May 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Las expectativas de consenso podrían estar sobrevalorando la evolución de la recuperación

La vuelta a una situación «normalizada» podría llevar más tiempo de lo que muchos esperan

Puntos clave

  • Ante la gran incertidumbre que aún rodea a la pandemia de coronavirus, que exige seguir manteniendo el «distanciamiento social», cuesta calcular cuánto podría durar esta grave perturbación económica.
  • Creemos que las expectativas de consenso actuales podrían estar sobrevalorando la evolución a mejor y que el tiempo para volver a una situación «normalizada» podría ser mayor de lo esperado.
  • Es difícil determinar exactamente cuándo podríamos salir de la crisis actual, ya que sigue habiendo varios escenarios posibles (mejor, peor y central), pero creemos que la rapidez con que esto suceda y con la que podamos volver a un contexto de recesión normal es fundamental.


La grave amenaza que supone el nuevo coronavirus para la salud pública y las drásticas medidas adoptadas por los gobiernos para frenar su contagio han causado un importante efecto dominó en la economía de EE. UU. y del resto de países. Ante la gran incertidumbre que aún rodea a la pandemia, que exige seguir manteniendo el «distanciamiento social», cuesta calcular cuánto podría durar esta grave perturbación económica. Por consiguiente, creemos que las expectativas de consenso actuales podrían estar sobrevalorando la evolución a mejor y que el tiempo para volver a una situación «normalizada» podría ser mayor de lo esperado.

El distanciamiento social es fundamental para las perspectivas a corto plazo

Tratar de determinar cuándo podría alcanzarse el pico de la crisis y cuánto tiempo será necesario para llegar a una situación normalizada depende enormemente de cuánto tiempo se mantengan vigentes las medidas de distanciamiento social, tanto en EE. UU. como en el resto del mundo. Aunque se ha notado claramente el impacto de estas medidas para frenar el brote en algunas ciudades como Nueva York, no podemos suponer lo mismo para el resto del país. Cada estado ha seguido su propia estrategia de distanciamiento social, aplicándola en momentos diferentes y con distintos niveles de apoyo y cumplimiento por parte del público. Por tanto, es difícil hacerse una idea exacta de la eficacia de estas medidas a nivel nacional.
 

En este contexto de incertidumbre, consideramos que las perspectivas de consenso a corto plazo son excesivamente optimistas.


Mejor escenario: el pico, a mediados de mayo

En este contexto de incertidumbre, consideramos que las perspectivas de consenso a corto plazo son excesivamente optimistas. Actualmente, el mercado prevé que se alcance el pico de nuevos casos de coronavirus a mediados de mayo de 2020, a partir de lo cual se espera que el número de nuevos casos disminuya rápidamente, con la previsión de vuelta a un entorno de mercado más «normal» a principios de junio de 2020.

La pandemia de coronavirus y su impacto perturbador en la economía

La clave es con qué rapidez podemos volver a una situación «normalizada».

La pandemia de coronavirus y su impacto perturbador en la economía

Nosotros creemos que este sería el mejor escenario, con entre un 15% y un 20% de probabilidades de cumplirse. Nuestra principal preocupación es que el mercado parece mirar a países como China, Corea del Sur y Singapur, y a la eficacia que las medidas de distanciamiento social han tenido en esos países, y presuponer automáticamente ese mismo éxito en EE. UU. Nosotros somos menos optimistas sobre la eficacia a corto plazo de las medidas de distanciamiento social en el conjunto de EE. UU., así como sobre el tiempo previsto para volver a una situación normalizada.
 

Estamos dedicando mucho tiempo a algo fundamental como tratar de entender con qué rapidez se puede volver a una recesión normal.


Escenario «central»: el pico, a finales de mayo/principios de junio

Un escenario central más razonable, en nuestra opinión, al que otorgamos un 60% de posibilidades de producirse, es que haya un pico de nuevos casos a finales de mayo/principios de junio y una situación más normal entre mediados y finales de julio. Es probable que esta normalidad dure hasta mediados de diciembre de 2020. Sin embargo, por entonces, durante el invierno en el hemisferio norte, existe el riesgo de que el coronavirus vuelva desde el hemisferio sur, lo que obligaría a volver a tomar medidas de distanciamiento social, quizá no en todo el país, sino cuando y como sea necesario, para evitar que se afiance una segunda oleada. En nuestra opinión, esta situación probablemente continuará hasta finales de marzo de 2021.
 

Peor escenario: un periodo de recuperación más largo

En el peor de los casos, el número de nuevos casos de coronavirus alcanzaría el pico en algún momento, pero sin disminuir a un nivel suficiente como para que la gente tenga la suficiente confianza para volver al trabajo, ir a restaurantes, viajar, etc. De momento, no sabemos cuál podría ser el nivel aceptable de nuevos casos para que la gente se sienta segura para volver a trabajar de forma generalizada. Consideramos que este es el escenario más negativo, al que otorgamos entre un 15% y un 20% de posibilidades de producirse. De suceder así, la situación no sería tan mala como la grave perturbación económica actual, pero supondría seguir anclados en una fuerte crisis económica durante al menos los próximos nueve meses.
 

Lo más importante es superar la crisis

A falta de un programa nacional coordinado de pruebas, lo que aún falta para que haya un tratamiento eficaz ampliamente disponible y con las medidas de distanciamiento todavía vigentes, sigue habiendo gran incertidumbre sobre la pandemia de coronavirus y su impacto económico.

Estamos dedicando mucho tiempo a algo fundamental como tratar de entender con qué rapidez se puede volver a una recesión normal. Por extraño que parezca, es una de las preguntas a responder más importantes. Actualmente, estamos en una crisis económica tan grave que saber cómo será la posible recuperación —si tendrá forma de «V», «U» u otra— no es lo más urgente ahora mismo.

Está claro que nos dirigimos a una recesión cuando salgamos de la crisis. Lo fundamental es la rapidez con la que podemos volver a esta situación normalizada y superar el periodo actual de grave perturbación económica.

¿A qué prestaremos atención a partir de ahora?

Estamos dedicando mucho tiempo a hablar con los equipos directivos sobre los presupuestos de las empresas y, en particular, sus presupuestos de tecnología de la información. Suele ser uno de los primeros ámbitos en sufrir recortes cuando llega una crisis, por lo que entender la probable magnitud de los tijeretazos en general, así como en áreas específicas de la informática, nos ayudará a asegurarnos de que estamos bien posicionados en empresas menos vulnerables a reducciones de presupuesto, evitando al mismo tiempo las que parezcan más expuestas.

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

May 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Asignación de activos global: Perspectivas de mayo
Siguiente artículo

May 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Disrupción acelerada
202005‑1181848

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.