Skip to main content
Skip to content

Julio 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Los bancos centrales se adentran en un posible error en la política monetaria

Con las posturas duras se corre el riesgo de endurecer en exceso la política monetaria y provocar una recesión

¿Podríamos estar ante un error en la política monetaria mundial? Las recientes posturas duras adoptadas por algunos de los principales bancos centrales de los países desarrollados hacen que esta pregunta resulte válida. Existe ahora un riesgo importante de que estos bancos centrales endurezcan demasiado su política en su intento de controlar la inflación y contribuyan a una recesión económica mundial, además de una recesión de los mercados financieros. Por su parte, el banco central de China podría estar cometiendo un error distinto en su política al no relajarla lo suficiente para apoyar la economía del país.

Banco Central Europeo (BCE)

El BCE brindó lo que probablemente sea el ejemplo reciente más evidente de una postura extremadamente dura de un banco central importante. En su reunión de junio, el BCE subió los tipos 25 puntos básicos (pb) y su presidenta, Christine Lagarde, afirmó que cabe esperar otra subida en julio. Y lo que es más, sorprendió a los mercados al elevar su previsión de inflación para 2025: las expectativas de consenso apuntaban a unas menores perspectivas de inflación, por lo que la revisión al alza supuso una señal muy dura.

Como consecuencia de esta revisión al alza de las previsiones de inflación, creemos que el BCE podría incluso volver a subir los tipos en su próxima reunión de septiembre. No obstante, al igual que la mayoría de los bancos centrales, el BCE no tiene un sólido historial de acierto al predecir la inflación, por lo que existe hay muchas posibilidades de que la inflación sea inferior a la prevista, lo que resultaría en un endurecimiento excesivo de la política monetaria.

Banco de la Reserva (Fed)

Aunque la Reserva Federal mantuvo los tipos estables en su reunión de junio, tras 10 subidas consecutivas por un total de 500 pb, el Resumen de previsiones económicas (SEP) mostró que los responsables de política monetaria esperan aplicar otras dos subidas en 2023. El presidente de la Fed, Jerome Powell, destacó el enfoque aparentemente enérgico de la Fed en controlar la inflación al declarar que es poco probable que haya rebajas de tipos en un par de años. Esto puede haber formado parte de un esfuerzo para convencer a los mercados de que no prevean rebajas este año y funcionó: los contratos de futuros posteriores a la reunión de la Fed mostraron bajadas en los tipos a partir de principios de 2024. Sin embargo, el comentario de Powell sobre que no cabe esperar rebajas hasta 2025 no concuerda con las proyecciones del SEP, que mostraban una reducción de 100 pb en 2024.

La Fed señaló que tendrá en cuenta los efectos acumulativos del endurecimiento de la política monetaria al determinar cuánto más subirá los tipos, por lo que es probable que se tome más tiempo entre una subida y otra. Pero, ¿será suficiente para evitar una recesión? La persistencia de la inflación subyacente de EE. UU. y el interés de la Fed por volver a situar la inflación en su objetivo del 2% podrían llevar fácilmente a la institución a subir excesivamente los tipos y a tardar en rebajarlos cuando la economía entre en recesión.

Banco de Inglaterra

El Banco de Inglaterra parecía estar en el lado correcto del cambio cuando se fue uno de los primeros grandes bancos centrales de los países desarrollados en subir los tipos tras el repunte de la recesión durante 2020 provocada por la pandemia. Sin embargo, luego optó por el «no se preocupen, la inflación bajará» durante gran parte de 2022. Como resultado, quedó rezagada en la lucha contra la inflación y el índice general de precios al consumo en el Reino Unido se disparó por encima del 10%.

Ahora, los trabajadores del sector público del Reino Unido exigen subidas salariales masivas, lo que hace temer que empiece una espiral de precios y salarios. En respuesta, el Banco de Inglaterra sorprendió a los mercados con una subida de 50 pb más de lo esperado, hasta el 5%, en su reunión de junio, lo que hace prever que su tipo terminal de este ciclo será del 6%. Los tipos hipotecarios podrían alcanzar el 8%, lo que estrujaría el gasto de consumo en un país donde las hipotecas a tipo fijo son poco habituales. Presionado por este entorno de inflación todavía elevada, el Banco de Inglaterra podría subir fácilmente los tipos hasta un nivel que haría que la economía entrase en recesión.

Banco Popular de China

Por supuesto, los errores en la política monetaria de los bancos centrales pueden ser de distinto tipo. En lugar de subir demasiado los tipos, puede que China no los esté rebajando con la suficiente contundencia para apoyar su crecimiento económico. En junio, el Banco Popular de China bajó el tipo de interés de los préstamos a medio plazo a un año en apenas 10 pb, su primera rebaja desde agosto de 2022. Aunque siguió aplicando rebajas menores en los tipos de préstamos preferentes a uno y cinco años, la economía de China se tambalea claramente tras un impulso posterior a la política de «cero covid» y podría tener dificultades para alcanzar incluso el objetivo relativamente modesto de crecimiento anual del 5% establecido por el gobierno para 2023.

Pero China es una anomalía en un mundo en el que muchos bancos centrales de mercados desarrollados se esfuerzan por contener la inflación. Al prolongar sus ciclos de subidas ante una inflación persistente, estos bancos centrales podrían estar causando más daños económicos en el futuro. Por el contrario, algunos bancos centrales de mercados emergentes están logrando reducir la inflación tras subir los tipos de forma más rápida y significativa. Los bancos centrales de países como Brasil se plantean ahora rebajar los tipos, lo que nos lleva a preguntarnos si los bonos denominados en moneda local de estos países tienen una prima de riesgo excesiva y si los bonos soberanos de los mercados desarrollados tienen una prima de riesgo suficiente.

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Julio 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Ataque y defensa: la asistencia sanitaria ofrece una exposición a ambos mundos
Siguiente artículo

Julio 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

¿Qué rumbo tomarán ahora los mercados de renta variable global?
202306-2974344