Skip to main content

Octubre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Qué esperar de China

El crecimiento futuro de China se enfrenta a tres grandes retos

A la hora de analizar China, actualmente creo que hay tres grandes temas que conviene explorar:

  1.  ¿Podrá mantener China su impresionante tasa de crecimiento de los últimos 30 años?
  2.  ¿Cuáles son las implicaciones de la ruptura estructural de las relaciones entre Estados Unidos y China?
  3.  ¿Con qué rapidez se integrará China en los mercados financieros mundiales?
     

1. ¿Puede mantener China su ritmo de crecimiento?

China ha registrado un crecimiento notable desde la década de los ochenta y, aunque su ritmo se ha ralentizado desde la crisis financiera mundial, la contribución general del país al PIB mundial ha seguido aumentando. Además, su crecimiento exhibe recorrido adicional: si bien China supone el 20% de la población mundial aproximadamente, su PIB representa en torno al 17%-18% del PIB mundial y sus exportaciones el 15% de las mundiales, por lo que todavía hay margen para una mayor expansión.

El crecimiento futuro de China se enfrenta a tres grandes retos: 1) Deuda y envejecimiento de la población; 2) Reequilibrio económico; y 3) Estatismo vs innovación. Analicemos uno a uno estos factores.

1) Deuda y envejecimiento de la población

China ha acumulado una enorme cantidad de deuda en los últimos diez años. En respuesta a la crisis financiera, el país lanzó un programa de estímulos masivos y en los años posteriores siguió poniendo en marcha medidas adicionales cada vez que la economía amenazaba con ralentizarse, aumentando aún más el volumen de deuda. A favor de China hay que decir, no obstante, que cuenta con un superávit de ahorro y todo un arsenal de herramientas para evitar que un potencial problema de liquidez degenere en crisis de solvencia. Dicho esto, si bien es probable que China pueda absorber más deuda, cualquier aumento de la deuda deberá ser mucho más lento en el futuro, y eso será una limitación para el crecimiento.

La evolución demográfica es también importante. China se ha beneficiado de una evolución demográfica notablemente favorable en los últimos 30 años, por dos razones: en primer lugar, porque se produjo un sustancial aumento de la población; y, en segundo lugar,  por la creciente urbanización del país a raíz del éxodo del campo a la ciudad. El recorrido de estos dos factores positivos ya está prácticamente agotado, lo que podría suponer un obstáculo para el crecimiento. No obstante, esto se verá compensado en parte por el hecho de que la población activa china está cada vez más cualificada: en los últimos diez años, el número de graduados universitarios que llegan al mercado de trabajo cada año ha aumentado de un par de millones a cerca de nueve millones.

China ha registrado un crecimiento notable desde la década de los ochenta.

2) Reequilibrio de la economía

Antes de la crisis financiera mundial, cerca del 35% del PIB de China provenía de las exportaciones; desde entonces, este porcentaje ha descendido hasta situarse en torno al 20%. Una proporción “normal” para una economía desarrollada sería del 15%-20%, por lo que es razonable suponer que el reequilibrio de la economía china con respecto a las exportaciones ya se ha producido en una gran medida.

Con todo, aún está por producirse una rotación considerable de la inversión al consumo. Como se señaló anteriormente, cerca del 40%-45% del PIB chino proviene de la inversión, lo que supone un porcentaje muy alto. Esto tendrá que reducirse con el tiempo, ya que si se invierte una proporción tan alta del PIB, ello se traducirá en una rentabilidad del capital cada vez menor y, de hecho, esto ya está sucediendo en China. En clave positiva, se ha producido un mayor reequilibrio entre producción industrial y servicios, lo cual está siendo positivo para la economía.

3) Estatismo vs innovación

En teoría, China es un país comunista con una superposición capitalista muy fuerte: ha recurrido profusamente al mercado para desarrollarse. No obstante, las autoridades mantienen un firme compromiso ideológico de conservar un amplio sector público y, de hecho, en los últimos cinco a ocho años se ha producido un refuerzo lento pero constante del sector estatal. ¿Puede China seguir creciendo con rapidez y reforzar al mismo tiempo el sector estatal? El retorno del capital en el sector estatal es inferior al del sector privado, por lo que es probable que una continuada y fuerte dependencia del Estado lastre el crecimiento a medio plazo.

A corto plazo, este tipo de compromiso con el sector estatal probablemente estará ayudando a la hora de resolver problemas tales como el Covid-19, etc. Tras el fuerte desplome del crecimiento chino en el primer trimestre de este año, la economía se ha recuperado notablemente en el segundo trimestre, acercándose a la elevada tasa existente antes del coronavirus. En una gran medida, esto ha sido posible gracias a los esfuerzos del Estado para, primero, contener la pandemia y luego estimular la economía aplicando diversas herramientas, como la inversión en infraestructuras y el uso de las empresas estatales. China sigue siendo la fábrica del mundo y exporta una gran cantidad de equipos médicos y productos de tecnología de la información. Su superávit por cuenta corriente es cada vez mayor.

2. ¿Cuáles son las implicaciones de la ruptura estructural de las relaciones entre Estados Unidos y China?

La relación entre Estados Unidos y China es ya más una rivalidad geopolítica en toda regla que una mera guerra comercial. Con todo, creo que la expresión “guerra fría” es inexacta al ser muchas las diferencias entre la situación sino-estadounidense actual y la relación que mantuvieron Estados Unidos y la URSS el siglo pasado. La rivalidad actual entre Estados Unidos y China es en gran medida una lucha por el liderazgo tecnológico del mundo, aunque también hay posibles puntos de fricción de carácter geopolítico en cuestiones relacionadas con Taiwán, la frontera india y Corea del Norte.

La respuesta de China a las crecientes tensiones en el ámbito de la tecnología ha sido redoblar esfuerzos para ser autosuficiente desarrollando sus propias tecnologías para suplir las que no tenían en áreas objeto de sanciones. Está tratando de reequilibrar su economía para que dependa más del consumo interno.

3. ¿Con qué rapidez se integrará China en los mercados financieros mundiales?

Los controles de capital han dificultado la presencia en China de inversores mundiales. Pero eso está cambiando. China está ahora mucho más interesada en atraer el capital mundial y ha iniciado reformas para abrir sus mercados. A los inversores mundiales cada vez les resulta más fácil invertir en China y, como resultado, los principales índices de renta fija están empezando a incluir a China de una manera mucho más significativa. Con el tiempo, espero que China tenga un peso mucho mayor en los índices mundiales de renta fija y divisas. Los gestores de reservas de divisas de bancos centrales de todo el mundo están empezando a incorporar el renminbi chino a su mix de reservas, aunque de forma modesta por ahora.

Espero que la integración de China en el sistema financiero mundial aumente sustancialmente en los próximos años, lo cual tendrá un gran importante en las decisiones de asignación de activos de los inversores.

Conclusión

Mis expectativas son de que China siga creciendo. El crecimiento continuará en el rango de un solo dígito y probablemente caerá en torno al 4% al final de la próxima década. Sin embargo, tendrá que superar varios retos en el futuro inmediato, entre ellos, la integración de China en el sistema financiero mundial, que sigue muy por detrás de su integración en la economía mundial. Espero que la integración de China en el sistema financiero mundial aumente sustancialmente en los próximos años, lo cual tendrá una gran incidencia en las decisiones de asignación de activos de los inversores. Los problemas geopolíticos, en concreto la rivalidad sino-estadounidense, seguirán generando ruido e incidiendo en las decisiones de inversión, pero no deberían hacer descarrilar el continuado ascenso de China como un poder económico y financiero.
 

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Octubre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

La flexibilidad es inestimable en períodos difíciles
Siguiente artículo

Noviembre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Cómo seleccionar ángeles caídos en el mundo post coronavirus
202010-1388859

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.