Skip to main content

Marzo 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

Análisis de las consecuencias en materia ESG de la invasión de Ucrania por parte de Rusia

La presión para reducir la dependencia del gas ruso podría acelerar la transición energética europea

Puntos clave

  • Los shocks de precios del petróleo y el gas, junto con el actual temor por la seguridad del suministro por parte de Rusia, podrían acelerar el progreso del Pacto Verde Europeo.
  • Resulta muy complicado cambiar rápidamente el suministro de energía sin incurrir en mayores costes y perjudicar a la economía. Sin embargo, podría decirse que la Unión Europea (UE) está hoy en mejores condiciones que nunca para hacerlo.
  • La UE puede acelerar el crecimiento de las energías renovables, pero tendrá que ser pragmática a la hora de eliminar gradualmente los combustibles tradicionales.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia resulta muy preocupante en muchos frentes. El primero y más importante es la crisis humanitaria que está teniendo lugar y el impacto en el bienestar de las personas atrapadas en el conflicto. El inicio y la escalada del conflicto han aumentado las tensiones geopolíticas y han sacudido los mercados de todo el mundo, mientras los inversores intentan evaluar las consecuencias inmediatas y a largo plazo. Ante el fuerte encarecimiento de las materias primas y la creciente preocupación por el impacto social y humano, Europa y el mundo podrían sufrir consecuencias de gran alcance en el ámbito medioambiental, social y de gobernanza.

Aceleración de transición de Europa hacia las renovables

En las últimas semanas, gobiernos de todo el mundo han impuesto un cantidad sin precedentes de sanciones de castigo contra Rusia. Asimismo, los inversores y las empresas preocupados por las consecuencias del conflicto, incluidas las vulneraciones de los derechos humanos, están imponiendo cada vez más sus propias medidas restrictivas contra Rusia. Mientras seguimos evaluando la evolución de la crisis y las consecuencias generales en materia ESG, una cosa queda clara: El conflicto actual podría acelerar la transición energética, sobre todo en Europa.

La estabilidad de los sistemas energéticos de un país depende del equilibrio de tres criterios fundamentales —a menudo contradictorios— definidos por el índice World Energy Trilemma del Consejo Mundial de Energía, que mide anualmente el rendimiento de los sistemas energéticos nacionales.1 Estos criterios son:

  1. Seguridad energética: mide la capacidad de un país para soportar los shocks del sistema y garantizar el suministro energético actual y futuro.
  2. Equidad energética: Evalúa la capacidad de un país para ofrecer un acceso universal a la energía no solo asequible, sino también fiable y abundante.
  3. Sostenibilidad medioambiental: se enfoca en la productividad y la eficiencia de la generación, transmisión y distribución de energía, además de la calidad del aire y la descarbonización.

Como subraya el Consejo Mundial de Energía, la gestión y el equilibrio de las demandas contrapuestas de este trilema energético constituye un desafío importante para los países de todo el mundo. Los dos primeros criterios, la seguridad energética y la equidad energética, han servido anteriormente como argumentos para que Europa retrase su transición a las energías renovables. La dependencia de la energía rusa no se consideraba un problema importante, ya que su ventaja de costes con respecto a las renovables incrementaba su atractivo. Sin embargo, la decisión de Rusia de invadir Ucrania ha dado la vuelta a esta situación, reduciendo potencialmente las tensiones inherentes al «trilema energético» como resultado del conflicto, lo que facilita mucho más a Europa promover la agenda sostenible mediante energías renovables asequibles y producidas a nivel nacional.

Aunque el reciente aumento del coste del petróleo y el gas podría ser efímero, el susto de la seguridad del suministro no lo va a ser. Rusia supone el 12% de la producción mundial de petróleo y el 18% de la de gas natural.2 Por su cercanía, la dependencia de la UE del suministro de petróleo y gas rusos es mucho mayor. En 2020, más de la mitad de las exportaciones de petróleo de Rusia y en torno al 85% de sus exportaciones de gas natural tuvieron como destino Europa.3

El trilema energético: buscando el equilibrio

(Gráfico 1) La estabilidad de los sistemas energéticos de un país depende del equilibrio de tres criterios clave y a menudo contradictorios

El trilema energético: buscando el equilibrio

Fuente: Índice World Energy Trilemma del Consejo Mundial de Energía.

Y lo que es más importante, este shock de precios —junto con el susto de la seguridad del suministro de Rusia— podría impulsar el avance del objetivo del Pacto Verde Europeo de la Comisión Europea de lograr la neutralidad climática de la UE para 2050. Entre los países de la UE que se han mostrado más reacios a aprobar el pacto figuran algunos de los más vulnerables a Rusia. Entre los hechos más destacados está la reciente decisión de Alemania de paralizar el proceso de aprobación del gasoducto Nord Stream 2, que iba a multiplicar por dos el volumen de gas ruso enviado a Alemania.

Resulta muy complicado cambiar rápidamente el suministro de energía sin incurrir en mayores costes y perjudicar a la economía. Sin embargo, se puede decir que actualmente la UE está en buenas condiciones para ello, dada la disponibilidad de alternativas económicas a los combustibles no fósiles, la mayor innovación en los patrones de consumo de energía, la preocupación de que la dependencia energética del exterior pueda ser utilizada como arma y la concienciación de los consumidores sobre las crisis climática y de seguridad.

Esto supone otra razón de peso para la UE para impulsar la transición energética con más fuerza y rapidez. Probablemente supondrá un aumento de la inversión en energías renovables, pero, quizás más importante, podría significar también la inversión en eficiencia energética (como electrodomésticos inteligentes y edificios verdes), electrificación y otras innovaciones.

Mayor pragmatismo con respecto a los combustibles tradicionales

Aunque algunos países ya han empezado a replantearse los pasos a seguir para reducir su dependencia del petróleo y el gas rusos tras la invasión de Ucrania por parte de Ucrania, van a tener que ser pragmáticos al respecto. El problema energético de la UE, la «inflación energética» cíclica, se ha tornado en un problema más estructural de «inseguridad energética». En el escenario de la «inflación energética», se puede capear el temporal con opciones como ofrecer subsidios a los ciudadanos, utilizar los ingresos de los impuestos sobre el CO2 o cobrar impuestos extraordinarios a las compañías energéticas. El paso al modo de «inseguridad energética» comporta un cambio de comportamiento, incluida una posible ralentización de la eliminación gradual prevista de los combustibles tradicionales, como el carbón, la energía nuclear y el gas. Por ejemplo, el Gobierno alemán se había mostrado en contra de incluir la energía nuclear como combustible de transición en la taxonomía de la UE, pero según informaciones recientes, los acontecimientos entre Rusia y Ucrania podrían haberles llevado a reconsiderar su postura.

Aunque algunos países ya han empezado a replantearse los pasos a seguir para reducir su dependencia del petróleo y el gas rusos... van a tener que ser pragmáticos al respecto.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha apuntado hace poco que la UE podría reducir su dependencia del suministro de gas ruso en más de un tercio en el plazo de un año. Sin embargo, abandonar el gas ruso plantea la cuestión de si existe una alternativa al gas para crear la base del suministro de electricidad, hasta que puedan hacerlo las alternativas de combustibles no fósiles.

Exportaciones de gas natural de Rusia por destino, 2020

(Gráfico 2) Europa tiene una fuerte dependencia del gas ruso

Exportaciones de gas natural de Rusia por destino, 2020

A 13 de diciembre de 2021.
Los porcentajes podrían no sumar 100 debido al redondeo.
Fuente: Gráfico de la Administración de Información Energética de EE. UU. (EIA), basado en las estadísticas de exportación de Rusia y en las estadísticas de importación de los países socios de Global Trade Tracker y en las estadísticas de suministro de Gazprom.

Con carácter inmediato, la UE podría incrementar su utilización de la capacidad de regasificación de gas natural licuado (GNL), además de otras importaciones por gasoductos. Como ya hemos mencionado, una mayor utilización de la energía nuclear, incluida la prolongación de la vida útil de las centrales nucleares actuales, es otra posible opción para ayudar a reducir la dependencia europea del gas ruso. Otra opción claramente ajena a los factores ESG consistiría en mantener abiertas las centrales de carbón durante más tiempo. La situación tendría que ser muy grave para que la UE siguiera esa vía, pero no es del todo imposible.

A largo plazo, los países de la UE podrían plantearse la electrificación general de la calefacción y el transporte, medidas de eficiencia energética y un aumento de las energías renovables y el almacenamiento. La AIE ha afirmado que la aceleración de las mejoras de la eficiencia energética en los edificios y la industria permitiría reducir el uso de gas en casi 2.000 millones de metros cúbicos en un año.

Sin duda habrá problemas a corto plazo, pero las perspectivas de las energías limpias a largo plazo parecen más positivas.

En definitiva, es probable que las sanciones que las empresas y los inversores están imponiendo vayan a más a medida que la situación empeore. Además, desde el punto de vista de la integración ESG, cabe tener en cuenta el posible efecto de aceleración que los acontecimientos podrían tener en la transición energética europea. Para ello, aún tendrían que pasar años. Sin duda habrá problemas a corto plazo, pero las perspectivas de las energías limpias a largo plazo parecen más positivas. Reducir la dependencia de la UE con respecto a Rusia —como gran actor en los mercados mundiales de materias primas— sería un gran logro. Sin embargo, hay muchas maneras de que Europa dependa menos de Rusia con respecto al gas y otras materias primas. La UE puede acelerar claramente el crecimiento de las energías renovables y otras alternativas libres de fósiles, pero tendrá que ser prudente con respecto al cambio de ritmo en la eliminación gradual de los combustibles tradicionales, hasta que las energías renovables, el hidrógeno y la tecnología de almacenamiento resulten fiables y económicos. Si el problema ha cambiado, la solución también debe cambiar.

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Marzo 2022 / GLOBAL EQUITIES

Posicionándose para el futuro en renta variable mundial
Siguiente artículo

Marzo 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

El crédito a largo plazo puede aumentar las rentabilidades en un entorno de endurecimiento monetario
202203-2072701

Marzo 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

The Market Implications of the Conflict in Ukraine

The Market Implications of the Conflict in Ukraine

The Market Implications of the Conflict in...

Central banks face a more difficult task tackling inflation.

Por Andrew McCormick

Andrew McCormick Head of Fixed Income and CIO