Skip to main content
Skip to content

Octubre 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Mantener el ritmo de la transición energética

La transición energética tiene repercusiones económicas, políticas y de inversión de gran alcance

RESUMEN EJECUTIVO

El repunte de los precios del petróleo en 2022 ayudó a impulsar una corriente a favor del medio ambiente, la responsabilidad social y el buen gobierno corporativo (ESG) en Estados Unidos, mientras que, al mismo tiempo, la crisis energética obligó a algunos mercados europeos a dar un paso atrás en su transición hacia las energías limpias. A pesar de estos retos, la crisis energética, unida a las crecientes tensiones geopolíticas, podría haber acabado por sembrar las semillas de una transición energética más rápida. Esta transición energética es una empresa colosal que llevará muchas décadas: se trata de una tarea enormemente compleja cuyo éxito o fracaso no puede medirse en incrementos anuales. Habrá muchos altibajos en el camino por la multitud de factores que inciden en la oferta y la demanda de energía. 

En 2020 y 2021, los analistas del mercado estaban ansiosos por anunciar el final inminente de la industria de los combustibles fósiles. Los precios del petróleo y del gas estaban hundidos debido al impacto de la pandemia en la demanda de energía, y los inversores habían recortado sus posiciones en títulos energéticos, dejando el sector con valoraciones muy bajas. Cuando el mundo empezó a reabrirse tras la pandemia, la demanda repuntó, disparando los precios del petróleo y el gas. A ello siguió la invasión rusa de Ucrania, que provocó una importante disrupción del suministro por parte de uno de los mayores exportadores mundiales de petróleo y gas. Los medios de comunicación y otros comentaristas pasaron entonces a pregonar la desaparición de la ESG.

La realidad es que ambos relatos eran demasiado cortos de miras y alarmistas. La transición energética es una empresa colosal que llevará muchas décadas: se trata de una tarea enormemente compleja y su éxito o fracaso no puede medirse en incrementos anuales. Una forma habitual de mostrar la transición energética es el mix energético necesario para alcanzar el cero neto1 en 2050 y mantenerse en la senda de los 1,5°C.2 Dado que se trata de un escenario a futuro, suele ilustrarse como una transición en línea recta, lo que puede crear una percepción demasiado simplista del proceso a llevar a cabo. En realidad, habrá muchos altibajos en el camino por la multitud de factores que influyen en la oferta y la demanda de energía. La previsión simplificada de transición en línea recta se compondrá en última instancia de muchos giros y revueltas.

A raíz de la recuperación económica pospandemia y de la crisis energética, el tono y la retórica sobre la transición energética se volvieron decididamente negativos en 2022; sin embargo, pensamos que hay muchos factores de sesgo positivo que deberían tenerse en cuenta a la hora de evaluar el ritmo del cambio. En primer lugar, una mirada a las revoluciones tecnológicas históricas muestra que las tensiones sociales que estamos viviendo actualmente son muy normales en este tipo de cambio: en el pasado, han indicado un punto de inflexión que inauguró un periodo de prosperidad económica. En segundo lugar, se están haciendo algunos progresos en la transición energética, por lo que es posible que los datos mundiales no sean los indicadores más esclarecedores. En tercer lugar, la idiosincrasia de la transición energética (en comparación con otras revoluciones tecnológicas) convertirá a la normativa en un determinante clave del éxito o el fracaso. 

En las revoluciones tecnológicas pasadas, la agitación social vino seguida de crecimiento económico

Las revoluciones tecnológicas pasadas han seguido un patrón en el que las nuevas tecnologías desplazan a las industrias establecidas y destruyen puestos de trabajo a gran escala, a lo que sigue un período de prosperidad prolongado. Dado que el capital financiero impulsa la movilización del capital de producción hacia las nuevas tecnologías, no es raro que se produzcan burbujas y desplomes de activos, los cuales, a su vez, ponen en evidencia las desigualdades derivadas de la nueva tecnología. En su estudio titulado «Revoluciones tecnológicas: cuáles, cuántas y por qué son importantes. Una visión neoschumpeteriana» Carlota Pérez y Tamsin Murray Leach pusieron de relieve que cada revolución tecnológica tenía un “punto de inflexión”, que anunciaba una edad de oro caracterizada por un gran auge del desarrollo. Si bien las revoluciones tecnológicas tienden a crear volatilidad y pueden destruir muchos puestos de trabajo a corto plazo, a la larga tienden a crearse más empleos, aunque a menudo en nuevas industrias o latitudes.

En particular, pueden surgir nuevos puestos de trabajo en áreas antes inimaginables. Ahora bien, es posible que estas nuevas oportunidades no sean adecuadas para el conjunto de cualificaciones existentes de los desempleados, sobre todo si se crean fuera de los nuevos sectores de alta tecnología o en una zona geográfica diferente. Por ejemplo, la era del petróleo, los automóviles y la producción en masa provocaron un gran aumento de la población en las afueras de las ciudades estadounidenses, lo que generó demanda de viviendas y nuevas pautas de consumo.

Dado el nivel de desplazamiento social y recesión que inevitablemente siguió a las burbujas y desplomes de activos, no fue raro ver un aumento del populismo y una mayor división política. Históricamente, una nueva era dorada de crecimiento económico ha seguido al punto de inflexión de la recesión, cuando las nuevas tecnologías han pasado de una aplicación nicho a una adopción generalizada.

Para descargar el artículo complete pulse aquí: (PDF)

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Septiembre 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Usamos la inteligencia artificial para mejorar nuestros procesos de inversión
Siguiente artículo

Octubre 2023 / VIDEO

Dos riesgos clave para el consumo, motor de la economía estadounidense
202306-2941512

Septiembre 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Prepárese para la oleada de capital a favor de la sostenibilidad

Prepárese para la oleada de capital a favor de la sostenibilidad

Prepárese para la oleada de capital a favor...

Podría competir en escala con la Revolución Industrial

Por Justin Thomson & Christopher Vost, CFA

Por Justin Thomson & Christopher Vost, CFA

Agosto 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Comprar y adaptar: la nueva generación de carteras de compra y mantenimien...

Comprar y adaptar: la nueva generación de carteras de compra y mantenimiento

Comprar y adaptar: la nueva generación de...

Presentamos el Marco de productos de transición al cero neto para ayudar a los clientes...

Por Steven Boothe, David Stanley & Matt Lawton

Por Steven Boothe, David Stanley & Matt Lawton