Skip to main content
Skip to content

Julio 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

De la crisis a la confianza: los bancos españoles, listos para destacar

Las lecciones de la crisis financiera mundial han dejado un sector bancario más fuerte en Europa, con España como gran ejemplo.

Si creíamos que la inestabilidad en el sector financiero y los bancos con problemas ya no eran motivo de preocupación, a principios de año nos esperaba un brusco despertar. Los bancos regionales de EE. UU., junto con el gigante suizo Credit Suisse, atravesaron dificultades. Afortunadamente, las rápidas medidas adoptadas por los bancos centrales y los políticos evitaron que estos problemas se extendieran a los grandes bancos estadounidenses y europeos. 

Esto puede deberse en parte a las lecciones aprendidas de la crisis financiera mundial, que afectó gravemente a los bancos europeos. Actualmente, el sector bancario es resistente y se beneficia de dos factores de impulso: la regulación y la consolidación del mercado. 

Las reformas normativas a escala europea, especialmente Basilea III, han sido cruciales para mejorar la estabilidad financiera de los bancos europeos. Estas reformas sirvieron para mitigar los riesgos para el sector bancario, prevalentes en ciclos económicos anteriores. 

Uno de los países en los que esto resulta evidente es España. Si observamos con lupa el sector bancario español, vemos las cualidades de un sector bancario más estable. 

La consolidación como factor clave 

Los mercados bancarios muy concentrados con estructuras de mercado sólidas suelen mostrar una mayor estabilidad y tener entidades más rentables. España es un ejemplo de éxito en la consolidación del mercado tras la crisis financiera mundial.  

El sector bancario español vivió una importante reestructuración, pasando de ser un mercado muy fragmentado a otro en el que cinco bancos controlan hoy el 67% de los préstamos a particulares y más del 80% del mercado de depósitos. 

Desde 2008, el número de entidades de crédito en España ha disminuido a la mitad, lo que indica una importante consolidación del mercado, solo superada por los Países Bajos y Chipre, que son los dos países con mayor nivel de consolidación de Europa.  

Perfil de riesgo  

El nivel de riesgo que tienen los bancos en sus balances es fundamental a la hora de determinar su capacidad de resistencia durante los ciclos económicos. En España, el sector bancario estaba muy expuesto a los préstamos inmobiliarios y a los promotores que condujeron a la crisis financiera mundial, y el apalancamiento en España alcanzó el 170% del PIB. Este porcentaje era muy superior a la media de la zona euro, de poco más del 100%. 

Desde entonces, España ha reducido su deuda. Actualmente, el nivel de deuda en España es del 93% del PIB, en sintonía con la media de otros países europeos. Si se compara Suecia, el Reino Unido y Francia, podemos ver que el nivel de apalancamiento actual de España es muy inferior. En Suecia, el apalancamiento es del 203% del PIB, mientras que el Reino Unido tiene un 148% del PIB y Francia se sitúa en el 124% del PIB.  

Mayor flexibilidad financiera 

La flexibilidad financiera no viene determinada únicamente por los riesgos que asume un banco, sino también por si recibe una remuneración justa por esos riesgos y posee la capacidad de generar ingresos para asumir pérdidas a lo largo de los ciclos de crédito. 

La flexibilidad financiera de un sector bancario puede medirse mediante la solidez de los ingresos, la eficiencia de los costes y la absorción de los riesgos de crédito. En este sentido, el sector bancario español muestra un comportamiento positivo. 

Los bancos españoles están muy orientados a la subida de los tipos, pues el 70% de las viviendas tienen un tipo de interés variable. Esto ha mejorado de forma positiva los ingresos de los bancos españoles, ya que los tipos de interés han subido y seguirán subiendo. Otro aspecto positivo es la relación entre préstamos y depósitos, que ha disminuido del 120% en 2010 al 94% actual, lo que permite una mayor flexibilidad a la hora de repercutir los costes de financiación. 

Comparado con los principales países europeos, las estructuras de costes de los bancos españoles se han mantenido estables, con un ratio medio de eficiencia del 51%, frente al 69% de los bancos franceses, el 74% de los alemanes y el 48% de los suecos, líderes en este sentido. 

La gran eficiencia de costes y la solidez de los ingresos aumentan la capacidad de asumir mayores riesgos. Los bancos españoles también obtienen buenos resultados en comparación con otros países europeos importantes en cuanto a generación de capital antes de provisiones, actualmente del 3,38%, frente al 2,4% de Francia, y se acerca mucho al 3,5% de Suecia. 

España muestra el camino hacia la estabilidad financiera 

Los recientes desafíos a los que han hecho frente los bancos regionales de EE. UU. y Credit Suisse nos recuerdan la importancia de un sector financiero estable. Afortunadamente, las lecciones de la crisis financiera mundial han dejado un sector bancario más fuerte en Europa, con España como gran ejemplo. 

La evolución positiva en España se debe a la consolidación y los esfuerzos por reducir los niveles de deuda y mejorar la flexibilidad financiera. Esto ha situado a los bancos españoles en una posición más favorable comparado con sus homólogos europeos. Los bancos españoles merecen, y con razón, ser reconocidos por sus logros. 

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Julio 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Razones para preferir los bonos bancarios europeos
Siguiente artículo

Julio 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Un nuevo régimen en la renta fija: tres respuestas activas de cartera
202307-3009404

Junio 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Global drivers create opportunities in Central and Eastern Europe

Global drivers create opportunities in Central and Eastern Europe

Global drivers create opportunities in Central...

After years of investing in production in the Far East, complex and high value-added...

Por Peter Botoucharov

Peter Botoucharov Emerging Market Credit Analyst