inversión de impacto: Preguntas y respuestas con Hari Balkrishna
202301-2676013