Abril 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

La perspectiva de la deuda de ME mejora tras la volatilidad extrema

Los bonos high yield ofrecen a los inversores oportunidades a largo plazo

Puntos clave

  • Hemos revisado al alza nuestras previsiones para la deuda de mercados emergentes (ME) a raíz de unos niveles de rendimiento históricamente altos y del creciente respaldo macroeconómico.
  • La deuda de ME podría ser una inversión rentable a medio y largo plazo, a pesar de la persistente preocupación por el coronavirus.
  • A nuestro juicio, el historial de la deuda de ME de rápidos rebotes tras períodos de ampliación de los diferenciales muestra cuán importante es que los inversores se reposicionen pronto en la clase de activos.
  • Un enfoque activo es crucial para determinar qué niveles de diferencial podrían ofrecer la compensación óptima por el riesgo de estar invertidos en ME.


La deuda de ME parece cada vez más atractiva tras la pronunciada, aunque breve, corrección sufrida en lo que va de año. A pesar de que nos sigue preocupando el coronavirus y su impacto económico, la reciente ola de ventas indiscriminadas ha hecho que las valoraciones de la deuda de ME alcancen niveles demasiado atractivos para ignorarla. Aun cuando persistiera la volatilidad a corto plazo, creemos que dicha clase de activo puede ser una inversión rentable a medio y largo plazo. Por consiguiente, hemos revisado al alza nuestras previsiones para la misma porque creemos que los inversores pueden hallar formas de sacar partido de las distorsiones recientes.

El inversor madrugador cosechará la rentabilidad de los rebotes

Con mucha frecuencia escuchamos a los inversores debatir dónde y cuándo un mercado ha tocado fondo en un intento de señalar el momento óptimo para volver a entrar en una clase de activos. La historia muestra que los ME suelen recuperarse rápidamente después de las caídas. Así pues, los inversores podrían dejar pesar una oportunidad si esperan hasta que resulte evidente que hemos dejado atrás el punto de inflexión. En los ME, madrugar tiene premio.

En los ME, madrugar tiene premio.

Con los rendimientos del índice por encima de 7%1&, el diferencial de rendimiento entre la deuda de los ME y la de los mercados desarrollados (MD) ha llegado a un punto en el que los ME podrían ser una de las inversiones más rentables en el panorama actual. Los diferenciales se han disparado por el desplome de los rendimientos de la deuda pública estadounidense (UST) provocado por la huida de los inversores hacia los activos seguros. Las sucesivas medidas de estímulo monetario y fiscal puestas en marcha en Estados Unidos y en otros grandes mercados han intensificado la presión bajista sobre los rendimientos centrales, respaldando al mismo tiempo los activos de crédito. En nuestra opinión, mantener deuda de MD con rendimientos negativos y ultrabajos equivale a asumir un riesgo asimétrico, al ser improbable que bajen mucho más, aunque se mantenga la aversión al riesgo a corto plazo.

Rebotes de dos dígitos las tras correcciones

Rentabilidades móviles a 12 meses de la deuda de ME

Rentabilidades móviles a 12 meses de la deuda de ME

A 30 de marzo de 2020.
La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro.
Fuente: J.P. Morgan Chase & Co. (véanse las notas informativas adicionales.)
Eje Y = rentabilidades móviles a 12 meses, %.
La deuda soberana está representada por el J.P. Morgan Emerging Market Bond Index Global Diversified.
La deuda corporativa está representada por el J.P. Morgan Corporate Emerging Market Bond Index Broad Diversified.

Por ello, nos parece que la deuda de ME en divisa fuerte tiene gran potencial incluso sin identificar un suelo de mercado específico. Los rendimientos han alcanzado unos niveles que deberían compensar a los inversores por cualquier oscilación de precios adicional a corto plazo sin dejar de generar un fuerte potencial de rentabilidad cuando el brote remita y los mercados se recuperen. Adelantarse supone siempre un riesgo en tiempos de dirección de mercado incierta. Ahora bien, suele ser necesario cuando la oferta de activos baratos es limitada. Estamos seguros de que comprar bonos ME con rendimientos en el rango del 7%-10% y vender bonos MD con rendimientos en el rango del 0%-1% probablemente nos brindarán oportunidades de inversión rentables a lo largo del próximo año.

Un enfoque selectivo puede hallar fundamentales&fuertes

Los altísimos rendimientos de los ME reflejan también una distorsión de los fundamentales de la mayor parte de la clase de activos. Esperamos que el impacto económico del coronavirus dure varios meses más. No obstante, las expectativas apuntan en su mayoría a que la situación se estabilizará y mejorará más avanzado este año, A la vista de ello, creemos que los rendimientos actuales compensan sobradamente a los inversores por el riesgo crediticio real de los ME./p p.

…comprar deuda de los ME con rendimientos en el rango del 7%-10% y vender deuda de los mercados desarrollados (MD) con rendimientos en el rango del 0%-1% probablemente nos brindará oportunidades de inversión rentables a lo largo de los próximos doce meses.

En nuestra opinión, es crucial un enfoque disciplinado y activo a la hora de reposicionarse o de ampliar la exposición a ME habida cuenta del contexto de incertidumbre actual. La corrección reciente se ha visto impulsada en una buena medida por el elevadísimo volumen de reembolsos que se vieron obligados a atender los ETF (fondos cotizados) pasivos. Esta ola de ventas indiscriminadas hizo que la deuda de países con fundamentales relativamente estables sufriera las mismas fuertes correcciones que la del resto de ME. Esos son los títulos que nos parecen brindar oportunidades atractivas. Es probable que los créditos con fundamentales mediocres o en deterioro sigan viéndose castigados en medio de la actual recesión económica.

Además, vemos poco probable que cuando los mercados se estabilicen todos los precios vuelvan a sus niveles previos al coronavirus. Es probable que algunos países y sectores se recuperen a ritmos diferentes y con mayor fuerza que otros. Una selección de títulos bottom-up puede ayudar a identificar los países y bonos individuales mejor posicionados para lidiar con episodios de volatilidad y rebotar posteriormente cuando mejore la situación.

Un enfoque activo puede igualmente desvelar correlaciones ocultas dentro del universo ME susceptibles de incidir en las rentabilidades. La deuda soberana con calificación investment-grade de algunos países, como Arabia Saudita y Catar, ha exhibido una mayor sensibilidad a los movimientos de la deuda pública estadounidense (UST). Durante las correcciones recientes, la deuda de estos países a menudo aguantó mejor el tirón que los títulos de otros ME, cuando sus precios se vieron lastrados por el repunte de la deuda de los MD centrales. Exposiciones como estas pueden tener sentido a corto plazo, pero vemos menos valor en el futuro en muchos de estos títulos investment-grade. La deuda investment-grade con mayores correlaciones con los UST, la cual, a nuestro juicio, tiene escaso margen alcista, podría quedar rezagada a medida que mejore el apetito por el crédito.

En cambio, nos parece que muchos títulos soberanos con calificación BB y BBB podrían exhibir fuertes rebotes a medio plazo. Rusia, Brasil e Indonesia son ejemplos de créditos ME que siguen ofreciendo balances relativamente saludables y una situación política interna estable, pero que aun así han sufrido fuertes caídas de precios, al deshacerse los inversores de activos de riesgo.

Lo peor podría pasado ya

Las sucesivas medidas adoptadas por responsables de las políticas públicas en todo el mundo estas últimas semanas podrían ayudar a mejorar la estabilidad de los mercados emergentes en el futuro inmediato. Es cierto que no podemos predecir cuándo y dónde veremos el pico de la ola de ventas en los ME, pero vemos razones para el optimismo a medio plazo:

  • los estímulos fiscales de los gobiernos y el apoyo monetario de los bancos centrales—Los múltiples niveles de apoyo de responsables de las políticas públicas en todo el mundo probablemente reducirán el impacto económico negativo del brote de coronavirus. A nuestro juicio, todavía habrá nuevos episodios de presiones vendedoras en las próximas semanas y meses, conforme evolucione la amenaza del coronavirus. Sin embargo, el esfuerzo concertado de los responsables políticos debería ayudar a los mercados a seguir siendo funcionales y líquidos, lo que ha moderado las ventas de pánico en las últimas sesiones.
  • Programas de reforma del Fondo Monetario Internacional (FMI)—El FMI ha manifestado estar dispuesto a prestar hasta 1  billón de USD en todo el mundo, lo cual debería apuntalar la confianza general del mercado. Es de esperar que los programas del FMI que ya están en marcha en ciertos países de ME los animen a seguir adelante con los procesos de reforma positivos, lo que debería contribuir a mantener el nivel de calidad crediticia general durante y después de la recesión inducida por el coronavirus.
  • Estabilización en China—El l brote de coronavirus ya está remitiendo en China y la economía del país debería volver a la normalidad. En muchos sentidos, la economía china sigue siendo el motor de los mercados emergentes, por lo que es probable que su recuperación impulse al conjunto del universo emergente.

No obstante, somos igualmente conscientes de que el brote de coronavirus es un acontecimiento único y muy incierto. La volatilidad podría persistir más de esperado y el impacto económico y humano sentirse durante algún tiempo. Invertir en un activo de riesgo como la deuda de ME en esta coyuntura conlleva incertidumbre. No obstante, pensamos que los niveles de rendimiento actuales pueden ofrecer una remuneración atractiva por dicho riesgo. Creemos que seguir siendo selectivo y paciente es esencial. A nuestro juicio, los inversores pueden generar alfa en horizontes temporales a medio y largo plazo dando prioridad al análisis bottom‑up.


Factores de los que estaremos pendientes a partir de ahora

Los mercados frontera pueden ofrecer igualmente oportunidades interesantes de alfa a medio y largo plazo. Estos mercados más volátiles podrían registrar un mayor debilitamiento a corto plazo, conforme se agudicen los problemas económicos. Con todo, un enfoque selectivo podría identificar países concretos que exhiben potencial de rebotes fuertes si el inversor aguanta pacientemente la volatilidad. Nos gustan especialmente las economías que cuentan con el apoyo del FMI para la ejecución de programas de reformas positivos, sobre todo Ucrania.

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Abril 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Posicionados para la recuperación ante la incertidumbre
Siguiente artículo

Abril 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

¿Liderará China la recuperación económica post-coronavirus?
202004-1139391
FONDO RELACIONADO
SICAV
Clase I USD
ISIN LU0207127753
Esta es nuestra cartera insignia de deuda de los mercados emergentes en divisa fuerte. Ofrece una amplia exposición al mercado, con un enfoque orientado al crédito ampliamente representativo de los mercados externos de deuda corporativa y soberana. Ver más...
Rentabilidad a 3 años
(Anualizada)
0,37%
Cupón medio
5,95%
FICHA DEL FONDO
Volumen del fondo
(USD)
$273,1m
Vencimiento medio
12,43años
Duración media
7,20 años

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.