Skip to main content
Ir al contenido

Marzo 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Credit Suisse y los bonos AT1: visión general

Los detalles de la operación UBS-Credit Suisse y el impacto en el mercado de la cancelación de la deuda AT1.

El 19 de marzo, el gigante bancario suizo UBS accedió a hacerse con su rival de toda la vida, Credit Suisse, por unos 3.250 millones de dólares. Una transacción, propiciada por el Gobierno suizo, que pone fin a 166 años de historia de uno de los principales bancos del mundo.

Credit Suisse se convirtió en el centro de atención inmediatamente después de la quiebra de Silicon Valley Bank, en California, y Signature Bank, en Nueva York. En su informe anual, publicado tras el anuncio de la resolución del Silicon Valley Bank por parte de la autoridad reguladora, la entidad bancaria suiza afirmó haber hallado una "debilidad sustancial" en sus procesos de elaboración de información financiera. El informe iba a publicarse unos días antes, pero se retrasó tras una conversación telefónica con la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, de Securities and Exchange Commission). Al día siguiente de la publicación del informe, el Banco Nacional Saudí (SNB), principal accionista de Credit Suisse, anunció que no suministraría liquidez adicional al banco.

Todos estos elementos provocaron un repunte de los  swaps de incumplimiento crediticio de Credit Suisse, sembrando el pánico en los mercados, acelerando  la salida de depósitos y provocando una crisis de liquidez. El préstamo de 54.000 millones de dólares del banco central suizo no fue suficiente para calmar los ánimos, por lo que las autoridades helvéticas instaron a UBS a adquirir la entidad rival.

¿Cuáles son los detalles de la operación UBS-Credit Suisse?

En una transacción de 3.000 millones de francos suizos, UBS adquirirá Credit Suisse con un descuento cercano al 60% sobre su valor al cierre de los mercados el viernes 17 de marzo, pagando 0,82 dólares por acción frente a un precio en bolsa de 2,01 dólares.

Para respaldar la absorción, el Banco Nacional Suizo se comprometió a conceder un préstamo de hasta 100.000 millones de francos suizos (108.000 millones de dólares). El regulador suizo FINMA también apoyó a UBS al reducir a cero el valor de los instrumentos de capital de nivel 1 adicional (AT1) de Credit Suisse. Esta decisión fue recibida con sorpresa por los obligacionistas y provocó caídas considerables de los bonos subordinados de otros bancos.

¿Qué son los AT1 y por qué son importantes?

Los AT1 son un tipo de "bono convertible contingente" (bono CoCo), que el emisor puede convertir en acciones si se producen ciertos eventos. Estos instrumentos se crearon a raíz de la crisis financiera mundial de 2008 con el objetivo de transferir el riesgo bancario a los obligacionistas, limitando así al máximo la posibilidad de que una entidad de crédito tuviera que ser rescatada con el dinero de los contribuyentes. Los AT1 conllevan más riesgo que otros bonos porque pueden convertirse en acciones o devaluarse por completo si un emisor entra en dificultades.

La decisión de FINMA de cancelar la deuda AT1 de Credit Suisse supuso la mayor pérdida jamás infligida a los inversores en bonos AT1. Esta medida se ha considerado controvertida porque "beneficia" los accionistas en detrimento de los obligacionistas. Normalmente, en la estructura de capital, los tenedores de bonos están por encima de los accionistas, pero los AT1 de Credit Suisse se han convertido en un tipo de excepción. Existen muy pocos precedentes en los que los AT1 se hayan devaluado completamente. El caso más significativo se remonta a 2017, cuando se canceló la deuda AT1 de la entidad bancaria española Banco Popular. En ese caso, sin embargo, también se anuló el patrimonio neto.

¿Qué impacto ha tenido la cancelación de la deuda AT1 de Credit Suisse en el mercado de bonos AT1?

Tras conocerse la cancelación de los bonos AT1, los CoCo Etf de otros bancos sufrieron fuertes caídas al cundir el pánico en los mercados. Con todo, parece harto improbable que otros reguladores europeos deprecien la deuda AT1 de otras entidades de crédito, dando una compensación a los accionistas. En un comunicado emitido el lunes, el Banco Central Europeo (BCE) aclaró que " los instrumentos de capital ordinario son los primeros en absorber las pérdidas", y sólo entonces habrá que cancelar los AT1. "El nivel 1 adicional es y seguirá siendo un componente importante de la estructura de capital de los bancos europeos", rezaba la nota de prensa.

Ahora bien, es probable que, debido a las decisiones de la FINMA, los bonos AT1, que ya se consideran de mayor riesgo que otros títulos de deuda, se consideren aún más arriesgados en el futuro, al menos a corto plazo. Dado que los bonos AT1 no tienen una base natural de compradores (no forman parte de los índices investment grade o high yield), es posible que los inversores de ayer en deuda subordinada bancaria prefieran comprar acciones en el futuro. En cualquier caso, solo el tiempo permitirá ver realmente los efectos de las decisiones de la FINMA en el mercado de bonos AT1.

¿Tenía T. Rowe Price exposición a los bonos AT1 de Credit Suisse?

A 28 de febrero de 2023, T. Rowe Price no tenía ninguna exposición en sus fondos a los bonos AT1 de Credit Suisse.

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Marzo 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Cómo los criterios sobre el clima y la biodiversidad están impulsando el riesgo crediticio
Siguiente artículo

Marzo 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Es el momento de invertir en bonos corporativos en euros
202303‑2802832