Skip to main content
Skip to content

Enero 2024 / INVESTMENT INSIGHTS

Invertir en China significa aceptar la incomodidad

El sentimiento hacia China es débil, pero existen oportunidades para los inversores que las buscan

Puntos clave

  • El sentimiento hacia China es negativo en medio de una débil perspectiva macroeconómica y preocupaciones geopolíticas, pero hay oportunidades para los inversores dispuestos a buscarlas. 
  • La próxima fase del crecimiento de China probablemente se «globalizará», ya que las empresas del país buscan cada vez más desafiar a los competidores extranjeros.
  • Habrá ganadores y perdedores en este proceso, por lo que es esencial un enfoque de inversión activo para capitalizar la dispersión y la disrupción.

A lo largo de mis más de 30 años de carrera como profesional de la inversión en renta variable internacional, siempre me ha cautivado crecimiento de China. A pesar de las tensiones geopolíticas, de una débil perspectiva macroeconómica y la poca confianza de los inversores, el mercado chino sigue siendo muy importante.

Durante una reciente estancia de tres semanas en Hong Kong, tuve el privilegio de dialogar con destacados líderes de inversión de la región en el Foro de Inversiones en Asia de T. Rowe Price. Enfaticé la importancia de asumir incertidumbre al invertir en China, haciéndome eco de las palabras de Howard Marks, uno de mis héroes de la inversión, quien dijo que los inversores con más éxito se encuentran «cómodos en la incomodidad». Creo firmemente que las mejores decisiones de inversión se toman a menudo cuando uno se encuentra más incómodo. 

China parece actualmente muy diferente desde una perspectiva macroeconómica que desde una microeconómica. A nivel macroeconómico, el tambaleante sector inmobiliario y el consiguiente ciclo de desapalancamiento seguirán ensombreciendo la economía. Esto se está haciendo eco a través de una menor actividad económica: la construcción de China (la creación de activos fijos) ha sido un motor importante de la economía durante décadas y el efecto negativo en el patrimonio que tiene la bajada de los precios inmobiliarios afectará al consumidor chino. 

China necesita encontrar un nuevo modelo de crecimiento, pero sería un error confundir el crecimiento del PIB con la rentabilidad de los activos. En septiembre llevamos a 47 profesionales nuestros de inversión a China, a la primera reunión de nuestro equipo de mercados emergentes desde la pandemia. 

Observamos que los líderes empresariales se han ajustado a la nueva realidad con un enfoque en la necesidad de reducir costes y reestructurar. La base industrial china sigue beneficiándose de importantes mejoras tecnológicas y de productividad. Aunque actualmente la inversión extranjera directa está disminuyendo, la ventaja competitiva de la calidad de las cadenas de suministro significa que probablemente China seguirá siendo la base de fabricación preferida por las multinacionales durante muchos años. 

Hay oportunidades para los que actúan «cuidadosamente a contracorriente» 

A nivel microeconómico, sin embargo, creemos que China ofrece algunas oportunidades muy convincentes. Para los inversores que actúan «cuidadosamente a contracorriente» y que están dispuestos a mirar más allá del sentimiento negativo hacia el país, las valoraciones son muy favorables. 

La postura cuidadosamente a contracorriente está respaldada por el análisis de campo llevado a cabo por nuestros profesionales de la inversión. En septiembre, me uní a un grupo de 47 gestores de cartera y analistas de T. Rowe Price en un viaje de investigación a China, el primero desde la pandemia, para obtener información de primera mano sobre la dinámica de las empresas chinas y el mercado. Durante el viaje de una semana, dialogamos con empresas que abarcan las industrias de consumo, tecnología y automóviles, todas las cuales mostraron una conciencia clara de la situación geopolítica y las debilidades macroeconómicas resultantes del desapalancamiento inmobiliario. Observamos que las empresas chinas han sido cada vez más proactivas en la gestión de sus negocios para hacer frente a la reducción de la demanda. 

Los inversores mundiales siguen infraponderados en renta variable china y es probable que existan oportunidades idiosincráticas selectivas en empresas con fundamentales sólidos. El mercado de acciones A sigue siendo muy ineficiente, pero allí hay grandes bolsas de oportunidades, especialmente en áreas que se benefician de la modernización tecnológica de la base industrial de China, así como en áreas innovadoras como el ecosistema de los vehículos eléctricos. 

Las empresas tecnológicas chinas buscan la expansión global 

De cara al futuro, creo que es probable que la próxima fase del crecimiento de China se «globalice». Por ejemplo, la calidad de las cadenas de suministro de China la convierten en la base de fabricación preferida para muchas empresas multinacionales. Además, su liderazgo en tecnología de baterías y vehículos eléctricos sitúa a la industria automotriz china hacia la expansión a nivel mundial. 

Estas empresas tecnológicamente avanzadas de vehículos eléctricos de China también están desafiando a los fabricantes de automóviles tradicionales en Europa. Si bien los consumidores occidentales tradicionalmente han dudado en considerar las marcas automotrices chinas, esto puede cambiar con el aumento de los vehículos eléctricos. De hecho, China se ha convertido ya en la mayor exportadora de automóviles del mundo, con más de 2,14 millones de automóviles en el primer semestre de 2023, impulsados por la demanda de los mercados emergentes. Para identificar a los futuros beneficiarios en este espacio en rápida evolución, se requerirá una cuidadosa selección de valores. 

También se pueden identificar interesantes oportunidades de inversión en otras áreas del ecosistema de vehículos eléctricos, incluidas las empresas chinas a la vanguardia de sistemas de propulsión, carga rápida, conducción autónoma, cadenas de suministro de componentes de automóviles y fabricación de equipos industriales. En particular, aquellas que están dispuestas a beneficiarse del crecimiento del volumen y de casos de ganancia de contenido tienen un potencial importante. 

El amplio y profundo mercado de la renta variable en China ha experimentado una evolución significativa en las últimas dos décadas y creemos que es probable que continúe esta transformación. Todo el mundo regresó del viaje de investigación a China con la clara conclusión de que hay alfa por generar en el país. Pero habrá ganadores y perdedores, por lo que es crucial un enfoque activo de inversión bottom-up para capitalizar la dispersión y la disrupción con el fin de generar un alfa considerable. También creo que los responsables de asignación de activos y los inversores institucionales podrían plantearse asignar una parte de sus carteras diversificadas y a largo plazo a China, posicionándose para el momento en que el sentimiento finalmente se torne más positivo y el capital vuelva a entrar en el mercado. 

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Enero 2024 / INVESTMENT INSIGHTS

¿Es el momento de redesplegar liquidez?
Siguiente artículo

Enero 2024 / INVESTMENT INSIGHTS

Rendimientos atractivos pero diferenciales estrechos: El dilema del crédito
202401-3297788

Diciembre 2023 / MARKET OUTLOOK

Perspectivas para China

Perspectivas para China

Perspectivas para China

Es hora de revisar una clase de activos poco apreciada

Por Wenli Zheng

Wenli Zheng Gestor de carteras