Skip to main content

Noviembre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Cómo seleccionar ángeles caídos en el mundo post coronavirus

La incertidumbre significa que los inversores deben proceder con cautela

Puntos clave

  • Los títulos con grado de inversión rebajados a bonos basura, los conocidos como “ángeles caídos”, se han convertido en una parte predominante del panorama de crédito debido a la crisis del coronavirus.
  • Si bien la actual expansión monetaria sin precedentes y los datos históricos apuntan a un buen comportamiento de los ángeles caídos, los potenciales contratiempos que se avecinan imponen cautela.
  • Entre ellos, destaca una segunda ola de coronavirus y la forma de la recuperación económica, lo que significa que los inversores deben actuar con diligencia en lugar de simplemente seguir tendencias.


La pandemia de coronavirus provocó el cierre de amplios sectores de las economías de todo el mundo, y si bien muchos países y empresas han vuelto a abrir o están reabriendo con cautela, el impacto que esto ha tenido en los activos de crédito es evidente. La primera mitad del año se ha visto plagada de cifras récord de cierres, impagos y rebajas de calificaciones crediticias. Esto ha redundado en un volumen récord de títulos de deuda que han visto rebajada su calificación de investment grade a la categoría de bonos basura: los conocidos como “ángeles caídos”.

Un año de ángeles caídos sin precedentes

(Gráfico 1) El volumen de deuda de ángeles caídos ya marcó un récord en la primera mitad de 2020 (en
USD )

En la imagen se ve que el volumen de deuda de ángeles caídos ya marcó un récord en la primera mitad de 2020 (en USD)

A 30 de junio de 2020.
Universo de deuda denominada en USD.
Fuente: J.P. Morgan Chase (véanse las notas informativas adicionales).

A primera vista, podría pensarse que esto brinda la oportunidad de lanzarse a comprar estos títulos rebajados, dada su tendencia histórica a exhibir una superior rentabilidad relativa. Ahora bien, el entorno de mercado sin precedentes y los tiempos de incertidumbre que se avecinan obligan a los inversores a recapacitar antes de lanzarse a comprar gangas.

Sectores que, a nuestro juicio, son excesivamente sensibles a la COVID-19 y conviene evitar: aerolíneas, transporte y REITs (SOCIMIS) especializados en inmuebles comerciales.

- David Stanley, gestor de cartera, renta fija

Un volumen récord de deuda de ángeles caídos

Si bien los ángeles caídos (término utilizado para describir títulos que inicialmente recibieron el rating Investment grade al emitirse, pero que posteriormente vieron rebajada su calificación crediticia a una categoría inferior al grado de inversión) no son un fenómeno nuevo, la escala de las rebajas de rating observadas en la primera mitad de 2020 hace insignificante todo lo visto anteriormente. Más de 90.000 millones de USD en títulos de deuda perdieron la categoría investment grade a lo largo del mes de marzo, casi el doble del récord mensual anterior de 48.000 millones de USD registrado en 2005. A finales de junio, 2020 ya había visto el mayor número de ángeles caídos por el volumen de deuda en USD: cerca de 197.000 millones de USD.

Los sectores cíclicos son los que han sufrido los mayores varapalos, sobre todo transporte y energía. Ni siquiera se han salvado las firmas más conocidas, como el fabricante de automóviles Ford, que vio como unos 36.000 millones de USD de su deuda quedaban relegados a la categoría high yield en marzo.

Los antecedentes históricos indican que ahora es el momento

Visto desde una perspectiva histórica, este repunte del volumen de deuda de ángeles caídos podría brindar una oportunidad a los inversores que operan en los segmentos investment grade y high yield. Los títulos de los ángeles caídos han tendido a superar en rentabilidad a esas otras dos clases de activos de renta fija en las dos últimas décadas. Según análisis de T. Rowe Price, , a escala mundial, los títulos de ángeles caídos han superado en rentabilidad a títulos homólogos investment grade y high yield en cerca de un 3% o más en base anualizada desde 1998.1

Esta dinámica responde a la venta forzosa y reactiva de que son objeto los ángeles caídos cuando ven rebajada su calificación crediticia. Una vez que un bono sale del universo investment grade, algunos vehículos, como los fondos cotizados en bolsa (ETF) pasivos investment grade, se ven obligados a vender esos títulos. Los bonos son igualmente susceptible de sufrir ventas reactivas de inversores asustados por la rebaja de calificación, lo que hace caer su precio aún más. Esto brinda a los gestores activos la oportunidad de comprar créditos por lo demás sólidos que cotizan con descuento debido a dicha rebaja.

Los títulos de ángeles caídos han superado en rentabilidad al conjunto del mercado de deuda desde la crisis financiera mundial

(Gráfico 2) En términos de rentabilidad total, los títulos homólogos investment grade y high yield quedaron rezagados

En términos de rentabilidad total, los títulos homólogos investment grade y high yield quedaron rezagados

La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro.

A 31 de agosto de 2020.

1 Rentabilidad acumulada/anual calculada usando datos diarios de Bloomberg. Índices de referencia utilizados: Ángeles caídos globales = ICE BofA Global Fallen Angel High Yield Index; Global Original HY = ICE BofA Global Original Issue High Yield Index; Global IG = ICE BofA Global Corporate Index; Global HY = ICE BofA Global High Yield Index.

Fuente: análisis de T. Rowe Price.

El sector energético domina el segmento de deuda de ángeles caídos este año

(Gráfico 3) Los valores cíclicos han quedado especialmente rezagados en todo el mundo debido al coronavirus

Los valores cíclicos han quedado especialmente rezagados en todo el mundo debido al coronavirus

A 30 de junio de 2020.

Fuente: análisis de T. Rowe Price. Ángeles caídos denominados en USD.

La actual relajación monetaria sin precedentes proporciona un mayor apoyo

Si bien un análisis histórico puede prestar apoyo a unos mercados repletos de ángeles caídos, ciertos elementos del entorno de mercado actual podrían imprimir un mayor impulso a la deuda de los ángeles caídos. El más evidente está siendo la serie sin precedentes de estímulos monetarios por parte de los principales bancos centrales del mundo, en términos tanto de profundidad como de amplitud. Además de reducir los tipos y poner en marcha programas de compra de activos, algunos institutos emisores han incluido directamente los ángeles caídos entre sus objetivos. En particular, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció en abril que podría empezar a comprar bonos corporativos en el segmento high yield si han visto rebajada su calificación crediticia desde la categoría investment grade debido a problemas provocados por el coronavirus. Un mes más tarde, la Fed empezó a comprar ETFs de bonos corporativos. Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) anunció que a partir de abril empezaría a aceptar deuda rebajada a bono basura como colateral de los bancos para sus préstamos ultrabaratos; ahora bien, esto no significa que estén incluidos en su programa de compra de deuda. Si bien el techo del comportamiento individual vendrá determinado por los fundamentales de cada título, este amplio apoyo del mercado de deuda corporativa con calificación crediticia rebajada debería ayudar a limitar el margen de corrección adicional de los ángeles caídos.

No obstante, para beneficiarse de la nueva serie de ángeles caídos, no es prudente comprar bonos a ciegas y esperar a que una marea creciente levante todos los barcos.

- Steve Boothe, jefe de inversión global‑crédito investment grade

El nuevo brote del virus y una recuperación económica más lenta podrían restarles impulso

No obstante, para beneficiarse del nuevo grupo de ángeles caídos, no es prudente comprar bonos a ciegas y esperar a que una marea creciente levante todos los barcos. Se avecinan varios peligros potenciales:

Recuperación económicas más lenta: por ejemplo, las expectativas de estrechamiento de los diferenciales están asociadas a una rápida recuperación de la economía mundial post coronavirus. Si la recuperación económica es más lenta de lo previsto, aumenta el riesgo de tasas de impago más altas entre las firmas emisoras de esta clase de activos.

Impactos adicionales del coronavirus: la reaparición de los temores a nuevos brotes de coronavirus y la reimplantación de medidas más estrictas para mitigarlos podrían lastrar aún más a los ángeles caídos.

A la vista de estos factores negativos, es vital que los inversores afronten estos desafíos con una rigurosa selección de títulos. En particular, esto incluye saber qué sectores entrañan mayor riesgo y son potencialmente más vulnerables a un segundo pico de contagios. Hasta ahora, por ejemplo, muchas industrias cíclicas son las que han sufrido el mayor varapalo del coronavirus, suponiendo sectores como transporte, energía, ocio y distribución minorista suponen el 75% de los ángeles caídos. En general, prevemos que títulos de deuda por valor de 300.000 millones de USD de emisores no financieros con calificación crediticia investment grade podrían verse rebajados a bonos basura a finales de 2020. Sectores que, a nuestro juicio, son excesivamente sensibles a la COVID-19 y conviene evitar: aerolíneas, transporte y REITs (SOCIMIS) especializados en inmuebles comerciales.

Confiamos en haber pasado lo peor de la pandemia de coronavirus. Sin embargo, a los mercados financieros, al crédito corporativo y a los inversores les queda mucho camino por recorrer, ya que la recuperación económica aún está por tomar forma. Los inversores han de operar con diligencia en un entorno en el que el crédito no es en absoluto seguro, en lugar de simplemente confiar en que la historia puede repetirse cuando se trata de ángeles caídos.

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Octubre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Qué esperar de China
Siguiente artículo

Noviembre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

La recuperación de la zona euro hará un paréntesis este invierno
202010-1353773
FONDO RELACIONADO
SICAV
Clase I EUR
ISIN LU0133091248
Este fondo diversificado invierte predominantemente en bonos corporativos denominados en euros. Trata de beneficiarse de las ineficiencias de los mercados de bonos corporativos y generar valor mediante rendimientos y revalorización del capital. Invertimos a lo largo de la estructura del capital. Ver más...
Rentabilidad a 3 años
(Anualizada)
3,38%
Cupón medio
1,52%
FICHA DEL FONDO
Volumen del fondo
(EUR)
€267,5m
Vencimiento medio
4,89 años
Duración media
N.D.
FONDO RELACIONADO
SICAV
Clase I USD
ISIN LU1216623295
Cartera de gran convicción compuesta por entre 75 y 150 de las mejores ideas de bonos corporativos globales, generadas por nuestra plataforma de análisis global. Invertimos principalmente en una cartera diversificada de bonos corporativos investment grade de emisores de todo el mundo, incluidos los mercados emergentes. Ver más...
Rentabilidad a 3 años
(Anualizada)
6,39%
Cupón medio
3,35%
FICHA DEL FONDO
Volumen del fondo
(USD)
$35,5m
Vencimiento medio
9,10 años
Duración media
7,44 años

Septiembre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Investment Grade europeo: ¿puede durar el...

Investment Grade europeo: ¿puede durar el rally?

Investment Grade europeo: ¿puede durar el...

El apoyo técnico de que goza la deuda de la región podría disminuir pronto

Por David Stanley

David Stanley Portfolio Manager

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.