Skip to main content

Diciembre 2020 / MARKET OUTLOOK

Japón: futuro "dulce" con el nuevo primer ministro Suga

Cuatro razones para ser alcistas sobre las perspectivas de inversión de Japón.

PUNTOS CLAVE

  • Japón ha gestionado hábilmente la crisis del coronavirus y su naturaleza cíclica pone a esta plaza en una excelente posición liderar una potencial recuperación poscoronavirus.
  • El nuevo primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, se ha comprometido a seguir impulsando las reformas estructurales que necesita el país del sol naciente, así como a continuar mejorando la productividad.
  • Las competitivas valoraciones de los títulos japoneses y la creciente atención que prestan las empresas a mejorar la rentabilidad para el accionista respaldan nuestra visión de que ahora es un buen momento para estar invertidos en Japón.

A nuestro juicio, la renta variable japonesa está bien posicionada para sobresalir en 2021, con varios factores que apuntalan nuestras positivas previsiones de cara al nuevo año, entre los que destaca la naturaleza cíclica del mercado japonés, al situar a la plaza en una excelente posición para sacar partido a una eventual recuperación pospandemia mundial.

Es importante señalar que el nuevo primer ministro del país Yoshihide Suga también ha prometido seguir impulsando las mejoras estructurales de Japón, lo que incluye reformar los mercados y las prácticas de gobierno corporativo, al igual que incrementar la productividad.

Las competitivas valoraciones de los títulos japoneses y el mayor énfasis de las empresas en mejorar la rentabilidad de los accionistas son otras posibles fuentes de comportamiento relativo superior.

En resumen, ahora es un buen momento para invertir en Japón y a continuación exponemos cuatro razones clave de nuestra afirmación.

Japón es un mercado cíclico y actualmente cotiza con descuento respecto a plazas similares

Todo apunta a que Japón estaría bien posicionado para beneficiarse de una recuperación pospandemia cíclica cuando las economías mundiales se reactiven. Internamente, Japón ha gestionado bien la crisis del coronavirus: las tasas de mortalidad y de infecciones se han mantenido relativamente bajas en comparación con muchos otros países.

Sin embargo, a fecha de hoy, Japón exhibe un comportamiento inferior al de otras grandes plazas y sigue cotizando con descuento respecto a estos mercados de valores. El TOPIX de Japón, por ejemplo, cotizaba a un PER (ratio precio/beneficios) de 17,9 veces a 13 de noviembre de 2020. Compárese esa cifra con los PER de 26,5x de Estados Unidos (S&P 500), de 18,8x en Europa (MSCI Europe) y de 18,7x en mercados emergentes (MSCI EM).

Japón es un mercado altamente cíclico y ello ha pesado en su comportamiento este año, al verse lastrado el comercio mundial por el covid. Como resultado, los inversores extranjeros están significativamente infraponderados en esta plaza, pese a las crecientes perspectivas de una recuperación cíclica mundial. Las valoraciones son atractivas, en comparación con otras plazas, lo que brindará un sinfín de oportunidades cuando se recupere el crecimiento mundial.

En resumen, la renta variable japonesa está relativamente barata, infraponderada y excelentemente posicionada de cara a una potencial recuperación económica mundial. Con esto en mente, hemos estado ampliando nuestra exposición a compañías cíclicas durante el verano, incluidos títulos en los sectores de servicios de alimentación, electrónica y automatización, y del automóvil.

 

Japón es cuna de empresas ejemplares que encarnan la excelencia manufacturera

Desde la robótica avanzada y automatización hasta los semiconductores y la tecnología 5G, Japón es cuna de las principales empresas industriales y tecnológicas del mundo, muchas de las cuales se han visto apuntaladas por tendencias favorables seculares de largo plazo. El coronavirus, por ejemplo, ha puesto de relieve los riesgos de una fuerza laboral no disponible o diezmada, así como la necesidad de una mayor automatización de las fábricas después de la pandemia.

Del mismo modo, otras empresas industriales se han beneficiado de la puesta en marcha del ciclo tecnológico 5G y de la persistente demanda secular de semiconductores. Estas compañías son líderes mundiales, exportando su propiedad intelectual y  ventaja tecnológica al mundo entero.

A nuestro juicio, las perspectivas de estas empresas no pueden sino mejorar sustancialmente de aquí en adelante.

Japón está dando prioridad a la transformación digital y a la mejora de la productividad

Pese a su fama de excelencia manufacturera en varias industrias clave, el aferrarse de Japón a varias costumbres y prácticas sociales y laborales sigue generando ineficiencia y socavando la productividad general. Por ejemplo, las máquinas de fax siguen siendo de uso común en las empresas niponas, tanto en el sector público como en el privado, pese a ser una tecnología que quedó obsoleta hace bastante tiempo.

Al mismo tiempo, en cambio, áreas como el comercio electrónico y los pagos contactless siguen teniendo una escasa penetración en Japón en comparación con plazas desarrolladas similares, mientras que la inversión en tecnología para el lugar de trabajo e infraestructura para la informática en la nube se ha visto igualmente relegada.

Dado el envejecimiento bien documentado de la población japonesa, la reforma de estas costumbres y prácticas obsoletas es un paso esencial para incrementar la productividad general.

Para los inversores, también presenta oportunidades potencialmente brillantes, sobre todo entre las empresas de menor tamaño, escasamente seguidas por los analistas financieros en Japón.

Es importante señalar que el nuevo primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, ha asumido al 100% las políticas de su predecesor, Shinzo Abe, priorizando el programa de reformas estructurales de Japón y haciendo de la transformación digital de Japón la máxima prioridad nacional.

La creación de un nuevo Ministerio de Asuntos Digitales y la recientemente anunciada “Agencia Digital”, encargada de gestionar, supervisar y promover esta transformación, pone de manifiesto la firme determinación del gobierno de llevar a buen término esta prioridad clave.

Este es un momento fascinante para las industrias y empresas que están a la vanguardia de este cambio y, a nuestro juicio, estamos bien expuestos a muchas de estas áreas de crecimiento potencial, desde la telemedicina hasta la informática en nube, además del procesamiento de pagos en línea.
Varias de las compañías que poseemos en estos espacios son títulos de pequeña capitalización, identificados gracias a nuestro profundo conocimiento y amplia cobertura del mercado japonés, por lo que no son empresas en las que estén invertidas muchas estrategias de grupos similares a T. Rowe Price.

La reforma del gobierno corporativo es muy real, pero sigue en fase incipiente

Algunos inversores enseguida esgrimen que las acciones japonesas son baratas con motivo: normas de gobierno corporativo deficientes y menor rentabilidad para el accionista. Ahora bien, aun cuando alguna vez esto podría haber sido cierto, hace tiempo que tal afirmación dejó de reflejar la realidad del panorama empresarial japonés.
Si ha habido un área de éxito visible de las políticas públicas en Japón de la última década, es justamente la relativa a la reforma de las prácticas de gobierno corporativo. La mejora observada durante este periodo ha sido rápida y significativa, y prosigue en la actualidad.

Similarmente, es innegable la mejora de la rentabilidad para el accionista en los últimos años. Los rescates de acciones de las empresas japonesas alcanzaron máximos históricos en 2019. Aunque el nivel general en 2020 ha sido comprensiblemente más bajo, cabe destacar que, en marzo, Softbank realizó la mayor recompra de acciones de su historia. Las empresas japonesas habrán tomado nota de ello, por lo que anticipamos un aumento potencialmente pronunciado de la rentabilidad para el accionista en la renta variable japonesa en 2021.
Si bien la rentabilidad para el accionista ha caído a raíz de la pandemia de coronavirus, la aceleración forzada del reestructuración empresarial en Japón ha tenido un impacto más positivo. Este será un año récord, con las opas disparándose con fuerza (en tasa interanual) en lo que va de 2020.

Con la repentina dimisión del ex primer ministro Abe en septiembre de 2020, se temía que el programa de reformas económicas y estructurales (la Abenomics) también pudiera llegar a su fin. Sin embargo, la elección de Suga como nuevo primer ministro de Japón es ampliamente visto como un voto de continuidad, ya que fue jefe de gabinete y mano derecha de Abe durante todo su mandato. Suga ha dejado claro que su equipo de gobierno seguirá avanzando en el programa de reforma de la Abenomics, con incentivos fiscales a las empresas para fomentar la reforma, así como iniciativas para promover “transformaciones empresariales”.

En Conclusión

Como se ha descrito, confiamos en las perspectivas de la renta variable japonesa en 2021 y años venideros. A nuestro juicio, el nombramiento de Suga como primer ministro es positivo, al asegurar la continuidad del programa de reformas de la Abenomics. Al mismo tiempo, la priorización del avance digital de Japón para mejorar la productividad podría impulsar el aumento de los beneficios de las empresas japonesas y, potencialmente, una mayor rentabilidad para los inversores. También nos parece un buen momento para invertir en Japón por la sensibilidad de esta plaza a una recuperación mundial: en el pasado Japón a menudo superó en rentabilidad al resto de mercados al rebotar la economía desde sus mínimos cíclicos. Por consiguiente, vemos probable que los beneficios de las empresas japonesas superen las previsiones de consenso actuales. Además, anticipamos mejoras y reestructuraciones adicionales en todos los sectores, ya que cabe esperar que cada vez más empresas se centren en su sostenibilidad a largo plazo y se esfuercen por ofrecer mejores rentabilidades a los accionistas.

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Diciembre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Hoja de ruta para invertir en crédito en 2021
Siguiente artículo

Diciembre 2020 / MARKET OUTLOOK

Asignación de activos global: Perspectivas de diciembre
202012-1431028

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.