INVESTMENT INSIGHTS

La productividad es clave ahora que Japón mira al futuro

Archibald Ciganer , Portfolio Manager

Puntos clave

  • El desafío demográfico representa uno de los mayores riesgos para la perspectiva de crecimiento a largo plazo de Japón.
  • Crucialmente, no obstante, Japón está tomando medidas para atajar este reto, y el eje de estos esfuerzos —tanto del sector público como del privado— es impulsar la productividad.
  • La necesidad de actuar ha convertido a Japón en pionero en soluciones nuevas e innovadoras para incrementar la productividad, traspasando los confines de lo que es posible a día de hoy.

Si se desmonta el crecimiento económico hasta dejarlo en sus elementos básicos, se ve que está esencialmente impulsado por el crecimiento de la población, una fuerza de trabajo creciente en particular, y el aumento de la productividad. A la hora de aplicar esta ecuación a Japón, hay que tener en cuenta las complicadas tendencias demográficas del país perfectamente documentadas, ya que una población envejecida y en descenso supone quizá el mayor riesgo para la perspectiva de crecimiento a largo plazo de Japón. Crucialmente, no obstante, Japón está tomando medidas para neutralizar este desafío. Y la palabra mágica es “productividad”.
 

Japón no es el único país que tiene que hacer frente a la realidad moderna de una demografía complicada. Ahora bien, entre las economías avanzadas del mundo, es el país donde este problema es más agudo y, por tanto, donde la necesidad de actuar es más urgente. En consecuencia, Japón está liderando la búsqueda de soluciones nuevas e innovadoras dirigidas a fomentar la productividad.


Estos esfuerzos por impulsar la productividad están siendo promovidos tanto por el sector público como por el privado en Japón. Desde el lado público, un eje de actuación es una reforma estructural de gran calado que está creando un entorno de trabajo más flexible y dinámico, con una mayor participación del centro de trabajo como uno de sus objetivos clave. Por su parte, el sector privado también entiende la necesidad de incrementar la productividad para mantener su competitividad en el mundo. Las empresas están invirtiendo en tecnologías y sistemas nuevos con la finalidad de promover prácticas de trabajo inteligentes y más eficientes.
 

La reforma estructural del centro de trabajo ha sentado las bases

Uno de los principales “vectores” de la Abenomics ha sido la completa renovación del entorno empresarial japonés, con vistas a mejorar la eficiencia y fomentar mayores flujos de inversión. En este terreno ya se han logrado notables avances, sobre todo en forma de mejores normas de gobierno corporativo y de un nuevo marco de control reglamentario más estricto. Al mismo tiempo, se ha desplegado toda una serie de iniciativas gubernamentales, desde nuevas leyes y políticas hasta inversiones en infraestructura e incentivos financieros para empresas, dirigidas específicamente a fomentar una fuerza laboral más inclusiva y dinámica.

La productividad no es todo, pero en el largo plazo es casi todo.
- Paul Krugman, Economics Nobel Laureate

La naturaleza tradicionalmente inflexible del mercado de trabajo japonés explica en una cierta medida por qué la productividad japonesa ha quedado rezagada a la de sus pares mundiales en las últimas décadas. La tradición y cultura niponas hacían que los trabajos se tomaran generalmente como algo de por vida, creando una competitividad limitada y pocas oportunidades para medrar profesionalmente, con unos incentivos prácticamente inexistentes para cambiar de puesto de trabajo. Este tipo de rigidez incide negativamente en la productividad, principalmente de tres maneras.

  1. Tiende a traducirse en plantillas sobredimensionadas e ineficientes, difíciles de reducir en tiempos de crisis.
  2. El escaso movimiento de trabajadores entre empresas hace que se pierda la importante función de compartir periódicamente mejores prácticas.
  3. Al no haber apenas incentivos para cambiar de empleo, los trabajadores tampoco están muy motivados para desarrollar nuevas habilidades a lo largo de su vida laboral.

No obstante, las estructuras jurídicas que antes permitían e incluso alentaban a las empresas a proporcionar empleos de por vida han sido eliminadas en una gran medida. Si bien llevará tiempo acabar con la arraigada mentalidad de “asalariado de una sola empresa”, las ventajas de un movimiento libre y abierto son ya evidentes, habiéndose demostrado que se comparten mejores prácticas entre empresas y que los empleados están mejorando sus cualificaciones, al intensificarse la competencia por los puestos de trabajo. Asimismo, las empresas están contratando más personal temporal o por tiempo definido, lo que está redundando en una oferta de mano de obra más flexible y eficiente de lo que era posible en el pasado.

La “Womenomics” es crucial para el programa de crecimiento económico de Japón

Por su parte, el primer ministro Shinzo Abe ha hecho hincapié en la "Womenomics" (facilitar la reinserción laboral de la mujer), como elemento central de su programa de crecimiento económico. Un gran porcentaje de mujeres japonesas abandonan el mundo laboral después de su primer hijo y muchas nunca vuelven a trabajar a tiempo completo. En respuesta a este problema, el gobierno lanzó varias iniciativas, entre ellas:

  1. Ampliar la baja por maternidad remunerada.
  2. Mejorar de los servicios de guardería, lo que incluye construir más instalaciones ad hoc.
  3. Aumentar el número de mujeres en puestos directivos un 15% para 2020.

En el Gráfico 1 se pone de manifiesto el éxito que están teniendo estas políticas, al haber animado a muchas mujeres a volver al mercado de trabajo japonés. El porcentaje de mujeres en edad de trabajar en activo alcanzó un máximo récord de 72% en septiembre de 2019. Este porcentaje es superior a la tasa de empleo femenino estadounidense del 67% y esta brecha se ha ampliado notablemente en los últimos cinco años.
 

Con todo, aun queda mucho por hacer. Por ejemplo, la diferencia salarial entre géneros de Japón sigue siendo una de las mayores del mundo y eliminarla será crucial para animar a más mujeres a mantenerse en activo o reincorporarse al trabajo. Además, la pronunciada subida del empleo femenino de los últimos 10 años ha ido pareja a un aumento del número de mujeres en empleos a tiempo parcial o atípicos. Fenómeno que se ve ha visto incentivado por un marco fiscal que penaliza a las unidades familiares con rendimientos del trabajo elevados. Por ello, la reforma de las políticas públicas en este ámbito podría redundar en que más mujeres vuelvan a trabajar a tiempo completo.


Animar a los trabajadores de mayor edad a mantenerse activos durante más tiempo es otra prioridad del gobierno para ayudar a impulsar la productividad. En 2013, empezó a aumentarse gradualmente la edad de jubilación obligatoria, que pasará de 60 a 65 años en 2025. El gobierno también ha puesto en marcha ayudas a las empresas que contraten o mantengan en plantilla a personas más allá de la edad de jubilación. Por su parte, las empresas también están dándose cuenta de que es posible retener a personal con experiencia y habilidades valiosas durante más tiempo.
 


(Gráfico 1) Los esfuerzos para promover la participación de la mujer en el mercado de trabajo están funcionando

El porcentaje de mujeres que trabajan en Japón ya supera ampliamente al de Estados Unidos.

(Gráfico 1) Los esfuerzos para promover la participación de la mujer en el mercado de trabajo están funcionando

 

A 30 de septiembre de 2019

Fuente: cálculos de T. Rowe Price utilizando datos de FactSet Research Systems Inc. Todos los derechos reservados.


La inversión del sector privado también está propiciando una mejora de la productividad

Cabe destacar, por su crucial importancia, que después de décadas de inversión insuficiente, el sector privado también está empezando a actuar, siendo cada vez más las empresas japonesas que invierten en capital humano y físico y son pioneras en soluciones nuevas e innovadoras para mejorar la productividad. Movidas por la necesidad, esta empresas traspasan los confines de lo que es posible a día de hoy y, en el proceso, están estableciendo nuevos estándares.
 

Así por ejemplo, hay compañías japonesas que están invirtiendo profusamente en tecnologías de automatización e inteligencia artificial con el objetivo de mejorar u optimizar procesos. A su vez, esto podría paliar muchas de las dificultades sociales de Japón, como la escasez de mano de obra, liberar a muchas personas de tener que trabajar en exceso y mejorar la productividad en un gran número de industrias. A pesar de que estamos en etapas relativamente tempranas de estas tendencias disruptivas, cada vez hay más empresas japonesas, tanto grandes como pequeñas, que usan crecientemente máquinas inteligentes y tecnologías de automatización. Al continuar esta tendencia y extenderse a todos los sectores, su impacto en la productividad japonesa podría ser importante. El efecto más significativo podría ser quizá el que se sienta en el sector de servicios de Japón, donde la productividad dista mucho de los niveles de Estados Unidos.
 

Liderando la automatización de procesos robóticos

Uno de los ámbitos de desarrollo tecnológico de rabiosa actualidad es el de software de la industria de servicios, como el de automatización de procesos robóticos (RPA). Se trata de una tecnología que puede hablar, escuchar, leer, realizar transacciones y automatizar trabajo orientado a procesos. Si bien se utiliza cada vez más en todos los sectores, las firmas con modelos de negocio más basados en procesos (vgr.: bancos, aseguradoras, empresas de servicios públicos y compañías de telecomunicaciones), son las que más están adoptando esta tecnología hasta ahora. El software está ayudando a estas firmas a automatizar tareas repetitivas y procedimentales que de lo contrario tendrían que ser realizadas por trabajadores humanos. Si se tiene en cuenta que estos sectores emplean actualmente a miles de personas para hacer este tipo de trabajo basado en procesos, no es difícil ver el potencial de generación de eficiencia que ofrece el software RPA, al permitir automatizar grandes volúmenes de trabajo. Esto podría ser lago trascendental para Japón dado su potencial para mejorar la productividad.



La tecnología RPA podría ser decisiva para la productividad

Como país pionero, Japón lidera la búsqueda de soluciones para mejorar la productividad

La tecnología RPA podría ser decisiva para la productividad

 

 

 



Inversión pionera en tecnologías potencialmente disruptivas

Una compañía que cree en el potencial disruptivo de mejora de la productividad de la tecnología RPA es SoftBank. A finales de 2018, el conglomerado multinacional japonés invirtió 300 millones de dólares estadounidenses (USD) en Automation Anywhere, una startup estadounidense que se especializa en el campo de la tecnología de automatización. Invirtiendo a través de su Vision Fund, SoftBank está a la vanguardia en cuanto a identificar e invertir en empresas de tecnología disruptiva que, a su juicio, tienen potencial para liderar la próxima era de innovación.
 

La Abenomics ha sentado las bases más fundamentales, al llevar a cabo las reformas estructurales necesarias, crear empleo y fomentar la inversión. Ahora bien, la clave para que Japón neutralice los desafíos demográficos a largo plazo es mejorar la productividad. En este sentido, los esfuerzos para promover la participación de la fuerza de trabajo están dando sus frutos y ya es una tendencia positiva en marcha. Similarmente, eliminar el desfase de productividad entre los sectores manufacturero y de servicios en Japón es también prioritario. Ya podemos ver una dinámica positiva que comienza a desarrollarse aquí, con el sector privado invirtiendo en nuevas tecnologías y sistemas, propiciando un repunte “inteligente” en la productividad del sector de servicios. Y lo que es importante, la combinación de los esfuerzos de los sectores público y privado podría imprimir un impulso sustancial a la productividad japonesa, neutralizando los desafíos demográficos y allanando el camino a un crecimiento a largo plazo potencialmente sostenible.
 

 

1 Fuente: Proveedor de datos financieros y análisis FactSet. Copyright 2019 FactSet. Todos los derechos reservados. A 30 de septiembre de 2019.


 

Los valores concretos que se mencionan y describen en el presente documento tienen fines meramente informativos, por lo que no podrán entenderse como recomendaciones.

 

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

 

201911‑1019112

FONDO RELACIONADO
SICAV
Clase I EUR
ISIN LU0230817925
Cartera diversificada de todo tipo de capitalizaciones, que ofrece exposición a normalmente entre 60 y 80 de nuestras mejores ideas growth en Japón. Tratamos de comprar empresas perdurables que consideramos tienen potencial de elevar el valor del accionista, normalmente gracias a cambios estructurales o una transformación fundamental.
Ver más...
Rentabilidad a 3 años
(Anualizada)
9,23%
Volumen del fondo
(EUR)
€1,5MM