INVESTMENT INSIGHTS

Todavía nos sentimos cómodos en la incomodidad

David J. Eiswert , Portfolio Manager

Los mercados de renta variable nos siguen fascinando y sorprendiendo, en un contexto en el que única constante es la de incertidumbre, impulsados por un ciclo que sigue desafiando “las reglas”.
 

Las expectativas de reflación y recuperación, alentadas por los recortes de impuestos estadounidenses en 2018, degeneraron rápidamente en pesimismo al anticiparse recesión para mediados de 2019, lo que provocó posicionamientos extremos entre los inversores, especialmente en las valorizaciones de títulos defensivos y cíclicos. Justo cuando el consenso estaba obsesionado con la “crisis” comercial y económica, el optimismo volvió a entrar en escena de la mano de una respuesta de política monetaria acomodaticia. El resultado neto de este “ciclo en un año natural” es que los mercados de renta variable global (medidos por el Índice MSCI All Country World en dólares estadounidenses - USD) han generado una rentabilidad de +27,3%.1 Un notable rebote desde el pánico de diciembre de 2018.


Junto con saludables rentabilidades de la renta variable, 2019 será recordado por la rotación de mercado en los últimos meses del año y el impacto que ha tenido en los resultados de las carteras. A partir de septiembre, los parámetros se invirtieron, los valores cíclicos repuntaron, los refugios defensivos dejaron de serlo y los eventos de desviación típica empezaron a cotizar libremente. A pesar del resultado positivo y de la comodidad que ello podría implicar, fue un año incómodo, pero también un ejercicio repleto de oportunidades.
 

Mejora

En septiembre, los mercados de valores mostraron mejoría, junto con una muy fuerte rotación. Los elementos catalizadores fueron la relajación de los temores en torno al comercio y las esperanzas de estabilidad económica (con los índices de gestores de compras (PMI) tocando fondo), ejerciendo ambos presión sobre las valoraciones de los títulos defensivos.
 

Entretanto, con la danza de la guerra comercial sino-estadounidense volviéndose más amigable y los indicadores económicos empezando a mostrar mejoras para el primer trimestre de 2020, últimamente parece haber un tono diferente en el mercado, aupando las rentabilidades de mercado y especialmente los valores sensibles al ciclo económico.

Si bien los niveles del mercado han reflejado claramente un cambio de sentimiento, seguimos viendo margen de mejora económica en los próximos doce meses...

Si bien los niveles de mercado han reflejado claramente un cambio de sentimiento, seguimos viendo margen de mejora económica en los próximos doce meses, gracias al probable impacto positivo de la respuesta política monetaria y a los bajos niveles de crecimiento de hace un año. Estos bajos niveles son imputables al desvanecimiento de los estímulos económicos chinos y estadounidenses, en combinación con la contracción de las ventas de automóviles y el desplome de la inversión en activo fijo en el sector de tecnología de la información (TI), todo ello en un contexto de aranceles crecientes y “guerra comercial”.
 

Una perspectiva clave presente en nuestra estrategia de mediados de 2019 fue la necesidad de reducir nuestro posicionamiento en fuentes de “estabilidad” defensiva y la búsqueda de ideas en el segmento growth cíclico. A pesar de que nuestro cuidadoso enfoque contracorriente no es el más adecuado cuando los inversores apuestan decididamente por los valores seguros, la búsqueda de empresas de crecimiento cíclico de alta calidad en un segmento de mercado denostado resultó ser una rica fuente de oportunidades y de rentabilidad a partir de septiembre. Si bien continuamos infraponderados en “value” y cíclicos puros (bancos y materias primas, entre otros), hemos visto nuestras posiciones clave apalancadas en los mercados de capital, semiconductores, automatización y vivienda estadounidense redundar en un resultado positivo para nuestros clientes en 2019.
 

(Gráfico 1) El renacimiento de los valores cíclicos
En la segunda mitad del año observamos un superior comportamiento relativo en los valores sensibles al ciclo económico.
A 31 de diciembre de 2019

(Gráfico 1) El renacimiento de los valores cíclicos

 

 

La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro.

Fuentes: MSCI y FactSet (véanse las notas informativas adicionales).

 

+46%

MSCI Semiconductors & Semiconductor Equipment Index2


Y lo que es más importante, aun cuando la reciente fortaleza ha respaldado a los valores, alejándolos de los extremos, nos siguen entusiasmando las perspectivas de determinados valores cíclicos relacionados con la tecnología, la automatización y la inteligencia industrial. Aun cuando la identificación de los ganadores seculares en el lado correcto del cambio es siempre nuestro argumento de inversión central, nuestra selección de valores incorpora la ventaja fundamental de unos PMI tocando fondo en un momento en el que también vemos una aceleración de la inversión en activo fijo en semiconductores y una recuperación de las existencias, en el que será un año importante para la innovación de dispositivos móviles 5G.
 

Una época política

La evolución demográfica, la automatización y el exceso de energía nos han hecho pasar de un mundo de escasez y restricciones por el lado de la oferta a un mundo de abundancia. Los avances tecnológicos están generando capacidad nueva en todos los sectores, además de disrupción y deflación. Pensaba que un mundo de abundancia sería placentero, pero resulta que causa todo tipo de problemas.
 

Un punto clave con este halo de abundancia es que viene impulsado por la propiedad intelectual en la forma de tecnología, haciendo que los ganadores sean solo un puñado de empresas, mientras que los perdedores se cuentan por legión. Las rentas medianas no están creciendo lo suficientemente deprisa y las democracias están molestas, con razón, porque se ha dejado atrás al trabajador medio. Esto ha dado lugar a un período de protestas políticas, malestar e insatisfacción que, a día de hoy, se antoja un fenómeno más bien global que local. Cuando las generaciones futuras miren atrás para analizar este período, los resultados políticos impredecibles definirán esta época tanto o más que los avances y cambios tecnológicos, en parte porque ambos están intrínsecamente vinculados.


Somos especialmente conscientes de la imprevisibilidad de una carrera electoral estadounidense que sigue abierta, con candidatos y resultados presidenciales dispersos. Dada la retórica cambiante en un ciclo electoral, estamos aguzando nuestra lista de vigilancia al estar observando un inferior comportamiento relativo entre firmas de crecimiento defensivo y secular.
 

A guisa de comentario breve sobre las negociaciones comerciales en curso, la administración Trump sigue centrada en arrancar a China concesiones importantes antes de las elecciones, ante la incapacidad de sacar adelante sus políticas en el Congreso estadounidense al no contar con suficientes apoyos en la cámara baja. Los motivos para reformar las relaciones comerciales sino-estadounidenses son sólidos, y los incentivos para llegar a un acuerdo superficial, especialmente para Donald Trump, superan claramente el coste de una desaceleración o recesión económica en Estados Unidos.

...la propiedad intelectual en la forma de tecnología hace que los ganadores sean solo un puñado de empresas, mientras que los perdedores se cuentan por legión.

El crecimiento y la disrupción seculares son constantes

En tiempos de incertidumbre macroeconómica, el anticipar cambios positivos y en valores concretos es más valioso que nunca. A este respecto, creemos que nuestra plataforma de análisis sigue ofreciendo un soporte excepcional, que incluye ideas para sacar partido de nichos de mejora y de unos puntos de datos cíclicos tocando fondo en los próximos doce meses según nuestras previsiones, así como de la disrupción a largo plazo que definirá la próxima fase de la revolución tecnológica en curso.
 

El tema de la automatización industrial sigue siendo convincente, en nuestra opinión. En el futuro, habrá muchos más robots, láseres y equipos (inteligencia artificial y aprendizaje automático) controlando fábricas y procesos basados en máquinas. Las empresas con los títulos de propiedad intelectual clave en estas áreas deberían revalorizarse y su mercado objetivo es muy grande.


La lógica de los semiconductores analógicos y digitales es similar, pero con matices. La señal mixta-analógica implica tomar medidas reales de temperatura, luz y presión y conectarlas a una plataforma informática. Con el tiempo veremos más y más esto, mientras que lo que antaño fue una industria definida por una competencia feroz ha consolidado, ayudando los supervivientes dominantes.
 

Los semiconductores digitales forman la memoria y la lógica de todos los dispositivos y de la nube. La memoria dinámica de acceso aleatorio (DRAM), antes solo presente en ordenadores personales, ahora también está en los ordenadores móviles (smartphones) que todos llevamos encima y utilizamos a diario. Ahora la DRAM se está extendiendo para convertirse en la “memoria cerebral” de la inteligencia artificial y del aprendizaje automático. En nuestra opinión, esto no hará sino crecer con el tiempo.
 

También estamos muy atentos a los cambios fundamentales que están produciéndose en la fabricación de semiconductores. El sector de equipos de semiconductores se ha consolidado justo en un momento en el que la física ha planteado un desafío épico a los fabricantes de semiconductores digitales que tratan de hacer innovaciones en los chips. Estamos ante un poderoso cambio estructural que beneficia a las empresas capaces de seguir haciendo avanzar a la industria y que no debería interpretarse como un mero rebote cíclico fruto de la mejora del sentimiento económico.
 

El ciclo alcista no está muriendo de agotamiento

Sabemos que hemos disfrutado de un mercado alcista de renta variable muy largo, pero seguimos siendo cautamente optimistas. A pesar de la duración del ciclo, los tipos de interés y la inflación siguen siendo bajos, en parte por una disrupción generalizada, generadora de capacidad y abundancia. Esta época de disrupción está profundamente relacionada con la duración del ciclo de la renta variable y con cómo ha evolucionado, incluidas las fuentes de rentabilidad y la dispersión de oportunidades y resultados dentro del mercado.
 

También está vinculada al contexto de valoración actual, que sigue siendo razonable. En nuestra opinión, estamos ante un mercado alcista claramente envidiable, con auténticos méritos en términos de longevidad del ciclo.

…este es un buen entorno para los inversores en renta variable, especialmente para los especialistas en selección de valores dispuestos a sufrir periodos de incomodidad.

Si bien ha generado desafíos futuros importantes que atañen tanto a la sociedad, como a la economía y a la política, uno de los resultados de una época de disrupción es el mundo de moderación en el que nos encontramos como inversores en renta variable. No se trata de moderación en el flujo de noticias diario ni en la dispersión de rentabilidades valor por valor, sino de moderación en el entorno de crecimiento y de inflación que ha persistido. Se trata de un entorno definido por el punto de equilibrio que existe entre crisis y exceso. Es importante destacar que este es un buen entorno para los inversores en renta variable, especialmente para los especialistas en selección de valores dispuestos a sufrir periodos de incomodidad.
 

Reducir exuberancia y movimientos de factores, centrándose al mismo tiempo en los cambios seculares que definen ganadores a largo plazo, ha sido clave para generar alfa en este mercado. Así pues, seguiremos centrados en percepciones activas y aplicando un cuidadoso espíritu contracorriente en un entorno de mercado que, a nuestro juicio, continuará frustrando a inversores en todo el mundo.
 

 

1 Fuente: FactSet (véase la información adicional). A 31 de diciembre de 2019.

2 Medido por el comportamiento del índice desde el 31 de mayo hasta el 31 de diciembre de 2019.

 


Información adicional

Proveedor de datos financieros y análisis FactSet. Copyright 2020 FactSet. Todos los derechos reservados.

Ni MSCI ni sus filiales, ni fuentes o proveedores terceros (conjuntamente, «MSCI») ofrecen garantías expresas o implícitas, o representaciones y no tendrán responsabilidad sea cual fuere con respecto a cualquier información de MSCI aquí presente. La información de MSCI no deberá ser redistribuida ni utilizada como base para otros índices o para cualesquiera títulos o productos financieros. Este informe no ha sido aprobado, revisado o producido por MSCI. Los análisis y datos históricos de MSCI no deben considerarse una indicación o garantía de ningún análisis, pronóstico o previsión de rentabilidad futura. Ninguno de los datos de MSCI pretende ser asesoramiento de inversión o una recomendación para tomar (o abstenerse de tomar) cualquier tipo de decisión de inversión y, por tanto, no podrá tomarse como base a dicho efecto.

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

 

201912‑1038067

FONDO RELACIONADO
SICAV
Clase I USD
ISIN LU0143563046
Fondo de renta variable global de alta convicción para el que tratamos de encontrar empresas que se beneficiarán del cambio. La cartera está compuesta normalmente por entre 60 y 80 valores representativos de nuestras ideas growth bottom-up más atractivas, a menudo derivadas de la innovación tecnológica y la disrupción secular.
Ver más...
Rentabilidad a 3 años
(Anualizada)
16,02%
Volumen del fondo
(USD)
$2,4MM
PRICE POINT - IN BRIEF
Perspectivas del mercado global para 2020