Skip to main content
Skip to content

Julio 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

¿Marcarán un punto de inflexión en los títulos “growth” los indicios de que la inflación está a punto de tocar máximos?

Ahora hay menos contratiempos y las valoraciones son más atractivas

Puntos clave

  • La inflación está afectando tanto a los consumidores como a las empresas, pero los signos de destrucción de demanda deberían hacer que la inflación toque techo antes.
  • Este potencial pico de inflación coincidiría con unos mercados de renta variable que se han desvalorizado muy sustancialmente, con algunos títulos cotizando a precios extremos.
  • La mejora de la inflación podría hacer resurgir a los títulos growth, especialmente a los que tienen capacidad para sumar y multiplicar beneficios a lo largo de la siguiente fase del ciclo de la renta variable.
     

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y los bancos centrales de otros países tienen ante sí un reto complicado: cómo controlar la inflación extrema sin llevar a la economía mundial a una profunda recesión. La inclinación natural de los bancos centrales es relajar el endurecimiento monetario en momentos de intensa incertidumbre, pero la capacidad de “flexibilizar” o ver más allá de la inestabilidad de los precios es actualmente limitada, dada la magnitud de las presiones inflacionistas. Las preguntas para los inversores de capital son: Cuándo y cómo alcanzará la inflación su punto máximo, y cómo repercutirá esto en el crecimiento económico y en los beneficios empresariales, dado que estos son dos de los factores clave (junto con las valoraciones) que suelen marcar la dirección de los mercados de renta variable.

Los signos de destrucción de demanda acercan el pico de inflación

Estamos empezando a ver el impacto de las subidas de precios en el consumo. Si bien los balances de los consumidores son sólidos después de dos años de disrupción pandémica y los niveles de empleo siguen siendo elevados, hay claros indicios de que los consumidores están ajustando sus pautas de gasto a medida que la inflación se hace sentir. La destrucción de demanda es, por desgracia, parte del mecanismo por el que la inflación tocará techo y empezará a replegarse con la desaceleración de las economías. Esto es fundamental para que los inversores en renta variable recuperen la confianza, especialmente en los activos growth de mayor duración que han atravesado un periodo tan turbulento..

Estamos empezando a ver el impacto de las subidas de precios en el consumo

Las empresas también han ido ajustándose a la inflación a medida que se moderaban las perspectivas económicas. Uno de los motores de este pulso inflacionista ha sido el crecimiento de los salarios, puesto que el refortalecimiento de la economía se ha topado con una gran tirantez en el mercado de trabajo, lo que ha generado una intensa competencia por los trabajadores disponibles. Con las empresas, desde Amazon hasta Uber, reconociendo el cambio de perspectivas económicas y la necesidad de un mayor control de los costes, es probable que el segundo semestre de 2022 revele un conjunto de datos clave en torno a las expectativas de inflación. Nuestras reuniones con las empresas nos han dejado claro el mensaje actual de supresión de las expectativas salariales de los trabajadores, lo que debería actuar como un freno adicional sobre la inflación.

Los mercados de renta variable están expuestos a fuerzas contrapuestas

La ponderación de factores múltiples y complejos exige un enfoque activo

Los mercados de renta variable están expuestos a fuerzas contrapuestas

A 30 de junio de 2022.
Exclusivamente con fines ilustrativos.
Fuente: T. Rowe Price.

El debilitamiento de la economía, la destrucción de riqueza por el reciente desplome de los mercados de capitales y el desvanecimiento de la disrupción pandémica deberían contribuir a aliviar la tirantez del mercado de trabajo, las condiciones de oferta anormales y las presiones inflacionistas resultantes. Con todo, los tiempos siguen siendo inciertos, ya que el encarecimiento de las materias primas es una fuente inmediata de inflación. La destrucción de demanda y los ajustes de expectativas de los trabajadores tardarán en actuar en el sistema como fuerzas deflacionistas.

Predecir con exactitud el momento del pico de inflación es difícil y variará de un país a otro, pero todo apunta a que está más cerca

Predecir con exactitud el momento en que la inflación alcanzará máximos es difícil y variará de un país a otro, pero todo apunta a que está más cerca. Del mismo modo, es muy difícil estimar en qué medida se deteriorará la actividad económica a raíz del endurecimiento monetario y de las subidas de precios. Ahora bien, la solidez de los balances de las empresas, la ausencia de riesgos sistemáticos y el convencimiento de que la Fed está tratando de evitar una recesión profunda nos hace ser más optimistas de cara al futuro.

Las valoraciones y factores específicos de empresas nos hacen ser más optimistas

Este potencial pico en las expectativas de inflación coincidiría con unos mercados de renta variable que se han desvalorizado muy sustancialmente, con algunos títulos cotizando a precios extremos. Esto nos hace ser más optimistas en cuanto a la renta variable en su conjunto y supone una mejora de nuestra opinión con respecto a gran parte de 2022, un sentimiento impulsado por factores específicos de empresas y por determinados datos macroeconómicos.

Los precios del petróleo siguen siendo un factor clave para los mercados financieros. El petróleo ha retrocedido desde los máximos en junio, y la curva de futuros prevé una normalización en torno a los 80 USD por barril a mediados de 2023 y cerca de 80 USD a mediados de 2024. Con todo, la senda hacia un petróleo más bajo será difícil e incierta. Esto se ve agravado por la necesidad de aumentar estructuralmente el suministro de energía y alejar las líneas de abastecimiento europeas de Rusia, sin dejar de avanzar en la “transición verde”. El fin del conflicto entre Rusia y Ucrania sería claramente un elemento positivo en muchos aspectos, pero la situación sigue siendo imprevisible. En cualquier caso, los precios de muchas materias primas ya se han replegado desde máximos recientes, una tendencia que será bien recibida por los mercados si se mantiene.

Potencial resurgimiento de los títulos “growth”

Una vez que la inflación toque techo, creemos que esto podría ser una buena señal para los inversores en “growth”, especialmente para aquellos que invierten en empresas con capacidad para sumar y multiplicar beneficios durante la siguiente fase del ciclo de la renta variable. Aquí es es donde hemos posicionado a la Global Focused Growth Equity Strategy. No obstante, en un entorno todavía caracterizado por un posicionamiento defensivo extremo y el liderazgo de los valores energéticos, este enfoque podría tardar tiempo en verse recompensado, por lo que requerirá paciencia.

Una vez que la inflación toque techo, creemos que esto podría ser una buena señal para los inversores en “growth”….

De hecho, los títulos growth han seguido registrando una rentabilidad inferior en lo que va de año, con el índice MSCI ACWI Growth cayendo un 32,1% frente al índice MSCI ACWI Value, que apenas ha retrocedido un 18,6%.1 Con todo en clave positiva, los mecanismos de ponderación de los mercados de capitales ya han descontado una modesta recesión. Si bien esta corrección ha generado auténticos retos para los inversores en growth, pensamos que la mayor parte de la rotación de capital ya se ha completado.

A corto plazo, las perspectivas de la renta variable mundial siguen siendo muy inciertas, por lo que no cabe descartar nuevas caídas. Nadie “tañe campanas” para anunciar el fondo del mercado. Con todo, esperar a que mejore el entorno no es la forma más acertada para capturar rentabilidades futuras. A pesar de la incertidumbre a corto plazo, nos sentimos más optimistas a medio plazo, ya que los mercados se dejan guiar por una mejora de la inflación, unas valoraciones más razonables y la perspectiva de un endurecimiento menos severo de la política monetaria en 2023.
 

Riesgos
Los siguientes riesgos son especialmente relevantes para la cartera:
Riesgo país (China)—Todas las inversiones en China están expuestas a riesgos similares a los de las inversiones en otros mercados emergentes. Además, los instrumentos adquiridos o mantenidos en relación con una licencia QFII (Inversores Institucionales Extranjeros Cualificados) o del programa Stock Connect podrían estar expuestos a riesgos adicionales
Riesgo país (Rusia y Ucrania)—En estos países, los riesgos relacionados con la custodia, las contrapartes y la volatilidad del mercado son mayores que en los países desarrollados.
Riesgo de divisa—Las variaciones de los tipos de cambio de las divisas podrían reducir las ganancias o incrementar las pérdidas de las inversiones.
Riesgo de mercados emergentes—Los mercados emergentes están menos consolidados que los desarrollados y, por tanto, conllevan mayores riesgos.
Riesgo de pequeña y mediana capitalización—Las acciones de las pequeñas y medianas empresas pueden ser más volátiles que las de las empresas de mayor tamaño.
Riesgo de estilo—Los diferentes estilos de inversión suelen ganar o perder el favor de los inversores en función de las condiciones de mercado y de la confianza de los inversores.
< br> Riesgos generales de la cartera

Riesgo de capital—El valor de la inversión variará y no está garantizado. Se verá afectado por las variaciones del tipo de cambio entre la divisa base de la cartera y la divisa de suscripción, si fueran distintas.
Riesgo de renta variable—En general, la renta variable conlleva mayores riesgos que los bonos o los instrumentos del mercado monetario.
Riesgo medioambiental, social y de gobernanza (ESG) y de sostenibilidad—Puede tener una incidencia negativa importante en el valor de una inversión y la rentabilidad de la cartera.
Riesgo de concentración geográfica—En la medida en que una cartera invierta una parte importante de sus activos en una región geográfica específica, su rentabilidad se verá más afectada por los acontecimientos que incidan en dicha región.
Riesgo de cobertura—Los intentos de una cartera de eliminar o reducir determinados riesgos mediante cobertura podrían no dar los resultados esperados.
Riesgo de carteras de inversión—La inversión en carteras conlleva ciertos riesgos en los que no se incurre cuando se invierte directamente en los mercados.
Riesgo de gestión—En ocasiones, el gestor de inversiones o sus delegados podrían considerar que sus obligaciones con una cartera entran en conflicto con sus obligaciones con otras carteras de inversión que gestionan (aunque, en dichos casos, todas las carteras recibirán un tratamiento equitativo).
Riesgo operativo—Los fallos operativos podrían provocar interrupciones en la actividad de las carteras o pérdidas financieras.
 

Si bien los balances de los consumidores son sólidos después de dos años de disrupción pandémica y los niveles de empleo siguen siendo elevados, hay claros indicios de que los consumidores están ajustando sus pautas de gasto a medida que la inflación se hace sentir. 

 

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Julio 2022 / MARKETS & ECONOMY

Los vientos en contra de la economía están revelándose más fuertes de lo previsto
Siguiente artículo

Agosto 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

Por qué es importante una gestión activa de la duración
202207‑2291427