Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

El SARS no es un modelo para el coronavirus

Trazar paralelismos entre ambos brotes: tentador, pero arriesgado

PUNTOS CLAVE

  • El impacto potencial del virus covid-19 en la economía china se ha comparado con el del virus SARS en 2003.
  • Sin embargo, hay factores externos que pesaron sobre la economía china en 2003 que no se dan actualmente.
  • Creemos que nuestro enfoque, basado en el cálculo del impacto de los días laborales perdidos en la producción, proporciona una evaluación más precisa del impacto económico del covid-19.


Los analistas que tratan de entender las repercusiones a largo plazo del covid‑19 (un  coronavirus) lo están comparando frecuentemente con el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) de los años 2002-2003, que tuvo un gran impacto tanto en la economía china como en la del resto del mundo. Pero  el brote de SARS de 2003 coincidió con una desaceleración del crecimiento del producto interior bruto (PIB) mundial, la guerra de Irak y la subida de los precios del petróleo. Por tanto, ¿de verdad sirve el SARS como ejemplo práctico para entender los probables efectos económicos del covid-19? Y, en caso negativo, ¿a qué otras evidencias podemos remitirnos?

Crecimiento del PIB chino durante el brote del SARS

(Gráfico 1) El impacto del virus parece grave a primera vista.

Crecimiento del PIB chino durante el brote del SARS

Análisis a 14 de febrero de 2020.
Fuente: Oficina Nacional de Estadística.

Hay diferencias importantes entre la situación actual y la de China en 2003.

- Chris Kushlis, analista de deuda soberana

El brote de SARS provocó 8.098 casos y 774 fallecimientos en 17 países. Aunque los primeros casos aparecieron ya en noviembre de 2002, la Organización Mundial de la Salud no emitió una alerta sanitaria global hasta abril de  2003. Poco después, las autoridades chinas anunciaron que todas las escuelas de primaria y secundaria cerrarían durante dos semanas y clausuraron otros lugares públicos, como teatros y discotecas.

Acontecimientos macroeconómicos en 2003

(Gráfico 2) El crecimiento disminuyó y la producción de petróleo cayó.

Acontecimientos macroeconómicos en 2003

Análisis a 14 de febrero de 2020.
Fuente: Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

En abril de 2003 se adoptaron las primeras medidas de cuarentena. Como se muestra en el gráfico 1, esto coincidió con una fuerte reducción del crecimiento del PIB chino del segundo trimestre de 2003, en el cual la tasa de crecimiento intertrimestral cayó un 2,1% (al pasar del 2,9% en el primer trimestre al 0,8% en el segundo trimestre de 2003). Este descenso se debió a un menor crecimiento de los servicios y la industria, debido probablemente en parte a las medidas de contención adoptadas por el Gobierno chino. Por tanto, muchos observadores sostienen que el episodio del SARS constituye un buen ejemplo práctico a partir del cual extrapolar los efectos del covid-19.

Sin embargo, hay diferencias importantes entre la situación actual y la de China en 2003. Por aquel entonces,  China apenas suponía el 5% de la economía mundial y estaba precisamente en proceso de convertirse en el centro de las cadenas de suministro mundiales gracias a su acceso a la  Organización Mundial del Comercio en 2001. En lugar de un motor de la economía mundial, China era más bien la destinataria de las fluctuaciones y shocks que se producían en otros lugares.

Además, otros dos acontecimientos económicos globales importantes se produjeron al mismo tiempo (gráfico  2): Primero, a principios de 2003, el crecimiento de las economías del G7 (el 75% del PIB global de entonces) se estaba ralentizando y, segundo, la expectativa de la invasión estadounidense de Irak, que redujo la producción de petróleo mundial en aproximadamente un 2%. La desaceleración del segundo trimestre de 2003 en China a menudo se atribuye totalmente al SARS, pero ¿es posible que estos dos grandes factores macro también  influyesen?

Hemos utilizado un análisis de regresión lineal simple para determinar hasta qué punto el crecimiento de los países industrializados y las tasas de crecimiento de los precios reales del petróleo afectaron al crecimiento del PIB chino desde el primer trimestre de 2001 al cuarto trimestre de 2007. El remanente de esta regresión muestra el impacto sobre el crecimiento de factores idiosincráticos durante el periodo. En el gráfico 3 se muestran los resultados de este ejercicio. La línea gris muestra el crecimiento chino pronosticado por los factores globales en el modelo de regresión e indica que estos habrían provocado una moderación del crecimiento en China sin que se hubiera producido el brote del SARS. La debilidad restante del crecimiento, que puede atribuirse a factores específicos de China en ese trimestre, es del 1%, una cifra muy inferior al efecto del 2,1% que puede calcularse analizando las tasas de crecimiento trimestral por sí solas.

La coincidencia de una desaceleración global y una subida de los precios reales del petróleo implica que el efecto del SARS probablemente se exageró bastante en los datos del PIB chino.

- Tomasz Wieladek, economista internacional

En general, la coincidencia de una desaceleración global y una subida de los precios reales del petróleo implica que el efecto del SARS probablemente se exageró bastante en los datos del PIB chino. Por tanto, en nuestra opinión, el SARS no es un buen ejemplo práctico para entender las posibles consecuencias económicas del covid-19 en el crecimiento del PIB real chino.

El impacto del PIB chino y los factores internos y externos

(Gráfico 3) El impacto del SARS fue menor de lo esperado inicialmente.

(Gráfico 3) El impacto del SARS fue menor de lo esperado inicialmente.

Análisis a 14 de febrero de 2020.
Fuente: Oficina Nacional de Estadística, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Análisis de datos de T. Rowe Price. Los resultados previstos del modelo de regresión (líneas delgadas azules y grises) son estimaciones y no constituyen resultados reales.

Si el SARS no es un buen ejemplo para evaluar el impacto económico del covid-19, ¿en qué deberían fijarse los inversores? Creemos que lo más útil es cuantificar el efecto de los días laborales perdidos en la producción total. Consideramos que las medidas actuales adoptadas por el Gobierno chino hasta principios de febrero han supuesto la pérdida de 8 días laborales perdidos para el conjunto del país. Una reducción de un día laboral en el primer trimestre supone una pérdida de producción de aproximadamente un 0,4%, por lo que los 8 días laborales perdidos hasta ahora se traducen en una reducción del crecimiento trimestral del 3,2%. Esta cifra es un 50% superior al impacto en el crecimiento del 2,1% durante el brote del SARS y tres veces mayor que el impacto estimado del 1% ajustado a factores externos. Aunque esta cifra podría aumentar más, es mucho más pequeña que si extrapolamos el impacto económico basándonos en los casos del virus en China, que con 78.000 hasta la fecha es 15  veces mayor que los 5.237 casos registrados en China durante el brote del SARS.

Creemos que analizando la sensibilidad del crecimiento de cada día laboral perdido (0,4% del PIB), podemos tener mejor idea del impacto económico del covid-19 que si ampliamos de forma arbitraria las consecuencias del SARS. El mismo método puede aplicarse al impacto del covid-19 en el crecimiento de otros países que se han visto duramente afectados por el virus, como Italia.

Seguiremos pendientes de los indicadores de alta frecuencia sobre las pautas de viaje, la contaminación y consumo de carbón en las centrales eléctricas. Esto nos ayudará a calcular con mayor precisión cuántos días laborales efectivos se han perdido en tiempo real y, por tanto, cuál será probablemente el impacto económico, y hacerlo mucho antes de la publicación de los datos objetivos a largo plazo.

 

Factores de los que estaremos pendientes a partir de ahora

Seguiremos muy pendientes de los acontecimientos del covid-19 en las próximas semanas y meses, y modificaremos nuestra evaluación del probable impacto en las economías china y mundial conforme tengamos nuevos datos. En particular, analizaremos muy cerca los días laborales perdidos para entender mejor el impacto que el virus podría tener en el PIB chino.

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

La preocupación por el coronavirus se extiende a las nuevas zonas del brote
Siguiente artículo

Marzo 2020 / BLOG

Manual de crisis: el miedo a perder y a arrepentirse
202002-1101934

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Coronavirus: los mercados probablemente seguir...

Coronavirus: los mercados probablemente seguirán intranquilos a corto plazo

Coronavirus: los mercados probablemente seguirán intranquilos a corto plazo

El impacto a largo plazo dependerá de la duración y la propagación del virus.

Por Chris Kushlis

Chris Kushlis Credit Analyst

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

La preocupación por el coronavirus se extiende...

La preocupación por el coronavirus se extiende a las nuevas zonas del brote

La preocupación por el coronavirus se extiende a las nuevas zonas del brote

La propagación del virus y las respuestas políticas determinarán el impacto a largo...

Por Chris Kushlis

Chris Kushlis Credit Analyst

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.