INVESTMENT INSIGHTS

Utilities: un posible nuevo sector growth

David Giroux , Portfolio Manager

Puntos clave

  • Los suministros ofrecen a los inversores oportunidades de crecimiento que pueden ser interesantes, con rentabilidades del dividendo que siguen siendo atractivas.
  • Un continuo descenso de los costes de las energías renovables está transformando el sector, reduciendo los gastos operativos y acelerando el crecimiento de los beneficios.
  • Creemos que los suministros podrían ahora ofrecer rentabilidades comparables a las del mercado de renta variable estadounidense en general, con una menor volatilidad, lo que podría elevar las valoraciones.

Los suministros están considerados desde hace mucho tiempo un sector defensivo, que ofrece a los inversores rentabilidades del dividendo relativamente atractivas pero un crecimiento de los beneficios escaso o nulo. Sin embargo, esta dinámica sectorial está cambiando y la opinión convencional está obsoleta. En efecto, creemos que los suministros podrían ofrecer ahora unas de las oportunidades de rentabilidad ajustadas al riesgo a largo plazo más favorables entre todos los sectores de la renta variable estadounidense.
 

Históricamente, las rentabilidades del sector se debían casi totalmente a la rentabilidad del dividendo, que a su vez estaba correlacionada con los rendimientos de los bonos del Tesoro y los bonos corporativos. Entre 1986 y 1998, por ejemplo, los beneficios del sector de los suministros del S&P eran prácticamente nulos, mientras que el beneficio por acción de las empresas del índice S&P 500 aumentaron un 159%, lo que supone una tasa de crecimiento anual compuesto del 8,5% (CAGR).


(Gráfico 1) Mejora de la rentabilidad relativa de los suministros
Los mayores beneficios y las energías renovables impulsaron las rentabilidades
Rentabilidad total del 29 de diciembre de 2017 al 27 de diciembre de 2019, ajustada a 100

(Gráfico 1) Mejora de la rentabilidad relativa de los suministros

 

 

La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro.

La rentabilidad del índice se muestra exclusivamente con fines ilustrativos y no representa una inversión específica. Los inversores no pueden invertir directamente en un índice. Para más información sobre el cálculo de los beneficios que demuestra las declaraciones realizadas, consulte la nota al pie 1.

Fuente: Proveedor de datos financieros y análisis FactSet. Copyright 2019 FactSet. Todos los derechos reservados.



Sin embargo, últimamente el crecimiento de los beneficios de los suministros se ha acelerado, mientras que el crecimiento de los beneficios del mercado en general se ha ralentizado, reduciendo la brecha de los beneficios. En el decenio que cerró en 2017, por ejemplo, el beneficio por acción del índice S&P 500 Utilities aumentó a una CAGR del 4,1%, comparado con un 6,1% del S&P 500.1 Creemos que, en los próximos años, el crecimiento total de los beneficios del índice S&P Utilities podría superar incluso el del índice S&P 500.
 

Varios hechos están propiciando esta nueva era:
 

  • la bajada de los precios del gas natural, alentada por la tecnología de la fractura hidráulica (fracking);
  • la conversión de las plantas de carbón a una generación de gas más barata;
  • las políticas regulatorias más favorables a los beneficios en muchos estados; y
  • la reciente aparición de fuentes de energía renovable de bajo coste, como la energía eólica y solar, que están sustituyendo cada vez más al carbón y al gas natural.


Estas tendencias, sobre todo el cambio a las renovables, han ejercido presión a la baja sobre los costes operativos, de mantenimiento y del combustible. En general, esto ha permitido a los suministros incrementar su base tarifaria (el valor neto de la planta, terrenos y equipamientos del suministro de los que puede obtener rentabilidad) a un mayor ritmo, sin elevar las facturas de los clientes, lo que supone un cambio muy importante en el modelo de negocio de los suministros.
 

70%

Porcentaje potencial de generación de energía  de EE. UU. a partir de fuentes renovables en 20 años.

Las energías renovables de bajo coste están transformando el sector

Las energías renovables supusieron aproximadamente el 18% de toda la electricidad generada en Estados Unidos en 2017.2 Dado que las renovables son cada vez más económicas, creemos que ese porcentaje podría aumentar a entre el 60% y el 70% en los próximos 20 años. La tendencia debería acelerarse con mejoras en la tecnología de almacenamiento de baterías.
 

En el pasado, la construcción de parques eólicos o plantas solares no era rentable desde el punto de vista económico. Actualmente, los costes de las renovables son competitivos en algunas regiones del país, especialmente en el Medio Oeste, la región occidental y el sudeste. Además, esta tendencia está aún en sus fases iniciales.
 

Los suministros del Medio Oeste pueden desmantelar una planta de carbón actual y sustituirla por un parque eólico, aun sin cerrar totalmente la planta de carbón, porque el ahorro de combustible y los menores costes operativos lo hacen económicamente viable. En zonas del país con mucho sol o viento, también podría empezar a ser razonable desde el punto de vista económico sustituir las plantas de gas natural con energías renovables en los próximos cinco años.

La regulación ha mejorado

La mejora de las estructuras regulatorias está contribuyendo también a un entorno más favorable para los beneficios de las empresas de suministros estadounidenses. Durante la década de 1980 y principios de la de 1990, muchas empresas de suministros se centraron en proyectos de carbón y energía nuclear que, en muchos casos, provocaron enormes excesos de costes y retrasos en la producción.
 

Una compañía podía construir una gran planta nuclear o de carbón y obtener una rentabilidad del 9% de los reguladores, para terminar siendo, cuatro años después, una planta que podía costar el doble de lo previsto. A la compañía no se le permitía obtener rentabilidad hasta que la planta estuviese en funcionamiento Dado que las rentabilidades eran negativas mientras se construía la planta, la rentabilidad total podía ser de apenas un 6% o 7%. Actualmente, en la mayoría de los estados de EE. UU., las empresas de suministros pueden obtener rentabilidad mientras construyen una planta.
 

En efecto, la relación regulatoria, en conjunto, es ahora menos combativa, pues la reducción de los costes de las renovables permite a las empresas de suministros ofrecer a los reguladores la huella medioambiental que desean, sin que esto afecte en gran medida a las facturas de los clientes. Los clientes están satisfechos, porque consumen energía a un coste razonable, mientras que los reguladores y los políticos también se alegran del desarrollo más rápido de las fuentes renovables.
 

(Gráfico 2) El crecimiento de los beneficios ha mejorado para las empresas de suministros de EE. UU.
La brecha de beneficios con el índice S&P 500 se está reduciendo
Tasas de crecimiento del beneficio por acción: 1986-2017

(Gráfico 2) El crecimiento de los beneficios ha mejorado para las empresas de suministros de EE. UU.

 

 

Fuente: S&P a través de FactSet (véase la información adicional). Cálculos de T. Rowe Price utilizando datos de FactSet Research Systems Inc. Todos los derechos reservados. Para más información, consulte la nota al pie 1.
 

Creemos que las renovables de bajo coste podrían dar paso a un periodo sostenible de muchas décadas con un crecimiento de los beneficios superior a la tendencia para las utilities.

Una nueva era para los beneficios

Creemos que las renovables de bajo coste podrían dar paso a un periodo sostenible de muchas décadas con un crecimiento de los beneficios superior a la tendencia para las utilities. En nuestra opinión, las empresas de suministros de gran calidad podrían incrementar su base tarifaria entre un 6% y un 8% anual y su beneficio por acción a entre un 5% y 7% de forma sostenible.
 

Además de la posibilidad de un mayor crecimiento de los beneficios, creemos que los suministros podrían ofrecer a los inversores otras ventajas potenciales.
 

Entre los sectores defensivos del mercado —los que tradicionalmente han estado relativamente menos expuestos al ciclo económico—, creemos que el sector de los suministros es el único que no está amenazado por riesgos seculares importantes, como la aparición de una nueva fuerza competitiva o una innovación tecnológica que dañaría el crecimiento de los ingresos y los márgenes de beneficios. Mientras que las telecomunicaciones, el consumo básico y algunos ámbitos del sector salud se enfrentan a desafíos seculares de uno u otro modo, la verdad es que los suministros se están beneficiando del cambio secular.
 

También cabe apuntar que, comparado con el mercado estadounidense en general, los suministros se enfrentan a un número relativamente bajo de riesgos políticos o económicos y, al ser un sector fundamentalmente nacional, son menos vulnerables a fluctuaciones de los tipos de cambio que podrían reducir el valor en dólares de sus beneficios en el extranjero. Por último, los suministros han tendido históricamente a una menor volatilidad que el mercado en general.
 

Actualmente preferimos los valores de suministros a los de consumo básico, que también se consideran a menudo un sector defensivo y menos cíclico. En nuestra opinión, es probable que consumo básico registre un crecimiento de los beneficios menor que los suministros de ahora en adelante, sus modelos de negocio se enfrentan a un mayor riesgo secular e históricamente ha registrado una mayor volatilidad. Sin embargo, comparado con los suministros, los valores de consumo básico han tenido históricamente múltiplos de valores más elevados.
 

Consideramos que, con el paso del tiempo, las valoraciones de los suministros deberían aumentar, mientras que las de los valores de consumo básico probablemente disminuirán, lo que podría permitir que los primeros superen en rentabilidad a los segundos en un plazo de cinco a diez años.
 

¿Qué podría salir mal?

Creemos que los suministros representan una oportunidad de inversión a largo plazo interesante. Sin embargo, hay algunos obstáculos potenciales que los inversores deberían tener en cuenta:
 

  • Los límites regulatorios al fracking o su prohibición total en suelo público podrían ejercer presión al alza sobre los precios del gas natural y las facturas de los consumidores.
  • La regulación sigue siendo un problema en algunos estados, como California, Arizona y, más recientemente, Texas. Antes de invertir en empresas de suministros concretas, los inversores han de conocer si el marco regulatorio de los estados en los que estas operan principalmente es favorable o desfavorable.
  • Un fuerte aumento de la inflación o de los tipos de interés de EE. UU. podría ejercer presión sobre los costes operativos y las facturas de los consumidores.
  • El sector de los suministros ya no es tan impopular como hace unos años y las valoraciones son algo elevadas.


En general, creemos que la mejora de la dinámica del sector de los suministros presenta una oportunidad atractiva para los inversores a largo plazo que buscan potencial de crecimiento con un riesgo moderado.
 

Factores de los que estaremos pendientes a partir de ahora

Está previsto que la mayoría de las bonificaciones fiscales federales a las empresas de suministros para impulsar el desarrollo de la energía solar y eólica terminen en los próximos años. Incluso sin ellas, los costes de las renovables han disminuido tanto que cada vez resultan más baratos que el carbón y son similares a los del gas natural. Sin embargo, la prorrogación de dichas bonificaciones fiscales sería un factor de crecimiento adicional para el sector.


 

Riesgos principales: los riesgos siguientes son especialmente relevantes para la estrategia destacada en el presente documento.

Las transacciones con valores denominados en divisas pueden estar sujetas a fluctuaciones en los tipos de cambio, lo que puede afectar al valor de una inversión. La cartera está sujeta a la volatilidad inherente a la inversión en renta variable y su valor puede fluctuar más que una cartera que invierta en valores orientados a ingresos.

 


Información adicional

Copyright 2019 FactSet. Todos los derechos reservados. www.factset.com
 

El S&P 500 Index es un producto de S&P Dow Jones LLC, una división de S&P Global o sus filiales («SPDJI») y ha sido autorizado bajo licencia para su uso por parte de T. Rowe Price. Standard & Poor’s® y S&P® son marcas registradas de Standard & Poor’s Financial Services LLC, una división de S&P Global («S&P»); Dow Jones® es una marca registrada de Dow Jones Trademark Holdings LLC («Dow Jones»). T. Rowe Price no está patrocinada, respaldada, vendida o promovida por SPDJI, Dow Jones, S&P o sus respectivas filiales, y ninguna de dichas partes realiza declaración alguna sobre la idoneidad de invertir en dicho(s) producto(s) ni tienen responsabilidad alguna por cualquier error, omisión o interrupción del S&P 500 Index.
 

La US Capital Appreciation Strategy está cerrada o tiene una capacidad restringida.

 


1
Hemos calculado los beneficios solo hasta el 31 de diciembre de 2017 para evitar las distorsiones provocadas por la ley de la reforma fiscal de EE. UU. de 2017, que incluía fuertes reducciones de los tipos del impuesto de sociedades. Estos cambios incrementaron considerablemente el beneficio por acción tanto del índice S&P 500 Utilities como del índice S&P 500. Sin embargo, dado que el sector de los suministros genera unos grandes ingresos imponibles, se beneficiaron enormemente de la ley. Por tanto, incluir los beneficios de 2018 habría generado una comparación injusta con el índice general S&P 500.
 

2Fuente: «Sustainable Energy in America Factbook», edición de 2018, elaborado por el Business Council for Sustainable Energy y Bloomberg New Energy Finance.
 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

 

 

201912‑1038215