PRICE POINT - IN BRIEF

Por qué sigo confiando en los mercados emergentes

Scott Berg , Portfolio Manager

Los inversores tienen ante sí muchos desafíos, pero también muchas oportunidades en 2020. Los mercados están cerca de máximos históricos absolutos y, si bien los mercados alcistas tienden a morir de situaciones extremas o crisis, existen dudas sobre la edad de este mercado alcista en particular, sobre todo teniendo en cuenta la ralentización de la economía mundial en 2019. Si a los problemas geopolíticos sumamos las elecciones presidenciales estadounidenses, las guerras comerciales y las tensiones en Oriente Próximo, es fácil decantarse por los activos refugio.
 

Con todo, seguimos viviendo en un mundo con tipos de interés bajos o negativos y bancos centrales que están impulsando proactivamente la economía o preparando estímulos. Los datos económicos están tocando fondo con una perspectiva de entre estabilidad y leve mejoría en 2020, lo cual, unido a unas valoraciones con escasos signos de tirantez en los extremos, hace que la renta variable siga siendo una buena opción, en mi opinión.

...seguimos viviendo en un mundo con tipos de interés bajos o negativos... lo cual, unido a unas valoraciones con escasos signos de tirantez en los extremos, hace que la renta variable siga siendo una buena opción, en mi opinión.

Los datos económicos tendrán que ponerse a la altura de los mercados

Los inversores en renta variable disfrutaron en general de fuertes ganancias en 2019.1 El Nasdaq superó por primera vez la cota de los 9.000 puntos y el S&P 500 marcó recientemente un máximo histórico absoluto. Puesto que los mercados bursátiles se comportaron bien en la recta final de 2019, lo que necesitamos ahora son mejoras en el crecimiento y en la actividad económica para afianzar los recientes avances del mercado. En el Gráfico 1 se muestra la brecha surgida entre la renta variable y el comportamiento de la economía.
 

Por supuesto, los mercados de renta variable son criaturas predictivas y tienden a adelantarse a los acontecimientos. Con todo, no hay mucho margen para la decepción, por lo que en 2020 será necesaria cierta agilidad de movimiento en las carteras para abordar los riesgos futuros. Entre estos cabe señalar posibles decepciones de beneficios y la rotación sectorial a que podría dar lugar una decepción o aceleración cíclica inesperada. Por ello, no he dudado en reducir desde hace algún tiempo el grado de riesgo dentro de la cartera y en moverme en la parte media del terreno de juego, dada la necesidad de mantener una cartera equilibrada y de tener en cuenta el mosaico de riesgos y oportunidades de rentabilidad que nos esperan.
 

Los mercados emergentes no han visto ni de lejos las ganancias de que ha disfrutado la renta variable estadounidense en los últimos años.


(Gráfico 1) Los mercados se han desmarcado al alza, mientras que los datos económicos no han dejado de decepcionar

Los datos económicos tendrán que ponerse a la altura de los mercados para que se produzca una corrección
A 31 de diciembre de 2019
 

(Gráfico 1) Los mercados se han desmarcado al alza, mientras que los datos económicos no han dejado de decepcionar

 

 

La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro.

MSCI ACWI = índice MSCI All Country World, MSCI EM = índice MSCI Emerging Markets y Global Manufacturing PMI = índice Global Manufacturing Purchasing Manager.

Fuentes: FactSet y MSCI (véanse las notas informativas adicionales).
 

El valor por descubrir en los mercados emergentes

Un espacio en el que persiste una estrecha correlación entre mercados de renta variable y datos económicos es el mundo emergente. Los mercados emergentes (ME) no han visto ni de lejos las ganancias de que ha disfrutado la renta variable estadounidense en los últimos años. En muchos países concretos se han registrado rentabilidades positivas, pero el recorrido alcista se ha visto limitado en una cierta medida por la desaceleración de la economía mundial y un dólar estadounidense (USD) que ha mantenido su fortaleza real en los buenos y en los malos tiempos.
 

Una condición clave para la hipótesis de inversión en los mercados emergentes a medio plazo es una coyuntura económica estable y unos beneficios empresariales que aúpen las rentabilidades tras un difícil 2019. Dado que es improbable que las valoraciones sigan subiendo en el mundo desarrollado, el crecimiento de los beneficios empresariales podría convertirse en el principal motor de rentabilidad este año y, a este respecto, las perspectivas del mundo emergente nos parecen especialmente alentadoras.  


Ahora bien, como ya he señalado antes, los ME son un universo heterogéneo y colocarlos a todos ellos en un único grupo no es coherente con la realidad fundamental presente. En su lugar, tiendo a usar cuatro clasificaciones diferentes a la hora de hablar sobre esta parte dinámica del mundo.
 

 

Mercados emergentes— Cuatro áreas de interés

La naturaleza multifacética y heterogénea de los mercados emergentes hace que me centre en cuatro áreas distintas

 

Mercados emergentes— Cuatro áreas de interés

 

El espacio más interesante de los mercados emergentes son las plazas impulsadas por la evolución demográfica, como India, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Perú.


La primera es China. China es una economía tan grande e importante que merece ser una categoría en sí misma. A pesar de que la economía china ha venido desacelerándose de manera considerable, todavía está creciendo mucho más deprisa que el mundo desarrollado. Pero se enfrenta a desafíos en su sistema financiero y transición de una economía impulsada por la inversión a otra basada en el consumo, lo cual genera fricciones en el proceso. Nuestra exposición se centra en sectores tales como consumo, tecnología con propiedad intelectual altamente especializada y segmentos en crecimiento del sector salud. Estas son las áreas de China que, a nuestro juicio, pueden continuar exhibiendo un buen comportamiento a largo plazo, tanto si la economía se ralentiza como si no.
 

La siguiente categoría corresponde a los países orientados a la exportación, particularmente en Asia septentrional (Corea del Sur y Taiwán). Estas son, a todos los efectos relevantes, economías desarrolladas que abastecen los segmentos de la cadena de tecnología pero que, por razones idiosincrásicas, han acabado siendo clasificadas como emergentes. A pesar de observar mejoras en la inversión en activo fijo en el sector de tecnología de la información y en la industria de semiconductores en 2020, percibimos más oportunidades en las empresas homólogas y alternativas del mundo desarrollado, sobre todo porque las que operan en un mercado desarrollado tienen que aplicar normas de gobierno corporativo más estrictas.
 

La tercera categoría es la de economías que dependen de las materias primas y engloba a países como Rusia, Sudáfrica, Brasil, así como a los de Oriente Próximo, cuyas economías están impulsadas principalmente por el ciclo de las materias primas y los precios de la energía. En las plazas de esta categoría estamos infraponderados, dada nuestra visión de un mundo de bajo crecimiento y previsiones negativas para las materias primas. Dentro de algunos nichos muy selectivos de estas economías, estamos centrados en empresas cuyo crecimiento está más vinculado a las positivas tendencias de consumo y tecnologías emergentes, incluidos los pagos electrónicos. Balances de alta calidad, producción de bajo coste y perfiles de crecimiento mejores siguen siendo los criterios a los que recurrimos para orientarnos en estos entornos geográficos más complicados. Bajar los requisitos de calidad no forma parte de nuestra estrategia, dado el difícil contexto de crecimiento.
 

Por último, la cuarta categoría –la más interesante, a mi juicio– agrupa plazas emergentes con tendencias demográficas favorables, economías impulsadas por el consumo que suelen tener poblaciones en crecimiento y donde los ciudadanos trabajan muy duro para labrarse una vida mejor. Dado el favorable contexto de crecimiento que esto crea, el poder de fijación de precios es más evidente, al igual que unos tipos de interés reales positivos y una inflación estable. Esto genera un entorno fértil para los bancos tradicionales, así como las empresas relacionadas con el consumo. A mi entender, los cinco países que mejor plasman esto son: India, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Perú. En este espacio e s donde sigo encontrando algunas de nuestras mejores ideas para inversiones a largo plazo.

Por qué los mercados emergentes son un buen terreno de caza

Si tomamos el ejemplo del consumo mundial (que está cayendo en esta fase tardía del ciclo), uno de los segmentos de crecimiento restantes radica en el sudeste asiático, India y China. Fuera de sectores como bienes de lujo, donde las empresas occidentales suelen tener ventaja competitiva, creemos que la mejor manera para beneficiarse del crecimiento estructural del consumo es invertir en empresas centradas en el mercado interno que suministran productos para los gustos y las preferencias de los consumidores locales.
 

Otro ejemplo de tendencia de crecimiento positiva en los mercados emergentes pese al complicado entorno global del sector es la banca. En Europa y Japón, persisten tipos de interés cercanos a cero o negativos. Esto hace que sea muy difícil para los bancos generar rentabilidad. En cambio, en India e Indonesia los bancos operan en economías con tipos de interés del 6%-9% y un crecimiento del PIB nominal superior al 10%, todo ello acompañado de una expansión de los perfiles de uso del crédito al consumo. También tienen un mayor margen para crecer, gracias a unos bajos niveles de penetración. Esto permite a los bancos en estas plazas generar potencialmente rentabilidades mucho más fuertes.  

Tras el buen comportamiento de los mercados de renta variable...ahora lo que necesitamos son mejoras en el crecimiento y la actividad económica para afianzar los recientes avances del mercado.


En términos generales, como inversor global, me gusta abordar todas las oportunidades disponibles como inversor activo. Y lo que realmente me gusta es encontrar ideas de valores donde hay ineficiencias, donde el mosaico de fundamentales es complejo y donde tenemos una ventaja competitiva real gracias a nuestra plataforma de análisis fundamental.
 

En T. Rowe Price, el hecho de que tengamos tal experiencia y tantas personas en estos mercados es una ventaja enorme, en nuestra opinión. Dentro de los mercados emergentes, también hay mucha más asimetría de información, emoción, miedo y avaricia en juego. Esto significa que, como gestor activo a largo plazo, puedo crear un alto potencial mayor para mis clientes, al poder adoptar una estrategia a largo plazo.
 

¿Qué sucederá a continuación?

En momentos como estos (con valoraciones por encima de la media, un ciclo económico maduro e incertidumbres geopolíticas), los inversores tienden a ponerse cada vez más nerviosos y el comportamiento del mercado puede volverse cada vez más cortoplacista. Aquí es donde la experiencia y la capacidad de ver más allá de los movimientos de mercado a corto plazo pueden resultar ventajosas. Veo el aumento del desencanto de los inversores con los mercados emergentes hasta niveles anormalmente altos en los últimos años como una oportunidad clara y esa es la razón por la que sigo sobreponderado en los que considero los segmentos más atractivos del universo de mercados emergentes.


1
Rentabilidad del índice MSCI All Country World: +27,3% en el año natural 2019.
Fuente: MSCI (véase la información adicional).


 

Información adicional

Proveedor de datos financieros y análisis FactSet. Copyright 2020 FactSet. Todos los derechos reservados.
 

Ni MSCI ni sus filiales, ni fuentes o proveedores terceros (conjuntamente, «MSCI») ofrecen garantías expresas o implícitas, o representaciones y no tendrán responsabilidad sea cual fuere con respecto a cualquier información de MSCI aquí presente. La información de MSCI no deberá ser redistribuida ni utilizada como base para otros índices o para cualesquiera títulos o productos financieros. Este informe no ha sido aprobado, revisado o producido por MSCI. Los análisis y datos históricos de MSCI no deben considerarse una indicación o garantía de ningún análisis, pronóstico o previsión de rentabilidad futura. Ninguno de los datos de MSCI pretende ser asesoramiento de inversión o una recomendación para tomar (o abstenerse de tomar) cualquier tipo de decisión de inversión y, por tanto, no podrá tomarse como base a dicho efecto.
 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

 

 

202001-1055893

FONDO RELACIONADO
SICAV
Clase I USD
ISIN LU0382933116
Cartera orientada al growth compuesto normalmente por entre 150 y 200 empresas, que aprovecha las mejores ideas de nuestro equipo de análisis global. El fondo ofrece una amplia exposición al universo de renta variable global, tanto de mercado desarrollados como emergentes, invirtiendo en unos 30 países.
Ver más...
Rentabilidad a 3 años
(Anualizada)
16,37%
Volumen del fondo
(USD)
$476,8m