Skip to main content

Octubre 2020 / BLOG

El gasto federal podría ser un catalizador para el sector de industriales

El sector es especialmente sensible a la coyuntura económica

El tamaño y alcance potencial de los futuros proyectos de ley de gasto federal para impulsar la economía, especialmente en el ámbito de las infraestructuras, tendrían una gran repercusión en el sector de industriales.

Tras la aprobación de la Ley de Recortes de Impuestos y Empleo, el presidente Donald Trump hizo público un programa de infraestructuras que nunca llegó a plasmarse en una ley. De resultar reelegido, Trump podría intentar sacar adelante un paquete de mejoras centrado en el transporte terrestre (reparación de carreteras y puentes), así como en aeropuertos y otras infraestructuras clave. Por el contrario, el candidato demócrata y ex vicepresidente estadounidense, Joe Biden, se ha pronunciado a favor de un ambicioso plan para financiar proyectos de infraestructuras tradicionales, acompañado de fuertes inversiones en energías limpias y eficiencia energética.

Si se implementaran, los expansivos planes de Biden podrían acelerar el fomento de la eficiencia energética y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, una tendencia secular que afectaría a empresas especializadas en compresores de aire, ferrocarril, aviones comerciales, vehículos eléctricos y gases industriales.

La forma definitiva del plan de infraestructura de cualquiera de los candidatos dependerá en una gran medida del equilibrio de poder en el Senado.

Independientemente de quién gane la presidencia, Jason Adams, gestor de cartera de la estrategia Global Industrials Equity, ve probable algún tipo de proyecto de ley en materia de infraestructuras susceptible de aupar a las empresas de maquinaria y construcción.
 

Política comercial

La política comercial del próximo presidente también tendrá implicaciones importantes para las empresas industriales que normalmente venden sus productos en el exterior y operan cadenas de suministro mundiales. Ambos candidatos han adoptado un enfoque firme con respecto a China, aunque sus estrategias y objetivos difieren.

La forma definitiva del plan de infraestructura de cualquiera de los candidatos dependerá en una gran medida del equilibrio de poder en el Senado.

Durante su primer mandato, el empeño de Trump por reducir el déficit comercial de Estados Unidos aplicando aranceles punitivos generó una mayor incertidumbre, control reglamentario y costes para las compañías industriales con operaciones multinacionales. A nuestro juicio, es probable que las tensiones comerciales con China se intensifiquen si sale reelegido presidente el candidato republicano. Al mismo tiempo, Trump también podría tratar de redefinir las relaciones comerciales con la Unión Europea, incrementando potencialmente el riesgo de nuevos aranceles.

Todos los indicios apuntan a que, como presidente, Biden también adoptaría una postura firme frente a China en materia de prácticas del mercado y derechos humanos, pero buscaría un enfoque multilateral y exploraría soluciones más allá del ámbito comercial en cualquier renegociación de las relaciones de Estados Unidos con China.
 

Repatriación de la producción industrial estadounidense

Las dificultades con las que ha tenido que lidiar Estados Unidos para abastecerse de equipos de protección personal y otros suministros médicos críticos durante la pandemia de coronavirus han puesto de relieve la necesidad del país de contar con suministros seguros y de fácil acceso en caso de crisis. Estas preocupaciones por la seguridad de la cadena de suministro podrían apuntalar los esfuerzos de la administración Trump de incentivar la repatriación de la producción industrial estadounidense mediante créditos fiscales y aranceles. Es probable que los esfuerzos iniciales se centren en ciertas cadenas de suministro de los sectores de salud y tecnológico, pero podrían extenderse a tecnologías críticas en el sector de industriales. También Biden ha expresado su apoyo a la repatriación de industrias estadounidenses cruciales desde el punto de vista estratégico. En opinión de Adams: “la automatización de las fábricas podría ser una beneficiaria relativa si se sigue adelante con la reubicación en territorio estadounidense de cadenas de suministro mundiales”.
 

...la automatización de las fábricas podría ser una beneficiaria relativa si se sigue adelante con la reubicación en territorio estadounidense de cadenas de suministro mundiales.

- Jason Adams, gestor de cartera, Global Industrials Equity Strategy

Normativa ambiental

Las iniciativas de desregulación del presidente Trump han eliminado y debilitado la regulación ambiental, reduciendo los costes de cumplimiento normativo de algunas compañías manufactureras y de la industria pesada de Estados Unidos. Esta tendencia probablemente continuará si consigue otro mandato.

Una administración Biden tratará de fortalecer el marco normativo en materia de medio ambiente, probablemente haciéndolo más estricto que durante la presidencia de Barack Obama. Por ejemplo, Biden ha apoyado la clasificación de las sustancias químicas perfluoroalquilo y polifluoroalquilo (conjuntamente, PFAS) como “peligrosas”, lo que conllevaría el establecimiento de límites máximos a su presencia en el agua potable. La prevalencia de estas sustancias artificiales en muchas industrias y productos podría hacer incurrir a los contaminantes en sustanciales costes de reparación y/o saneamiento.

Dejando de lado las repercusiones políticas y normativas, Adams cree que los valores industriales podrían beneficiarse “cuando la atención de los inversores vuelva a centrarse en el ciclo económico que se avecina” y apunta a la posibilidad de crecimiento económico sincronizado en las economías clave del mundo “como catalizador potencialmente positivo para el sector”.
 

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Octubre 2020 / MULTI-ASSET SOLUTIONS

Cinco razones por las que los inversores deberían considerar invertir ahora en valores small-cap
Siguiente artículo

Octubre 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

¿Por qué los aspectos ASG son parte integral del análisis de compañías mineras?
202010‑1365641

Septiembre 2020 / BLOG

Se busca ayuda federal: los municipios se...

Se busca ayuda federal: los municipios se enfrentan a un futuro fiscal...

Se busca ayuda federal: los municipios se...

Las elecciones estadounidenses podrían incidir negativamente en las maltrechas cuentas...

Por Katie Deal

Katie Deal Associate Analyst

Agosto 2020 / BLOG

Potenciales ganadores y perdedores del plan...

Potenciales ganadores y perdedores del plan climático de Biden

Potenciales ganadores y perdedores del plan...

Las nuevas normas afectarían al sector energético y a la industria automovilística.

Por Katie Deal

Katie Deal Associate Analyst

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.