Skip to main content

Septiembre 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Regulación de la revolución de la IA: Lo que los inversores necesitan saber

La competencia con China y la seguridad del consumidor son temas clave

El potencial disruptivo de la inteligencia artificial generativa, o IA capaz de crear contenido nuevo, ha cautivado al público, los mercados y los ejecutivos de las empresas. También ocupa un lugar destacado entre los asuntos tecnológicos que preocupan a los responsables políticos de Washington.

Hasta ahora, se ha hecho gran hincapié en la competencia estratégica con China. Las políticas internas sobre IA, por otro lado, aún se están perfilando, con un enfoque inicial en la seguridad y la protección del consumidor.

Esto es lo que los inversores necesitan saber sobre la respuesta política de Estados Unidos en estos dos frentes.

Competencia estratégica con China

El Congreso de los Estados Unidos considera cada vez más que el liderazgo tecnológico, incluida la IA avanzada, es fundamental para la seguridad nacional y la competitividad económica de Estados Unidos con China. 

El Congreso estadounidense considera cada vez más que el liderazgo tecnológico, incluida la IA avanzada, es fundamental para la seguridad nacional y la competitividad económica de Estados Unidos con China.

La prueba está en la política.

EE.UU. actuó en primer lugar por su cuenta cuando restringió las exportaciones a China de semiconductores avanzados y equipos de fabricación de chips. Estas tecnologías son fundamentales para los modelos de aprendizaje profundo y la IA de próxima generación. Después, EE.UU. persuadió a Japón y a los Países Bajos para que se unieran al esfuerzo.

Los chips desarrollados para eludir estas normas pueden llevar a EE. UU. a poner al día los límites actuales a su exportación de semiconductores. Restricciones similares podrían extenderse a otras tecnologías que hacen posible la IA. Los desarrollos en este campo merecen atención.

Más recientemente, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, en combinación con una orden ejecutiva del presidente Joe Biden, propuso prohibir ciertas inversiones estadounidenses en las industrias de inteligencia artificial, fabricación de chips y computación cuántica de China.

El objetivo no parece tanto frenar el acceso a capital sino, más bien, evitar la transferencia de «beneficios intangibles», especialmente la experiencia técnica y de gestión que puede acompañar a estas inversiones.

Las respuestas a los esfuerzos de EE. UU. para mantener su ventaja en tecnologías clave podrían causar más disrupción e incertidumbre. Las restricciones que China ha anunciado recientemente a las exportaciones de galio y germanio, metales utilizados en semiconductores y equipos de telecomunicaciones, subrayan este punto.

Línea de fondo: En nuestra opinión, parece probable que continúe la progresiva desconexión entre las tecnologías estadounidense y china. Eso podría crear incertidumbre y riesgo general para las empresas involucradas en la fabricación de chips y otras tecnologías de próxima generación relacionadas con la IA.

Parece probable que continúe la progresiva desconexión entre los sectores tecnológicos de EE. UU. y China...

Regulación interna de la IA

Creemos que, hasta ahora, el desarrollo de las políticas en EE. UU. no ha hecho mucho por obstaculizar significativamente la adopción e innovación de la IA, al menos a corto plazo.

En julio, la administración de Biden obtuvo acuerdos por parte de siete importantes desarrolladores de IA para que se siga un amplio conjunto de principios. Estos compromisos voluntarios incluyen:

  • Pruebas y seguridad de los modelos,
  • Creación de marcadores que identifiquen el contenido generado por la IA, y
  • Publicación de las capacidades y limitaciones de los modelos.

Ninguna de estas medidas parece demasiado dura. No obstante, el acuerdo sugiere que la seguridad, la protección y la transparencia están surgiendo como temas clave para la regulación de la IA en EE. UU. 

...la seguridad, la protección y la transparencia están surgiendo como temas clave para la regulación de la IA en EE. UU.

¿Qué podría ser lo siguiente?

Este otoño, el Senado organizará una serie de paneles de expertos sobre estos y otros temas espinosos relacionados con la IA, que incluyen los derechos de autor, la privacidad y las posibles pérdidas de empleo.

La complejidad de estos temas y el estancamiento del Congreso posiblemente harán que cualquier legislación significativa sobre IA se vuelva una batalla cuesta arriba a corto y medio plazo. Sin embargo, estos debates sobre política pueden marcar la agenda para las agencias federales que probablemente diseñarán e implementarán las normas que rijan el uso de IA avanzada en las áreas que supervisan.

Algunas agencias ya están empezando a responder. La Comisión Federal de Comercio (FTC), por ejemplo, está estudiando normas para limitar el rastreo de datos y evitar que se integren prácticas discriminatorias en los algoritmos. La agencia también ha puesto en marcha una investigación para determinar si una popular plataforma generadora de IA ha causado perjuicios a particulares al producir información falsa o engañosa sobre los mismos.

El Departamento de Defensa, si bien no es un regulador tecnológico, es también es una parte importante en el debate sobre las políticas de la IA, dado el enfoque en la seguridad nacional. 

Estaremos atentos a los comentarios de los líderes de las agencias y a las propuestas normativas para lograr una idea de lo que podría venir y evaluar cómo podría desarrollarse la batalla territorial entre los reguladores.

Factores de los que estaremos pendientes partir de ahora

La revolución de la IA se encuentra en su primera etapa. Lo mismo ocurre con la respuesta normativa.

En esta coyuntura, se entienden mejor los principios que determinan la posición de EE. UU. frente a los esfuerzos de China en materia de IA y tecnologías instrumentales, incluso si las tensiones entre estas dos potencias genera incertidumbre.

La política interna, por otro lado, aún se está perfilando. Seguiremos prestando mucha atención a cómo evoluciona la situación, así como sus implicaciones para las grandes empresas tecnológicas y otras empresas que desarrollan e implementan IA generativa.

 

 

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Septiembre 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Prepárese para la oleada de capital a favor de la sostenibilidad
Siguiente artículo

Septiembre 2023 / VIDEO

Big Data e IA: riesgo y oportunidad en el software de infraestructuras
202308-3085936

Julio 2023 / INVESTMENT INSIGHTS

Cómo puede la inversión de impacto ayudar a combatir el escepticismo...

Cómo puede la inversión de impacto ayudar a combatir el escepticismo ESG

Cómo puede la inversión de impacto ayudar...

Usar la medición y el compromiso para afrontar sin rodeos las fracturas ESG

Por Hari Balkrishna

Hari Balkrishna Portfolio Manager, Global Impact Equity Strategy