Skip to main content
Skip to content

Enero 2023 / ASSET ALLOCATION VIEWPOINT

Asignación de activos global: Puntos clave de enero

Descubra las últimas temáticas de los mercados mundiales

1. Perspectivas de mercado

  • Es probable que la volatilidad siga siendo elevada en el nuevo año, al divergir las expectativas de política de los bancos centrales ante la evidencia de la caída del crecimiento y la moderación de la inflación. 
  • Aun ralentizando el ritmo de endurecimiento de su política monetaria, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) reforzó su compromiso de controlar la inflación, insistiendo en que los tipos de interés podrían tener que mantenerse altos durante más tiempo, pese al impacto negativo en el crecimiento y el empleo. 
  • El Banco Central Europeo (BCE) adoptó un tono duro en su lucha contra la inflación, aun reconociendo la probabilidad de una recesión a corto plazo. El Banco de Japón (BoJ) dio un paso sorprendente hacia la normalización de la política al ajustar sus controles de la curva de tipos para dar flexibilidad a la subida de los rendimientos. El Banco de Inglaterra (BoE) podría subir los tipos menos de lo previsto debido a una posible recesión impulsada por el precio de la vivienda en el Reino Unido. 
  • La moderación de las presiones derivadas de la subida de tipos en Estados Unidos y la fortaleza del dólar estadounidense (USD) podrían incidir positivamente en las economías emergentes y dar un respiro a sus bancos centrales. Si bien persiste la incertidumbre, es posible que mejore la confianza en China tras la relajación de la política COVID cero y el anuncio de los responsables políticos de nuevas medidas de estímulo en un futuro inmediato. 
  • Entre los principales riesgos para los mercados mundiales se encuentran los potenciales errores de los bancos centrales, una inflación persistente, la posibilidad de una mayor ralentización del crecimiento mundial, el malabarismo de China entre contención del coronavirus y crecimiento, y las tensiones geopolíticas. 

2. Posicionamiento de la cartera

A 31 de diciembre de 2022

  • Seguimos infraponderados en renta variable.  Las estimaciones de beneficios siguen siendo demasiado optimistas, sin reflejar aún el posible impacto del debilitamiento de la demanda en la actividad económica y del encarecimiento de los insumos en los márgenes de beneficios de las empresas. 
  • Mantenemos una modesta sobreponderación de liquidez con respecto a la renta fija, reduciendo la duración de la cartera para obtener rendimientos más atractivos y disponer de efectivo en caso de que surjan oportunidades en los mercados. 
  • Dentro de la renta variable, estamos casi equilibrados entre value y growth. La ralentización del crecimiento es desfavorable para los valores cíclicos, mientras que la subida de los tipos perjudica a los títulos orientados al crecimiento. 
  • En renta fija, estamos sobreponderados en deuda de mercados emergentes, donde las valoraciones ofrecen una compensación razonable por los riesgos. Aunque los fundamentales siguen siendo generalmente favorables, mantenemos un posicionamiento prudente en bonos corporativos con grado de inversión, al anticiparse que las tasas de impago aumenten desde niveles históricamente bajos hacia medias a más largo plazo. También tenemos una modesta sobreponderación en bonos del Tesoro estadounidense (UST) a largo plazo como contrapeso frente al riesgo de la renta variable y de otros activos de riesgo. 

3. Temáticas de mercado

Reanudación de la actividad

A principios de diciembre, los responsables políticos chinos sorprendieron a los mercados al anunciar el levantamiento de las estrictas políticas de Covid cero. Las medidas habían sido eficaces a la hora de contener la propagación del coronavirus mediante confinamientos selectivos, la realización de pruebas y la imposición de cuarentenas, pero con elevados costes económicos y sociales. El anuncio de reapertura eliminó parcialmente los requisitos de pruebas de detección de virus, las restricciones a los viajes internos y los paros de producción. La noticia fue bien recibida por los afectados y aplaudida por los mercados, al esperar todo el mundo que la reapertura de China impulse el crecimiento mundial. Desafortunadamente, la reapertura se ha visto acompañada de una oleada de infecciones en todo el país, haciendo que la población se vuelva más prudente a la hora de entrar en contacto con el exterior y viajar. En última instancia, la reapertura de China debería ser positiva para el crecimiento en 2023, pero es probable que su efecto se sienta paulatinamente a lo largo del año. El crecimiento interno se verá impulsado a medida que más personas vuelvan a la normalidad, liberando la demanda contenida y el ahorro acumulado durante los confinamientos. Además, la reactivación de la economía china debería favorecer a los mercados emergentes y exportadores de materias primas en general, a medida que repunten el crecimiento y el comercio. Al dejar los inversores felizmente atrás 2022, el éxito de China este año en la reapertura de su economía, la estabilización del crecimiento y la gestión del riesgo de su sector inmobiliario podría revelarse un catalizador positivo que ayude a dar la vuelta al sentimiento del mercado.

No hay soluciones rápidas

A pesar del creciente número de empresas que han anunciado despidos y congelaciones de la contratación en los últimos meses, sobre todo en los sectores tecnológico y de servicios financieros, la tasa de desempleo sigue anclada en niveles históricamente bajos, con millones de puestos de trabajo vacantes en la economía. La demanda de consumo sigue siendo fuerte en todos los sectores de servicios de la economía, incluidos transporte y ocio. Sin embargo, los empleadores tienen que hacer frente a una escasez de trabajadores, lo que se traduce en la necesidad de ofrecer salarios más altos para atraer y retener al personal cualificado. En cuanto a la oferta de mano de obra, la pandemia hizo que aumentara el número de personas que abandonaron el mercado de trabajo, sobre todo en los sectores que se cerraron por completo en el curso de la pandemia. Asimismo, los trabajadores se han mostrado más dispuestos a renunciar a sus empleos en busca de salarios más altos y mejores condiciones, incluida la posibilidad de trabajar a distancia. La rigidez del mercado de trabajo y la subida de los salarios centran la atención de la Fed y, si bien el descenso de la inflación de los bienes en un contexto de mejora de las cadenas de suministro ha sido una señal positiva, es probable que la inflación de los servicios resulte más problemática. Desafortunadamente para la Fed, no existen soluciones rápidas para mejorar la cadena de suministro de mano de obra, siendo probable que tenga que mantener una política monetaria restrictiva durante más tiempo hasta que vea un descenso claro en la demanda de trabajadores.

Para una descripción general región por región, lea el informe completo (PDF).

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Enero 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Una nueva sonrisa de dólar: ¿hacia dónde se dirige el USD?
Siguiente artículo

Enero 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Global Impact Credit—Un año después
202301-2671240

Enero 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Cinco cosas que hemos aprendido de 2022

Cinco cosas que hemos aprendido de 2022

Cinco cosas que hemos aprendido de 2022

La incertidumbre persiste, pero los rendimientos vuelven a ser positivos y los fundamental...

Por Tim Murray

Tim Murray Capital Markets Strategist, Multi-Asset Division