Skip to main content
Skip to content

Junio 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

Cómo integrar ESG: economías circulares

Cómo podría apoyar el crecimiento económico y demográfico un modelo circular

Puntos clave

  • Los inversores podemos contribuir a cerrar la brecha alimentaria, pero también debemos asegurarnos de que nuestra inversión se utiliza de manera sostenible. 
  • Los plásticos han llegado a personificar los problemas de la economía lineal.
  • La economía circular es la base del tránsito hacia energía y materiales renovables. 

 

La gran mayoría de las actividades económicas se basan en un modelo lineal, en el que las materias primas se extraen de la tierra, se utilizan para fabricar productos y finalmente se desechan. Esta fuente de degradación medioambiental se agrava a medida que crece la población mundial, lo que apunta a que este modelo lineal no es sostenible. Para que las economías de todo el mundo prosperen y puedan mantener a la creciente población mundial, es necesario un giro hacia la economía circular. 

La economía circular se basa en tres principios: eliminar residuos y contaminación, hacer circular productos y materiales, y regenerar la naturaleza. Apoya la transición a la energía y los materiales renovables, ayudando a desvincular la actividad económica del consumo de recursos finitos. Este libro blanco está dividido en tres secciones, que exploran los siguientes temas clave: agricultura sostenible, plásticos y transición energética.

AGRICULTURA SOSTENIBLE

La sostenibilidad en el sector agrario es un entramado de consideraciones que supone un reto. De un lado, la agricultura representó el 18,4% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI) (en 2016),1 además de la pérdida de ecosistemas y de la degradación del suelo. También representa el 70% de todas las extracciones de agua dulce2 y es el mayor contribuyente a la escorrentía de nutrientes (un proceso que crea floraciones de algas tóxicas, así como “zonas muertas” en los ecosistemas acuáticos). De otro, la agricultura es una fuerza poderosa para hacer el bien. Proporciona los alimentos que todos necesitamos para sobrevivir y desempeña un papel destacado en la reducción de la pobreza. Naciones Unidas prevé que la demanda de alimentos aumente más de un 50% de aquí a 2050, si la población mundial crece hasta los 9.800 millones previstos (desde 7.700 millones en 2021) y crece la renta en los mercados emergentes. Como inversores, podemos influir en la orientación del capital hacia proyectos agrícolas que puedan ayudar a cerrar esa brecha alimentaria, pero también debemos asegurarnos de que nuestra inversión se utiliza de forma sostenible. Invertir en las mismas prácticas agrícolas de los últimos 50 años solo servirá para exacerbar los impactos negativos del sector, haciendo que tanto la sociedad como los inversores sufran las consecuencias.

Incrementar la producción de alimentos en más de un 50% sin un cambio radical en las prácticas agrícolas tradicionales requeriría una enorme cantidad de reconversión de tierras y un aumento considerable de las emisiones de GEI. Nada de ello es compatible con la limitación del calentamiento global a un objetivo de subida máxima de 1,5ºC. De hecho, la mayoría de los escenarios implican que las emisiones agrícolas han de reducirse a la mitad con respecto a los niveles de 2016, junto con la reforestación de 585 millones de hectáreas de suelo. A nuestro juicio, hay una serie de cuestiones de sostenibilidad que afectarán a las empresas, y cada una de ellas puede variar sustancialmente en cuanto a su impacto en el negocio (como un evento binario o presiones agravadas). Por ejemplo, una empresa de alimentación puede enfrentarse a una volatilidad de los beneficios derivada de un shock de materias primas resultante del riesgo climático físico, o puede enfrentarse a un cambio constante y gradual de las preferencias de los consumidores. 

En T. Rowe Price, nuestros analistas de renta variable y de crédito tienen en cuenta las cuestiones de sostenibilidad relacionadas con la agricultura, la silvicultura y otros usos del suelo (AFOLU, por sus siglas en inglés) como parte de su análisis de inversión fundamental. A menudo, reciben el apoyo de nuestros especialistas en cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) a la hora de considerar cómo las cuestiones AFOLU pueden afectar a sectores o valores específicos.

Emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por fuente (2016)

La agricultura contribuye enormemente a las emisiones de GEI 

Emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por fuente (2016)

A septiembre de 2020.
Fuente: Our World in Data (Septiembre 2020). Datos de 2016—los datos más recientes disponibles.

Pulse aquí para ver el informe completo

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Junio 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

Análisis de los argumentos a favor de los bonos de crédito de Asia
Siguiente artículo

Junio 2022 / MARKET OUTLOOK

Navegando por aguas turbulentas
202205‑2157041

May 2022 / MARKETS & ECONOMY

Economías emergentes y su trayectoria a cero emisiones netas

Economías emergentes y su trayectoria a cero emisiones netas

Economías emergentes y su trayectoria a cero...

Frenar la contaminación producida por carbono se ha convertido en un imperativo global....

Por Michael Ganske

Michael Ganske Especialista de cartera

May 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

La senda hacia las cero emisiones netas

La senda hacia las cero emisiones netas

La senda hacia las cero emisiones netas

En este artículo explicamos cómo está avanzando el mundo en la reducción de emisiones...

Por Maria Elena Drew

Maria Elena Drew Directora de análisis