Skip to main content

Noviembre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Los resultados de las elecciones estadounidenses se antojan favorables al mercado

Es probable que la cohabitación redunde en políticas moderadas

Puntos clave

  • Las reacciones iniciales del mercado a los resultados electorales de Estados Unidos han sido favorables, pero podría seguir habiendo volatilidad a corto plazo.
  • Si los republicanos mantienen el control del Senado después de la segunda vuelta electoral en Georgia, la cohabitación podría dar al traste con el programa legislativo del gobierno Biden.
  • Un Senado controlado por los republicanos descartaría casi por completo cualquier subida significativa de los impuestos. La presidencia de Biden podría centrarse en la regulación y la política exterior.


Tras una fase inicial de incertidumbre, los recientes pasos de la Administración Trump para colaborar con el traspaso de poderes parecen garantizar la investidura de Joe Biden como presidente el 20 de enero de 2021. La segunda vuelta electoral de Georgia, que tendrá lugar el 5 de enero, inclinará a uno u otro lado la balanza de poder en el Senado. Por el momento, lo más probable es que se mantenga la cohabitación, con una mayoría apurada de los demócratas en la Cámara de Representantes.

Si bien los mercados de capitales parecen haber reaccionado positivamente a estos resultados, la transición poselectoral, aunque formamente en marcha, podría generar volatilidad de mercado. No obstante, los profesionales de la inversión de T. Rowe Price ven probable que otros temas, como la potencial distribución de la vacuna contra el coronavirus, cobren una mayor relevancia en los próximos meses.

“Me parece que la atención estará más centrada en la respuesta a la COVID-19 que en las elecciones”, señala John Linehan, Director de Inversiones, Renta Variable. “La única razón que podría hacer cambiar esto es que la situación degenere en una impugnación seria de los resultados electorales. En tal entorno, creo que podría cundir una mayor aversión al riesgo en los mercados”.

Elecciones y políticas públicas

Al adentrarse el Congreso saliente en un período de transición hasta la investidura de Joe Biden como nuevo presidente, los mercados estarán pendientes de posibles nuevas ayudas fiscales. Las negociaciones a este respecto entraron en punto muerto poco antes de las elecciones.

Katie Deal, analista de Washington de la División de Renta Variable, ve solo una “remota probabilidad” de legislación fiscal significativa de aquí a finales de 2020, con las negociaciones comenzando en serio para un paquete de estímulos en 2021. Dada la ajustada mayoría que cualquiera de los dos partidos será capaz de obtener en el próximo Senado, a los demócratas les resultará difícil igualar su paquete de 2,2 billones de USD, que no lograron sacar adelante en la cámara alta saliente.

Al adentrarse el Congreso saliente en un período de transición hasta la investidura de Joe Biden como nuevo presidente, los mercados estarán pendientes de posibles nuevas ayudas fiscales.

Es probable que la cohabitación sea el rasgo dominante del panorama fiscal en 2021 —siempre que en la segunda vuelta los republicanos logren ganar al menos uno de los dos escaños que corresponden a Georgia en el Senado estadounidense). “En un Senado republicano, cualquier propuesta de subida de impuestos de cierta magnitud nacería muerta”, predice Linehan."

En cohabitación, el debate fiscal podría acabar por reanudarse para ver qué hacer con unos déficits federales cada vez más abultados, sugiere Mark Vaselkiv, Director de Inversiones, Renta Fija. Por ahora, no obstante, ambos partidos parecen reconocer una cierta necesidad de relajación fiscal. La incapacidad de aprobar nuevos estímulos fiscales a principios del próximo año podría aumentar el riesgo de doble recesión, advierte Vaselkiv.

Perspectivas de política monetaria

Un factor importante que casi con toda seguridad no cambiará tras las elecciones es el apoyo masivo de liquidez de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) a la economía y los mercados de capitales, lo cual ha hecho bajar los diferenciales de crédito y permitido un repunte de la deuda corporativa en los segmentos tanto investment-grade como high yield. “Lo que ha hecho la Fed es extraordinario”, apunta Vaselkiv.

A pesar de la ingente inyección de liquidez, los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos (UST) a corto y largo plazo se han mantenido relativamente bajos y estables: una señal de que las expectativas de inflación siguen siendo débiles. Esto podría permitir a la Fed evitar tener que subir los tipos hasta 2024 y tal vez incluso hasta 2025, añade Vaselkiv.

Política regulatoria y comercial

Ante las menores probabilidades de iniciativas fiscales de gran alcance en un escenario de cohabitación, la Administración Biden podría recurrir a la política regulatoria para sacar adelante su programa de gobierno. Esto incluiría esfuerzos para inclinar el mix energético estadounidense del lado de las energías renovables, reduciendo la participación de los combustibles fósiles. Si bien la nueva regulación energética podría disuadir el gasto de capital en el sector, también podría tener algunas consecuencias positivas, al reducir la oferta e impulsar los precios de la energía, señala Linehan.

Por su parte, Deal ve improbable que se produzcan cambios sustanciales en la política de salud, como sería incorporar una opción de seguro de salud público a la Ley de Asistencia Asequible. Y aun cuando ambos partidos han manifestado interés por regular las grandes compañías de plataformas tecnológicas, sus propuestas son muy diferentes, haciendo dudosa cualquier intervención inmediata en este ámbito.

La política comercial es otra área en la que el nuevo gobierno podría intentar diferenciarse, dice Deal. Biden ha expresado su deseo de normalizar las relaciones con los socios comerciales tradicionales de Estados Unidos, como la Unión Europea, Japón y Corea del Sur. Ahora bien, en el caso de China las cosas podrían ser distintas. A Biden le sería políticamente difícil desmontar el régimen arancelario de Trump sin lograr antes avances demostrables con Pekín, afirma Deal.

Implicaciones para los mercados de capitales

Para los inversores en renta variable, es poco probable que el resultado electoral cambie la tendencia a una amplia dispersión de las rentabilidades (especialmente entre títulos growth y value), que no ha dejado de aumentar en los últimos doce meses. No obstante, todo dependerá en una gran medida de la evolución de la pandemia. Avances adicionales en el frente de la vacuna y un mayor crecimiento económico podrían beneficiar a sectores cíclicos como el energético, señala Linehan.

En los mercados de crédito estadounidenses, es probable que unos bajos tipos de interés, tasas de impago en descenso y las inyecciones de liquidez de la Fed sigan siendo factores positivos en el período poselectoral. No obstante, los rendimientos de los UST a largo plazo podrían subir algo a principios de 2021 si la recuperación económica cobra fuerza, afirma Vaselkiv.

La positivización de la curva de tipos debería mejorar el margen neto de los préstamos y, por consiguiente, la rentabilidad de bancos y otras entidades de crédito. Ahora bien —advierte— incluso una subida modesta podría traducirse en pérdidas de capital para las posiciones en títulos con duraciones más largas. Por ello, sugiere invertir en activos menos sensibles al riesgo de duración como los bonos high yield y los préstamos bancarios a tipo variable.

Conclusiones

Si bien las continuas incertidumbres políticas plantean problemas a corto plazo para los mercados de capitales tanto estadounidenses como del resto del mundo, creemos que la mayoría de los inversores saldrían mejor parados si se centrasen en sus estrategias de inversión a largo plazo.

Históricamente, el mercado de valores estadounidense ha exhibido un comportamiento relativamente similar, independientemente del partido al que perteneciera el nuevo presidente, apunta Linehan, lo que sugiere que lo más adecuado es adoptar una perspectiva a largo plazo. Los costes potenciales de entrar y salir de clases de activos en respuesta a eventos políticos a corto plazo pueden resultar muy elevados, añade Vaselkiv.

Los costes potenciales de entrar y salir de clases de activos en respuesta a eventos políticos a corto plazo pueden resultar muy elevados

- Mark Vaselkiv, Director de Inversiones, Renta Fija

“Es muy fácil obsesionarse con los resultados electorales”, comenta Linehan. “Pero creemos que tener un enfoque equilibrado de la inversión, y ser sensato y cuidadoso, podría ser clave para el éxito de la inversión a largo plazo”.

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Noviembre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Asignación de activos global: Perspectivas noviembre
Siguiente artículo

Noviembre 2020 / MARKETS & ECONOMY

Por qué el futuro de la inversión value se antoja ahora más brillante
202011-1414247

Noviembre 2020 / BLOG

El énfasis en la regulación de Biden podría...

El énfasis en la regulación de Biden podría tener un gran impacto

El énfasis en la regulación de Biden podría...

Los esfuerzos para lograr los objetivos ambientales pueden tener consecuencias

Por Katie Deal

Katie Deal Associate Analyst

Noviembre 2020 / MARKETS & ECONOMY

La victoria de Biden ofrece una perspectiva...

La victoria de Biden ofrece una perspectiva mixta para los inversores

La victoria de Biden ofrece una perspectiva...

Es probable que haya estímulos fiscales adicionales y quizá subidas de impuestos

Por T. Rowe Price

T. Rowe Price

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.