Skip to main content
Skip to content

17 Marzo 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

El contagio bancario parece limitado, pero las quiebras generan riesgos graves

El aumento de las restricciones de liquidez y las perturbaciones exigen un toque de inversión hábil

Puntos clave

  • Las recientes quiebras de bancos regionales parecen haberse debido a factores únicos. En cualquier caso, son muchos los bancos que disponen de una amplia liquidez y unas bases de depósitos sólidas
  • Los inversores en activos de capital riesgo (venture capital -VC) y en títulos no cotizados (private equity) se mantienen firmes, pero el ecosistema de las startups se ha visto alterado.
  • Las estrategias value llevan los últimos diez años a la zaga del estilo de inversión growth, pero ahora el terreno de juego está nivelándose.

La quiebra del Silicon Valley Bank (SVB), seguida dos días después del colapso del Signature Bank, ha provocado conmoción en los mercados tanto de renta variable como de renta fija. Estos hechos también tienen importantes repercusiones en el sector bancario, la economía y los mercados de títulos de empresas no cotizadas en bolsa (private equity).

Matt Snowling, gestor de cartera de la estrategia de renta variable de servicios financieros en la división de renta variable estadounidense, comparte su opinión sobre el sector bancario y cómo él y su equipo tratan de apartar el grano de la paja en sus esfuerzos por gestionar el riesgo y detectar nuevas oportunidades. David DiPietro, director del Equipo Centralizado de Private Equity (CPET, por sus siglas en inglés) de la firma, analiza cómo podría influir la quiebra del SVB en el segmento de riesgo venture capital (VC) y en el ecosistema de las startups.

Los casos “extremos” conllevan un cierto riesgo de contagio generalizado

“En el caso de muchos bancos, los riesgos parecen manejables y probablemente supondrán más bien un reto para los beneficios y márgenes que una amenaza existencial”, señala Matt, que considera que el sector bancario estadounidense está generalmente bien capitalizado y que muchos bancos regionales disponen de amplia liquidez y franquicias de depósitos sólidas.

...el sector bancario estadounidense está generalmente bien capitalizado y... muchos bancos regionales disponen de amplia liquidez y franquicias de depósito sólidas.

- Matt Snowling, gestor de cartera, estrategia de renta variable de servicios financieros

En este contexto, la quiebra del SVB parece “un caso extremo”, apunta Matt. Los factores de riesgo que han acabado con este banco parecen únicos por su magnitud:

  • Concentración de los depósitos: Un porcentaje extraordinariamente alto de los saldos de los depósitos en el SVB superaba el umbral de 250.000 USD para beneficiarse del seguro de la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC). Además, el negocio de la entidad se centraba en startups tecnológicas y de ciencias de la vida o lifescience, afirmando en su sitio web que “casi la mitad” de las empresas financiadas por sociedades de capital riesgo operaban con ella. Cuando saltaron las alarmas en torno a este banco, importantes empresas de capital riesgo animaron a las sociedades en cartera a retirar su efectivo, lo que supuestamente provocó que tan solo a lo largo del día del 9 de marzo se solicitaran retiradas de efectivo por valor de 42.000 millones de dólares estadounidenses (USD).1
  • Desajuste de duraciones: Las pérdidas no realizadas en la sustancial cartera de valores de la empresa, ocasionadas por las subidas de los tipos de interés, habrían aniquilado los recursos propios del banco al liquidarse estas posiciones para hacer frente a las retiradas de depósitos. Estos activos tradicionales comunes (plain vanilla) incluían una ponderación inusualmente elevada de bonos hipotecarios y títulos de deuda pública estadounidenses (UST) de largo vencimiento.

El punto flaco del Signature Bank parecía reflejar debilidades similares en su cartera de valores y concentración de los depósitos. Y tras la quiebra del SVB, una entidad centrada en el sector tecnológico, los temores por la exposición del Signature Bank al segmento de firmas dedicadas a la criptomoneda y a otros activos digitales podrían haber contribuido a que los clientes del banco se apresuraran a retirar sus depósitos. Algunos de los bancos regionales que han sufrido un mayor varapalo igualmente por su exposición significativa a depósitos del colectivo VC.

En opinión de Matt, las medidas adoptadas hasta ahora por los organismos reguladores han contribuido a resolver problemas críticos.

Matt hace referencia al mecanismo de préstamos de emergencia establecido por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), que debería ayudar a aliviar los temores en torno a los bancos en apuros que están viéndose obligados a vender partes de sus carteras de valores con pérdidas. Estos préstamos tendrían una duración máxima de un año y, lo que es más importante, valorarían la garantía pignorada a la par, en lugar de a su valor de mercado actual.

Matt estima que la decisión de la FDIC de indemnizar a todos los depositantes del SVB y del Signature Bank fue un paso en la dirección correcta.

Ahora bien, está por ver si las medidas del organismo regulador bastarán para evitar la quiebra de otras entidades bancarias. A juicio de Matt, el sector podría no estar aún fuera de peligro debido a la fuga de depósitos que conlleva el temor al contagio. “El capital no es el problema esta vez. Es la liquidez —y el miedo— lo que más importa. Cuando en los informativos locales se habla de que los depósitos bancarios están en peligro, sabes que el temor ha calado en la opinión pública”.

El capital no es el problema esta vez. Es la liquidez —y el miedo— lo que más importa.

- Matt Snowling, gestor de cartera, estrategia de renta variable de servicios financieros

Dice que el equipo financiero ha dedicado mucho tiempo a los perfiles de liquidez de los bancos, especialmente la cantidad de efectivo de que disponen los prestamistas, así como el tipo de cliente y la concentración de su base de depósitos. Las cuentas minoristas y operativas, por ejemplo, tienden a ser mucho más rígidas que las de las grandes empresas. “Con una financiación rígida y de bajo coste”, apunta Matt, “un banco no tiene que asumir tanto riesgo para obtener la misma rentabilidad por un préstamo”.

Un nuevo contratiempo para la economía global

Las secuelas de las primeras quiebras bancarias de este ciclo también podrían tener serias repercusiones en toda la economía. “Piénsese en la reacción natural de los bancos”, aconseja Matt. “Es probable que se vuelvan más conservadores y selectivos a la hora de conceder préstamos para preservar la liquidez. Que suba el coste del crédito y baje su disponibilidad no sería bueno para la economía”.

Las noticias sobre las dificultades del gigante bancario europeo Credit Suisse han agravado el temor de contagio en los mercados internacionales. Nuestros analistas en Asia, Europa y los mercados emergentes están siguiendo muy de cerca las tendencias de los depósitos y examinando las empresas que cubren en busca de posibles debilidades relacionadas con el entorno económico y de tipos.

 

Descargue el artículo completo pulsando en el siguiente enlace: (PDF)

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Marzo 2023 / MARKETS & ECONOMY

Bancos estadounidenses: ¿deberían los inversores retirar sus reservas?
Siguiente artículo

Marzo 2023 / MARKETS & ECONOMY

Un pie en el freno y otro en el acelerador
202303-2796566