Skip to main content
Skip to content

Febrero 2023 / ASSET ALLOCATION VIEWPOINT

Asignación de activos global: Puntos clave de febrero

Descubra las últimas temáticas de los mercados mundiales

1. Perspectiva de mercados

  • Si bien las probabilidades de un aterrizaje económico brusco se han reducido a raíz de indicios de que la inflación está remitiendo y cierta moderación en el endurecimiento de los bancos centrales, aún se espera que el crecimiento mundial se ralentice a medida que la mayor dureza de las condiciones financieras se sienta en la economía mundial.  
  • La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) moderó su tono al reconocer que las presiones inflacionistas han disminuido, aunque siguen siendo elevadas. Por ello, indicaron que el alcance de futuras subidas de tipos dependerá de los datos que vayan publicándose.
  • El Banco Central Europeo (BCE) reafirmó su compromiso con la senda de endurecimiento de los tipos hasta que la inflación se acerque a su objetivo del 2%. Tras la inesperada medida de relajar el control de la curva de tipos, el Banco de Japón (BoJ) desafió las especulaciones sobre un nuevo ajuste de su política monetaria ante tasas de inflación en máximos de varias décadas.
  • La moderación de las presiones derivadas de la subida de tipos en Estados Unidos y la apreciación del dólar estadounidense (USD) podrían incidir positivamente en las economías de los mercados emergentes y dar un respiro a sus bancos centrales. Aunque persiste la incertidumbre, el sentimiento hacia China ha mejorado al abandonar el país con rapidez sus estrictas políticas de covid cero, lo que está imprimiendo impulso a la economía mundial.
  • Entre los riesgos clave para los mercados mundiales figuran los posibles errores de los bancos centrales, el enquistamiento de la inflación, un descenso más pronunciado del crecimiento que provoque un aterrizaje brusco y tensiones geopolíticas.

2. Posicionamiento de la cartera

A 31 de enero de 2023

  • Hemos reducido nuestra infraponderación en renta variable por las perspectivas más equilibradas tras los indicios de mejora en las tendencias, como el repliegue de la inflación, la disminución del ritmo de endurecimiento de los bancos centrales, la reapertura de China y evitar una crisis energética en Europa. Aunque los riesgos se han moderado, las valoraciones siguen en entredicho por las expectativas de ralentización del crecimiento económico y de los beneficios.
  • Mantenemos una modesta sobreponderación de la liquidez en relación con la renta fija, para obtener rendimientos atractivos y disponer de efectivo en caso de que surjan oportunidades en los mercados.
  • Dentro de la renta variable, estamos sobreponderados en Japón y mercados emergentes por sus atractivas valoraciones relativas, la mejora de la confianza a raíz de la reapertura de China y las perspectivas de un dólar estadounidense (USD) más débil. Si bien las perspectivas de Europa han mejorado, al haber esquivado el continente el encarecimiento de la energía gracias a un invierno suave, seguimos infraponderando la región tras el fuerte repunte registrado desde octubre.
  • Dentro de la renta fija, mantenemos nuestra sobreponderación en deuda de mercados emergentes, cuyo rendimiento ofrece una compensación razonable del riesgo, pese a su reciente superior comportamiento relativo. Seguimos infraponderados en bonos corporativos investment grade y neutrales en high yield, a la espera de un posible mejor punto de entrada cuando la economía se ralentice aún más.

3. Temáticas de mercado

¿Estamos en racha?

Tras superar al resto del mundo en más de un 170% en los últimos nueve años (entre 2013 y 2021), la renta variable estadounidense quedó notablemente rezagada al resto del mundo el año pasado. A pesar de registrar rentabilidades marcadamente negativas en todo el mundo, la renta variable no estadounidense se comportó ampliamente mejor que la estadounidense tanto en moneda local como en USD, incluso con un USD persistentemente fuerte. Esto quizá no es de extrañar, al surgir a finales de año varios factores positivos, como los crecientes indicios de ralentización de las presiones inflacionistas, que llevaron a algunos bancos centrales a insinuar una moderación de su ritmo de subidas de los tipos de interés. En Asia, China sorprendió al mundo a principios de diciembre con el levantamiento de las medidas de confinamiento por covid, al tiempo que Europa parecía evitar una crisis energética al disfrutar de un invierno inusualmente cálido y poner en marcha medidas más estrictas para controlar el uso de la energía. El descenso de los rendimientos en Estados Unidos a raíz del descenso de la inflación también ha redundado en un USD más débil, lo que brindará apoyo adicional a las plazas del resto del mundo, en particular a los mercados emergentes. A pesar de que sigue habiendo mucha incertidumbre en torno a la senda de crecimiento mundial en 2023, las plazas no estadounidenses podrían estar en condiciones de anotarse un segundo año de rentabilidad superior, al seguir contando con el respaldo de valoraciones relativas aún atractivas, rentabilidades por dividendo más altas y exposiciones más cíclicas que podrían beneficiarse de la reapertura de China y unas perspectivas menos sombrías en Europa.

¡He vuelto!

En un año raro, en el que los mercados tanto de renta variable como de renta fija cayeron dos dígitos, se ha hablado mucho de la muerte de la cartera mixta tradicional estadounidense 60/40 y de la necesidad de incluir asignaciones a fuentes de rentabilidad menos correlacionadas. La inflación elevada del año pasado y la subida de los tipos de interés provocaron un aumento de las correlaciones entre acciones y bonos, ya que ambas clases de activos cayeron al unísono, privando a la renta fija de su rol habitual de aportar estabilidad, sobre todo en tiempos de aversión al riesgo. A pesar de que las correlaciones entre acciones y bonos siguen siendo elevadas, el ruido en torno a la muerte de la cartera 60/40 ha sido acallado, ya que la fuerte rentabilidad tanto en acciones como en bonos ha deparado una superior rentabilidad relativa del 5% a las carteras 60/40 en tan solo el primer mes del año. El repunte de ambas clases de activos se ha visto respaldado por la evidencia de la caída de la inflación y la bajada de los tipos. Nuestro análisis ha demostrado que, en periodos históricos como el actual, cuando la inflación desciende desde niveles elevados, la correlación entre acciones y bonos puede seguir siendo alta. Aun cuando siguieran sin aportar diversificación, si la tendencia desinflacionista continúa, las dos clases de activos podrían tener buenos resultados, devolviendo a la vida a la cartera mixta 60/40 tras uno de sus peores años.

 

Para ver las perspectivas por regiones, consulte el informe completo sobre los mercados emergentes (PDF).

 

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Febrero 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Cuatro factores mejoran las perspectivas de los small-caps estadounidenses
Siguiente artículo

Febrero 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

La importancia de la adicionalidad en la inversión de impacto
202302‑2730456

Febrero 2023 / MARKETS & ECONOMY

Este cálido invierno retrasará la recesión europea, pero no la evitará

Este cálido invierno retrasará la recesión europea, pero no la evitará

Este cálido invierno retrasará la recesión...

El continente se verá probablemente lastrado por otros riesgos más avanzado el año

Por Tomasz Wieladek

Tomasz Wieladek Economista internacional de T. Rowe Price