Skip to main content

Junio 2020 / MARKET OUTLOOK

Signos positivos para las perspectivas poscoronavirus de Japón

La pandemia está haciendo cambiar a las empresas japonesas por la vía rápida

Puntos clave

  • Las empresas japonesas atesoran grandes reservas de efectivo, lo que debería permitirles afrontar cómodamente una posible recesión económica mundial a corto plazo.
  • Japón también se perfila como un posible beneficiario a largo plazo de la pandemia del coronavirus, al forzar a sus empresas a adoptar nuevas tecnologías y soluciones de trabajo.
  • El impacto de este cambio por la vía rápida en las empresas japonesas, en términos de productividad solamente, podría ser sustancial para el crecimiento de la economía japonesa a largo plazo.

 

Estamos viviendo tiempos extraordinarios. Más allá del riesgo inmediato para la salud pública, todo apunta a que la pandemia del coronavirus tendrá repercusiones de gran alcance a escala mundial. Ya hemos visto la grave dislocación económica provocada por la crisis, cuyo resultado será casi con total seguridad una recesión económica mundial. Ahora bien, por imposible que pueda parecer, no todos los posibles impactos de la pandemia serán negativos. Desde una perspectiva de inversión, Japón se perfila como un beneficiario potencial, ya que el coronavirus está forzando a las empresas tradicionales a encontrar soluciones de trabajo innovadoras y adoptar las nuevas tecnologías. Por supuesto, algunas se adaptarán mejor y avanzarán más que otras, por lo que una selección activa de valores será clave.

 

En tiempos de crisis, “el efectivo es el rey”

Lejos de ser inmune a los efectos del brote de coronavirus, el mercado de valores de alta beta japonés sufrió fuertes pérdidas durante el primer trimestre, ante la ola de aversión al riesgo en todo el mundo. Lo que resultó alentador, no obstante, fue que a pesar de la extremada incertidumbre, las compañías japonesas, en su conjunto, continuaron aumentando la remuneración del accionista en forma de recompras de acciones y dividendos.

Las empresas japonesas están inundadas de liquidez

(Gráfico 1) Dinero y activos líquidos como porcentaje del patrimonio total de la empresa 

(Fig. 1) Dinero y activos líquidos como porcentaje del patrimonio total de la empresa

A 31 de diciembre de 2019.
Fuente: Ministerio de Economía de Japón, análisis de datos de T. Rowe Price. Solo incluye acciones no financieras.

Como dice el refrán, “en tiempos de crisis, el efectivo es el rey”, y las empresas japonesas están llenas de ello. Las empresas japonesas entraron en la crisis del coronavirus con el mayor nivel de liquidez jamás registrado: los balances de las empresas japonesas sumaban en su conjunto más de 6.500 billones de USD a finales de diciembre de 2019, según el Ministerio de Economía de Japón. Y lo que es más, las reservas de efectivo tienen una base muy amplia, al estar uniformemente distribuidas por casi todos los sectores de la economía japonesa.

En el Gráfico 1 se pone de relieve que, a 31 de diciembre de 2019, las empresas japonesas disponían colectivamente de un importante colchón de efectivo, algo especialmente positivo en períodos de grandes turbulencias de mercado. Por otro lado, esta abultada posición de liquidez también puede ofrecer a las compañías japonesas muchas opciones. Pueden aplicar el exceso de efectivo a reducir la deuda, reinvertir en su negocio, o bien, remunerar más a los accionistas y mejorar el ratio de rentabilidad-recursos propios (ROE). En los últimos años, las firmas japonesas se han centrado claramente en esta tercera opción, asignando grandes cantidades de dinero a financiar retornos al accionista cada vez más altos vía niveles récord de recompra de acciones y distribución de dividendos.

 

Mayores rentabilidades para los accionistas, y recorrido alcista adicional

Desde el inicio de la estrategia económica Abenomics en 2012, la tasa de payout total de las empresas japonesas (es decir, dividendos y recompras de acciones) como porcentaje del beneficio neto de la empresa se había casi duplicado a finales de 2019 hasta cerca del 60%.2 A nuestro juicio, este marcado aumento de la remuneración del accionista es impresionante, habida cuenta de la tendencia histórica de las firmas japonesas a acumular efectivo en sus balances de manera ineficiente.

Con todo, aún sigue habiendo más capacidad para ofrecer una mayor rentabilidad a los inversores. Durante el mismo período de 2012 a 2019, el efectivo y los depósitos a corto plazo de las empresas japonesas también se han casi duplicado. En lugar de recaer en las malas costumbres de antaño, nos gustaría ver a más y más empresas usando este dinero para financiar distribuciones más generosas a los accionistas y mejorar su ratio ROE.

La tendencia a una mayor rentabilidad para los accionistas se ha visto impulsada, de un lado, por la mejora del régimen de gobierno corporativo de Japón, un tema sobre el que ya hemos hablado largo y tendido. El Primer Ministro Shinzo Abe se puso como objetivo situar las normas de gobierno corporativo de Japón a la altura de las vigentes en países similares. Ello se tradujo en la implantación de un nuevo marco legal de gobierno corporativo, basado en las mejores prácticas mundiales, y también en incentivar a las empresas a mejorar la rentabilidad para los accionistas.

La pandemia está imponiendo el cambio por la vía rápida

(Gráfico 2) Se ha puesto de relieve el rígido entorno corporativo japonés

(Fig. 2) Se ha puesto de relieve el rígido entorno corporativo japonés

1 Fuente: Ministerio del Interior de Japón, 2018. Encuesta realizada a empresas con más de 100 empleados.
2 Fuente: Reuters, febrero de 2020. Encuesta a empresas niponas de todos los sectores realizada durante los meses de enero y febrero de 2020.

A la vista de sus vastos recursos financieros, no prevemos que haya muchas empresas japonesas que se vean forzadas a recortar dividendos en el futuro inmediato, en comparación con firmas similares del resto del mundo con posiciones de liquidez mucho menos afortunadas. Ahora bien, en nuestra opinión, la renta variable japonesa solo cobrará más atractivo si, a raíz de la pandemia, las empresas son capaces de convencer al mundo de que están dispuestas a utilizar sus vastas reservas de liquidez y ser las primeras en dar el paso de recompensar a los accionistas.

Las empresas japonesas entraron en la crisis del coronavirus con el mayor nivel de liquidez jamás registrado...

 

La pandemia está imponiendo el cambio por la vía rápida

La pandemia de coronavirus está cambiando la forma de trabajar en Japón, lo que tendrá importantes repercusiones a largo plazo. Las limitaciones impuestas por el coronavirus, por ejemplo, han sacado a la luz muchas de las ineficiencias fuertemente arraigadas en el mundo corporativo japonés y forzado a las empresas a explorar soluciones de trabajo flexibles y nuevas tecnologías.

Algunas han puesto en marcha soluciones de inteligencia artificial (IA) en los call centers, mientras que otras han adoptado medios/plataformas de conferencias online a fin de mantener el contacto con trabajadores aislados.

Realmente es curioso que, en un país famoso por sus proezas tecnológicas y capacidad de innovación, muchas de sus empresas sigan utilizando tecnologías obsoletas. Ello obedece, al menos en parte, a la reticencia de los empleados más antiguos a servirse de las nuevas tecnologías. También existen trabas en forma de requisitos legales trasnochados, como el requisito de que muchos documentos corporativos deban estar en papel y llevar físicamente estampado el sello oficial. Mantener prácticas tan tradicionales es un obstáculo para avanzar en el mundo digitalmente eficiente actual.

Un símbolo de este conservadurismo de Japón es el fax. Si bien las otras grandes economías del mundo hace tiempo que tiraron los aparatos de fax al cubo amarillo de la “tecnología del pasado", un estudio reciente encargado por el gobierno japonés arrojó que prácticamente todas las empresas japonesas (y un tercio de los hogares), aún usaban el fax para una buena parte de sus comunicaciones.

...es que está forzando a las empresas japonesas a adaptarse y emplear nuevas soluciones de trabajo y tecnologías.

 

La crisis está acelerando la adopción de soluciones de trabajo flexibles e  innovadoras

Trabajar desde casa ha sido una innovación inevitable para las firmas japonesas, después de que el gobierno les instara a reducir el número de personas simultáneamente presentes en las oficinas en un 80% para ayudar a frenar la propagación del coronavirus. Para muchos trabajadores japoneses que detestan ir apretujado en metro, pasar días interminables en la oficina y aguantar las ineficiencias de sus organizaciones, trabajar desde casa ha sido una experiencia reveladora, algo con lo que les encantaría continuar una vez pasado del todo el confinamiento.

En Japón, quedarse horas y horas en la oficina, entretener a los clientes hasta bien avanzada la noche, y hacer horas extras se han visto siempre como requisitos imprescindibles para el éxito profesional. Esta cultura de trabajo ha ido cambiando paulatinamente a medida que los trabajadores más antiguos se jubilaban y eran sustituidos por una nueva generación de empleados con ideas más progresistas.

El brote del coronavirus no ha hecho sino acentuar esta tendencia. La necesidad de tener que hallar soluciones de trabajo flexibles ha ayudado a algunas empresas japonesas a darse cuenta de que el teletrabajo no solo es posible, sino que también es una alternativa viable a jornadas de oficina interminables. Los trabajadores contentos pueden ser más productivos. Por su parte, el gobierno japonés reconoce que, para que la economía del país mantenga el ritmo de las grandes economías del mundo, muchas prácticas de trabajo tradicionales han de cambiar en favor de soluciones más modernas, tales como el teletrabajo, las operaciones digitales y la realización de negocios en línea.

El aguante y la persistencia han sido señas de identidad del mercado bursátil japonés a lo largo de las últimas décadas. Estas cualidades, y las vastas reservas de liquidez en los balances de las empresas, deberían permitir a Japón salir airoso de una eventual desaceleración económica mundial a corto plazo e incluso tal vez liderar una potencial recuperación. A más largo plazo, la pandemia del coronavirus ha servido para poner de manifiesto algunas de las deficiencias del universo corporativo japonés. Si algo bueno se puede extraer de la debacle del coronavirus, es que está forzando a las empresas japonesas a adaptarse y emplear nuevas soluciones de trabajo y tecnologías. En Japón, y tan solo en términos de productividad, este cambio por la vía rápida podría tener un enorme impacto en el crecimiento económico del país.

 

Factores de los que estaremos pendientes a partir de ahora

En las últimas semanas, un fuerte impulso de crecimiento ha venido a respaldar igualmente nuestra apuesta por las empresas que podrían estar en posición de generar un crecimiento sostenible a medio y largo plazo. El coronavirus ha adelantado algunas de estas perspectivas de crecimiento al verse obligados los consumidores a trabajar y consumir de forma remota y utilizar las nuevas tecnologías en su vida diaria. Por consiguiente, seguiremos muy de cerca la evolución de nuestras posiciones en áreas como procesamiento de pagos y otras soluciones de alto contenido tecnológico. Si bien han exhibido un comportamiento relativamente bueno durante la crisis, seguimos teniendo un alto convencimiento en estos valores, al haber realmente mejorado nuestra confianza en las perspectivas de crecimiento.

 

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Junio 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

China lidera la recuperación en Asia
Siguiente artículo

Junio 2020 / MARKET OUTLOOK

Sobrevivir a la pandemia
202006-1206291

May 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Global Equity Outlook: Looking Beyond the...

Global Equity Outlook: Looking Beyond the Immediate Disruption

Global Equity Outlook: Looking Beyond the...

Although volatility and crises may cause near-term panic, it is important to look...

Por David J. Eiswert

David J. Eiswert Portfolio Manager

Marzo 2020 / VIDEO

Repetición del seminario web sobre renta...

Repetición del seminario web sobre renta variable japonesa

Repetición del seminario web sobre renta variable japonesa

Archibald Ciganer nos comenta sus impresiones sobre las perspectivas de Japón a corto...

Por Archibald Ciganer

Archibald Ciganer Portfolio Manager

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.