Skip to main content

Julio 2022 / MARKETS & ECONOMY

Los vientos en contra de la economía están revelándose más fuertes de lo previsto

Los retos a los que se enfrenta la economía mundial no remitirán pronto

Ya se sabía que éste sería un año difícil, pero ya se ha revelado mucho más duro de lo que yo tenía previsto. Los vientos en contra a los que se enfrentaba la economía mundial a comienzos de año no se han desvanecido, sino que se han acelerado y han cobrado fuerza de huracán. Los inversores buscan lugares donde refugiarse, así como cualquier señal de cuándo pasará la tormenta.

Hay tres fuerzas principales que configuran la situación macroeconómica actual: el crecimiento, la inflación y la política de los bancos centrales. La trayectoria del mercado vendrá determinada por la senda y la interacción de estas tres fuerzas. Analicemos estas una por una.

Por qué estamos abocados a  una recesión

...el actual aumento de la inflación ha mermado el poder adquisitivo de los hogares...

Las perspectivas de crecimiento no son halagüeñas. La economía mundial se ha visto golpeada por una secuencia de fenómenos adversos, los más potentes de los cuales han sido los relacionados con el repunte de la inflación y el endurecimiento de las políticas monetarias de los bancos centrales. Un aspecto especialmente inquietante del actual aumento de la inflación ha mermado el poder adquisitivo de los hogares, lo que ha hecho tambalear la demanda, viéndose este debilitamiento agravado por el endurecimiento monetario de los bancos centrales. Según mis previsiones estos shocks continuarán lastrando el crecimiento a lo largo de los próximos trimestres.

Tormenta en ciernes

Tres fuerzas se abaten sobre la economía mundial

Tormenta en ciernes

El mercado mantiene algunas opiniones diferentes sobre la trayectoria de la inflación. Muchos de sus partícipes creen, por ejemplo, que la inflación se moderará a corto plazo conforme desaparezcan las disrupciones por el lado de la oferta. Ahora bien, cuando examino detenidamente los datos de inflación publicados, la conclusión ineludible parece ser que, incluso aunque la inflación se moderara a corto plazo, lo hará a un ritmo aún ampliamente superior a los objetivos de inflación de los bancos centrales de las grandes economías. En mi opinión, esto mantendrá la presión sobre los bancos centrales para perseverar en sus políticas restrictivas.

A mi juicio, el crecimiento mundial se ralentizará mucho más de lo que piensan los bancos centrales...

Esto nos lleva a la tercera fuerza. Los bancos centrales son hawkish y parecen decididos a seguir adelante con el endurecimiento monetario. Cabe destacar, por ejemplo, que incluso cuando las condiciones financieras estaban endureciéndose y la economía mostraba fallas evidentes, el Comité Federal de Mercado Abierto de Estados Unidos (FOMC) decidió en junio acelerar el endurecimiento monetario subiendo el tipo de interés de referencia en 0,75 puntos porcentuales, la mayor subida del tipo de interés oficial en una sola reunión en casi tres décadas. En los últimos ciclos restrictivos de la política monetaria, la combinación de ralentización económica con un rápido endurecimiento de las condiciones financieras habría llevado a la Fed, como mínimo, a dejar de endurecer su política monetaria. Está claro que este ciclo es diferente. Como inversores, debemos ser muy conscientes de que los bancos centrales de las grandes economías están lejos de tirar la toalla en la lucha contra la inflación. A mi juicio, el crecimiento mundial se ralentizará mucho más de lo que piensan los bancos centrales, por lo que sus posturas de política monetaria resultarán demasiado restrictivas.

La combinación de estas tres fuerzas probablemente se traducirá en una ralentización del crecimiento hasta niveles de recesión, mientras que la inflación elevada mantiene a los bancos centrales volcados en la aplicación de políticas monetarias duras. Dado que la valoración de la mayoría de los activos de riesgo se beneficia de unos tipos de interés bajos y de un crecimiento elevado, este panorama es claramente un gran reto para los activos de riesgo.

A qué señales positivas tendremos que estar atentos

¿Qué señales de cambio en el mercado pueden buscar los inversores? En mi opinión, para que los mercados financieros se comporten mejor, será necesario bien la terminación del endurecimiento monetario, o bien, la aparición de indicios de mejora de las perspectivas de crecimiento. No es probable que ninguna de estas condiciones previas se cumpla a corto plazo: Los bancos centrales acaban de adoptar posturas más hawkish y los indicadores de crecimiento de alta frecuencia han girado más decididamente a la baja. Para que los principales bancos centrales adopten una postura de relajación, deberán disminuir las presiones inflacionistas que pueden controlar, es decir, será necesario un mercado de trabajo más suave. Es probable que el viaje hacia este destino no sea muy agradable.

¿Qué podría sorprendernos? Un desplome del petróleo sería un acontecimiento positivo tanto desde el punto de vista de la inflación como del crecimiento. El petróleo suele caer cuando el crecimiento se ralentiza, y éste podría ser uno de los aspectos positivos de un menor crecimiento mundial. Otra potencial sorpresa positiva sería que las medidas favorables al crecimiento en China cobraran fuerza. China es una economía de gran tamaño, por lo que cualquier impulso positivo de la demanda será bienvenido.

En clave negativa, me siguen preocupando las perspectivas de escasez de gas en Europa. La evolución de las últimas semanas sugiere que esto es más probable de lo que prevé el consenso. Un shock que lleve a un racionamiento de la energía en Europa y a la paralización de la actividad industrial tendrá repercusiones mundiales, tanto en el crecimiento como en las presiones inflacionistas por el lado de la oferta. Esto complicaría enormemente la labor de los bancos centrales.

Para gestionar el riesgo, me sigue pareciendo prudente adoptar una postura conservadora y preservar la liquidez hasta que aparezcan señales más alentadoras. El entorno continúa brindando apoyo al dólar estadounidense, mientras que la volatilidad sigue siendo un escollo para los inversores en crédito y en renta variable.

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Julio 2022 / GLOBAL ASSET ALLOCATION

Asignación de activos global: perspectivas de julio
Siguiente artículo

Agosto 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

Por qué es importante una gestión activa de la duración
202207‑2285800

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, ni de los datos de rentabilidad que figuran en las mismas. La rentabilidad pasada no garantiza la rentabilidad futura.