Skip to main content

Febrero 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

Explorando la inversión de impacto fuera del universo de deuda con etiqueta ESG

Para impulsar un cambio real los inversores deben mirar más allá de la etiqueta.

Puntos clave

 
  • Si bien la deuda con una etiqueta relacionada con aspectos ESG está acaparando atención, la inversión en bonos vainilla sin etiqueta puede tener un mayor impacto tanto a nivel social como financiero.
  • Ampliar el abanico de oportunidades ofrece a los inversores de impacto la posibilidad de apoyar a empresas que generan efectos tangibles, evitando al mismo tiempo pagar una prima por los bonos con etiqueta.
  • Analizar la profundidad del impacto, así como elaborar informes continuados son clave para fomentar cambios a largo plazo en los mercados sin etiqueta ESG.

Las consideraciones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) se han convertido en un elemento clave del panorama de inversión actual. Un indicador de esto sería el rápido crecimiento de la deuda emitida con una etiqueta relacionada con aspectos ESG. Esto incluye bonos verdes, sociales y sostenibles: una serie de instrumentos de deuda emitidos para financiar proyectos que pretenden tener un efecto positivo en problemas ambientales y/o sociales, como el cambio climático o la desigualdad social.

Con todo y pese a que estos instrumentos han ampliado el interés de los inversores y han incrementado los flujos de capitales hacia firmas con conciencia ESG, no son el único instrumento de que disponen los inversores que buscan un impacto social positivo.

En efecto, analizar empresas fuera de los mercados de bonos con etiqueta ESG puede desvelar oportunidades sustanciales, susceptibles tanto de generar un impacto positivo como de cumplir los objetivos financieros de los inversores. Esto no solo amplía el abanico de oportunidades, apoyando directamente a empresas —en lugar de limitarse a financiar proyectos específicos— sino que también puede ayudar a construir una cartera mejor alineada con los objetivos de impacto a largo plazo.

Por qué la financiación ESG va más allá de las etiquetas

La deuda con etiqueta ESG se ha convertido en una característica importante del mercado mundial de renta fija en los últimos años. Según un análisis de T. Rowe Price, las emisiones ecológicas, sociales, de sostenibilidad y vinculadas a la sostenibilidad rebasaron la cota del billón de USD en 2021, frente a los apenas 442.000 millones de USD de 2020. Este crecimiento es una de las muchas razones por las que los mercados de deuda pública desempeñan un papel cada vez más importante a la hora de canalizar el capital de inversión necesario para lograr los impactos ambientales y sociales deseados, como los que buscan los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS).

Limitar las inversiones de impacto a bonos con un uso dado a los fondos captados supondría renunciar al potencial de impacto de financiar emisores cuyas actividades diarias contribuyen a los ODS de la ONU.

No obstante, los bonos con etiqueta ESG no tienen el monopolio en los mercados de renta fija cuando se trata de inversión de impacto. Para muchos emisores, las actividades cotidianas —desde la transformación de recursos energéticos hasta las decisiones de préstamo en una entidad financiera— pueden reportar beneficios ambientales y sociales importantes y medibles. Sin embargo, estas empresas optan por no etiquetar los bonos que emiten. Y, dado que el año pasado las empresas y los gobiernos recaudaron más de 24 billones de USD en deuda sin etiqueta ESG en los mercados de renta fija, según Bloomberg, incumbe a los inversores de impacto buscar en todos los mercados de deuda oportunidades de inversión atractivas, además, por supuesto, de oportunidades de inversión de “impacto” o “impacto convincente”.

Los inversores están pagando más por la deuda con etiqueta ASG

(Gráfico 1) Diferencial de los bonos no verdes con respecto a los bonos verdes 
El greenium de los bonos corporativos con grado de inversión en USD y EUR a lo largo del tiempo 

Los inversores están pagando más por la deuda con etiqueta ASG

A 30 de septiembre de 2021. 

Fuente: Bloomberg Finance L.P. Análisis de T. Rowe Price. 

Ampliar el abanico de oportunidades refuerza la capacidad de generar impacto

De un lado, ampliar el área de búsqueda de inversiones de impacto puede parecer contradictorio. Los bonos con un uso dado a los fondos captados están intrínsecamente vinculados a distintos proyectos, ya sea a nivel individual o como parte de un marco ODS. Esto significa que el resultado, ya sea un proyecto o un objetivo, puede seguirse claramente hasta la inversión inicial con etiqueta ESG y, por tanto, el impacto puede cuantificarse.

Sin embargo, la idea de que las empresas que emiten bonos con etiqueta ESG tienen más impacto que las que emiten bonos sin dicha etiqueta es errónea. En nuestra opinión, limitar las inversiones de impacto a los bonos con un uso dado a los fondos captados supondría renunciar al potencial de impacto de financiar emisores cuyas actividades diarias contribuyen a los ODS de la ONU.

Si consideramos el deseo de limitar o ralentizar el cambio climático, por ejemplo, podemos asociar los bonos verdes que sirven para financiar proyectos tales como la investigación de vehículos eléctricos. Ahora bien, a la hora de analizar el ODS de luchar contra el cambio climático —medido en parte por la hoja de ruta para alcanzar el cero neto en las emisiones de carbono en 2050— es necesario adoptar una visión más holística del espacio de renta fija. Por ejemplo, podría reportar un mayor impacto invertir en una empresa de energía renovable, cuyas actividades diarias ayudan a acelerar la descarbonización de la economía mundial generando energía sin combustibles fósiles y buscando alternativas bajas en carbono.

De hecho, este escenario describe el ámbito de actividad de NextEra Energy Operating Partners (NEOP), una sociedad que opera una cartera de activos eólicos, solares y de almacenamiento de baterías. A primera vista, la firma podría pasar desapercibida para los inversores de impacto centrados exclusivamente en bonos con etiqueta ESG, ya que NEOP nunca ha emitido este tipo de instrumentos.

NEOP explota una cartera de activos de energía renovable que suman 6.250 megavatios de capacidad neta y, a través de su proyecto de desarrollo, tiene como objetivo generar 17.300 megavatios de aquí a 2023-2024. Por lo tanto, aunque sus bonos no incorporan los términos ‘verde’ o  en sESGu designación, invertir en NEOP apoya directamente a un emisor cuyas actividades cotidianas están generando impactos ambientales significativos y medibles.

Las tres claves detrás de la inversión de impacto sin etiqueta

Prestar atención a los detalles y a la rendición de cuentas puede impulsar un cambio positivo 

Las tres claves detrás de la inversión de impacto sin etiqueta

Fuente: T. Rowe Price. 

Generar impacto, evitando el “greenium”

Los bonos sin etiqueta tienen otra ventaja para los inversores de impacto: el hecho de que se negocian con un descuento en comparación con la deuda con etiqueta ESG.

Este llamado “greenium” —el diferencial de un bono con etiqueta ESG con respecto la curva sin etiqueta del emisor— se ha ampliado con el paso del tiempo, en línea con la creciente demanda de esta clase de activos. Los bonos con etiqueta ESG denominados en euros, por ejemplo, se han encarecido gradualmente y, según un análisis de T. Rowe Price, cotizan con una prima de unos tres puntos básicos sobre los bonos vainilla. Y aunque la deuda con etiqueta ESG denominada en USD se ha abaratado en términos relativos desde el año pasado, en los primeros nueve meses de 2021, todavía tenían un precio medio cinco puntos básicos más caro que los equivalentes no ESG.

A primera vista, esto tiene sentido, ya que el objetivo de los bonos con etiqueta ESG es reducir el coste de financiación de los proyectos verdes y sociales asignando preferentemente capital a ellos. Sin embargo, analizando la cuestión en mayor profundidad, si los inversores de impacto pueden lograr el efecto ambiental o social deseado sin pagar la prima habitual asociada a la etiqueta ESG, es probable que la inversión se desplace hacia el segmento no etiquetado.

Un mercado más grande exige un análisis más profundo

Adentrarse en los bonos sin etiqueta ESG desde una perspectiva de impacto no es necesariamente sencillo. La deuda con un apelativo verde, social o de sostenibilidad proporciona un vínculo directo entre el capital de inversión y los resultados medibles. En cambio, en el caso de los bonos sin etiqueta ESG, los inversores tienen que entablar una relación directa tipo forense con las empresas para comprobar si el emisor busca el impacto que están dispuestos a financiar.

Lograr esto requiere un enfoque metódico que aprecie la inversión de impacto fuera de los bonos predefinidos y etiquetados, y requiere un análisis en profundidad, al igual que un compromiso a largo plazo. En nuestra opinión, hay tres pasos clave en este proceso:

Alinearse con objetivos de impacto: La medición del impacto es compleja. Un análisis actual de las actividades de la empresa, así como una conceptualización sobre su influencia potencial, pueden ayudar a perfilar opiniones sobre los posibles resultados desde una perspectiva de impacto. En T. Rowe Price, esta toma de decisiones se basa en nuestro propio marco de pilares de impacto, un conjunto de tres objetivos generales vinculados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Comprender el nivel de impacto: si bien la alineación es un buen punto de partida, también es importante llevar a cabo una due diligence de impacto sobre los emisores para hacerse una idea más cabal de su huella de impacto. Nuestros equipos de análisis e inversión aplican un marco de de impacto cinco dimensiones para ayudarnos a formalizar una tesis de impacto, identificar externalidades negativas y riesgos, y definir indicadores clave de rendimiento para cada títulos con vistas a facilitar la medición del impacto de una empresa en el presente y en períodos de tiempo más largos.

Medición y presentación de los resultados: Cuantificar los resultados tangibles de una inversión de impacto es vital para demostrar cómo las decisiones de inversión tienen consecuencias positivas directas. Esto debe realizarse con datos cuantitativos y externos, siempre que sea posible, para ayudar a mostrar el resultado objetivo del impacto de una inversión.

La vida de una inversión de impacto sin etiqueta

La vida de una inversión de impacto sin etiqueta

*Datos del informe de resultados del tercer trimestre de la empresa. Fuente: resultados de Shinhan Financial Group correspondientes al 3T 2021. 

Los valores concretos que se mencionan y se describen en el presente documento tienen fines meramente informativos, por lo que no podrán entenderse como recomendaciones./p

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Febrero 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

Por qué la inversión de impacto necesita mercados públicos de deuda
Siguiente artículo

Febrero 2022 / MARKETS & ECONOMY

Ponemos en contexto las subidas de tipos previstas de la Fed
202201-1929308