Skip to main content
Skip to content

Marzo 2022 / MARKETS & ECONOMY

La lógica de la ola de ventas y el posterior repunte de los ADR chinos

La preocupación por las exclusiones bursátiles en EE. UU. parece exagerada

Puntos clave

  • La preocupación por que los certificados de depósito estadounidenses (ADR) de las compañías chinas puedan dejar de cotizar debido a la nueva normativa estadounidense parece excesiva.
  • Pekín ha mostrado su voluntad de ayudar a estas empresas a cumplir con los requisitos de auditoría, mientras que los reguladores estadounidenses y chinos están colaborando para resolver estas cuestiones. 
  • Muchas empresas chinas con ADR ya tienen una cotización secundaria. Hay tiempo para que el resto de las empresas establezcan una cotización primaria o secundaria en otra bolsa.

La exigencia por parte de la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. (SEC) de documentos de auditoría detallados de las empresas chinas cotizadas en EE. UU. contribuyó recientemente a una ola de ventas de sus certificados de depósito estadounidenses (ADR) por la preocupación de que estas empresas pudieran dejar de cotizar. Pero pensamos que el pánico relacionado con este hecho fue excesivo y que el actual repunte de los ADR chinos está justificado.

Por un lado, el Gobierno estadounidense ha sido transparente en sus actuaciones. La Ley de responsabilidad de empresas extranjeras (HFCAA) se aprobó a finales de 2020 y exige que la SEC prohíba a las empresas cotizar en EE. UU. si el Consejo de Supervisión de la Contabilidad de las Empresas Públicas (PCAOB), el organismo federal de control de auditorías supervisado por la SEC, no puede inspeccionar sus auditorías durante tres años consecutivos. La reciente noticia de que la SEC ha detectado cinco empresas que podrían enfrentarse a esta prohibición en 2024 no debería causar gran sorpresa.

Mientras tanto, Pekín se ha mostrado dispuesta a ayudar a estas empresas a cumplir con los requisitos de auditoría. El PCAOB y la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC) están colaborando para resolver estas cuestiones. Las autoridades de la Bolsa de Hong Kong (HKEX) también están facilitando la vuelta a casa a las empresas que deseen cotizar en Hong Kong. Ambas medidas deberían ayudar a calmar a los inversores. 

La preocupación por los ADR se ha sumado a una serie de interrogantes recientes en relación con las acciones chinas.

La preocupación por los ADR se ha sumado a una serie de interrogantes recientes en relación con las acciones chinas. Entre ellos, el aumento de los casos de covid-19, las tensiones geopolíticas, el enfoque de China en el desapalancamiento, la regulación y la desaceleración del crecimiento. El resultado han sido fuertes vaivenes en los mercados de renta variable, pasando de la mayor ola de ventas de acciones chinas desde 2008 a un reciente repunte que ha sido la mayor subida en dos días de las acciones chinas en más de 20 años. 

Creemos que a la lista inicial de cinco empresas —BeiGene, Yum China, Zai Lab, ACM Research y Hutchmed China— identificadas por el PCAOB se van a sumar más nombres. No obstante, muchas empresas chinas con ADR ya se han asegurado una cotización secundaria en Hong Kong, puesto que la Bolsa de Hong Kong ha relajado sus requisitos para atender la demanda de una cotización secundaria o doble cotización para los ADR. Antes de la fecha límite de 2024, compañías como Yum China ya han completado su cotización en Hong Kong. Esto significa que sus acciones podrían seguir cotizando incluso si dejasen de cotizar en los mercados estadounidenses.

El proceso de conversión de las posiciones de ADR en acciones del HKEX es bastante sencillo y rápido. Los inversores suelen dar instrucciones al custodio para que convierta los ADR en acciones de Hong Kong sin restricciones. El depositario se cancelará y el custodio entregará las acciones de Hong Kong al inversor, un proceso que en total tardará unos dos días hábiles por vía electrónica y tendrá un coste razonable. Esto debería ayudar a minimizar cualquier impacto en estos valores. 

Aumento de la liquidez en la negociación

Aunque a los inversores les inquieta que la liquidez bursátil en Hong Kong sea inferior a la del mercado estadounidense, creemos que esto podría cambiar en el futuro, puesto que se espera una recuperación de los volúmenes, con un creciente número de inversores que conviertan sus posiciones en ADR en acciones cotizadas en el HKEX. Aunque la negociación en Hong Kong no sería posible para una parte de los inversores institucionales con ADR, esto podría compensarse con el aumento de los flujos de inversores de China continental que pueden comprar empresas de cotización doble y principal en Hong Kong a través del sistema Southbound Stock Connect.

Las empresas de China continental interesadas en captar fondos en el extranjero han utilizado la estructura de entidades de interés variable (VIE) para eludir una ley según la cual Pekín prohíbe la inversión extranjera directa en ciertos sectores. Recientemente, estas estructuras han sido objeto de un nuevo escrutinio después de que China publicara nuevas directrices para la economía de plataforma. 

Aunque a los inversores les inquieta que la liquidez bursátil en Hong Kong sea inferior a la del mercado estadounidense, creemos que esto podría cambiar en el futuro, puesto que se espera una recuperación de los volúmenes, con un creciente número de inversores que conviertan sus posiciones en ADR en acciones cotizadas en el HKEX.

De hecho, la estructura VIE no es un objetivo de la HFCAA. Si en los próximos meses la CSRC aprueba la cotización en Hong Kong de una empresa con la estructura VIE, podría interpretarse como una aprobación implícita de las estructuras VIE por parte del mercado.

Cómodos con la exposición a ADR 

Las inversiones de T. Rowe Price que han invertido en ADR lo han hecho principalmente debido a la mayor liquidez de los mercados estadounidenses. Seguimos sintiéndonos cómodos con nuestras posiciones, ya que estas empresas tienen doble cotización o están abiertas a cotizar en Hong Kong. Además, no creemos que la evolución de la normativa sobre los ADR modifique nuestras tesis de inversión, que se basa en los fundamentales de las empresas y en un análisis en profundidad.

Es importante recordar que los valores chinos con ADR no dejarán de cotizar inmediatamente. La HFCAA exige a las empresas que cumplan las normas de auditoría en un plazo de tres años a partir de que la SEC les remita una advertencia, como ha sucedido con las cinco primeras empresas citadas. Es un plazo de tiempo más que suficiente para que las empresas establezcan una cotización secundaria —o incluso primaria— en otra bolsa. Dado que muchos ADR chinos ya cotizan en el mercado secundario, creemos que es poco probable que sus acciones dejen de negociarse. 

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Marzo 2022 / VIDEO

Nuestro posicionamiento ante el aumento de los riesgos de mercado
Siguiente artículo

Marzo 2022 / STRATEGY SPOTLIGHT

Eje de la estrategia Global Impact Credit de T. Rowe Price
202203-2088501

Marzo 2022 / INVESTMENT INSIGHTS

Análisis de las consecuencias en materia ESG de la invasión de Ucrania...

Análisis de las consecuencias en materia ESG de la invasión de Ucrania...

Análisis de las consecuencias en materia...

La presión para reducir la dependencia del gas ruso podría acelerar la transición...

Por Maria Elena Drew

Maria Elena Drew Directora de análisis