Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Fase uno del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China

La distensión temporal sugiere que las tensiones podrían aumentar


El acuerdo comercial de “fase uno” entre Estados Unidos y China fue presentado por el gobierno Trump como un “acuerdo histórico y exigible que empezará a reequilibrar las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China”. Si bien el tratado supone un avance gradual en cuestiones tales como compras de exportaciones estadounidenses y acceso al mercado, es más probable que marque una distensión, lo que sugiere que las tensiones comerciales entre ambos países seguirán siendo una preocupación durante todo el proceso electoral estadounidense de este año.

En lugar de despejar las incertidumbres de los mercados de una batalla comercial cada vez mayor, tanto Estados Unidos como China optaron por dejar para el futuro la negociación de los asuntos más controvertidos: derechos de propiedad intelectual, políticas industriales chinas y empresas estatales chinas.

 

La amenaza de aranceles sigue siendo la herramienta de negociación favorita del presidente de Estados Unidos

El acuerdo resuelve algunas de las cuestiones espinosas a la que tienen que enfrentarse los inversores y las empresas que operan en China. El país asiático se comprometió a hacer cumplir más estrictamente leyes anteriores y recientemente modificadas que prohíben la transferencia forzosa de tecnología de empresas estadounidenses a chinas. Para resolver las reclamaciones por prácticas irregulares, Estados Unidos y China crearán una comisión conjunta de cumplimiento para reforzar los términos de la "fase uno" en la práctica.

Si bien el tratado supone un avance gradual... es más probable que marque una distensión, lo que sugiere que las tensiones comerciales entre ambos países seguirán siendo una preocupación durante todo el proceso electoral estadounidense de este año.

El tratado también obliga a China a incrementar en 200.000 millones de dólares estadounidenses (USD) la compra de productos agrícolas, energía, servicios y bienes manufacturados estadounidenses en los dos próximos años, tomando como base cifras de 2017. Estas compras amplían las exportaciones totales a China de sectores críticos desde el punto de vista político.

Fiebre de compras de China de 200.000 millones de USD

Compromisos de China de importar más bienes y servicios de Estados Unidos1

Fiebre de compras de China de 200.000 millones de USD

A 31 de diciembre de 2019.
Fuentes: U.S. White House y Bloomberg
Finance L.P. Utilizado con autorización de Bloomberg Finance L.P.
1En el cuadro se muestran los compromisos de China de importar más bienes y servicios de Estados Unidos por encima de las cifras de referencia de 2017 por categoría.

Se espera que China cumpla los términos del acuerdo, por ser políticamente conveniente, al menos durante este año.

Si bien el acuerdo prevé la constitución de una comisión conjunta para controlar y sancionar a quienes cometan irregularidades, dicha comisión es a la vez novedosa y en desarrollo, lo que significa que sus normas, procedimientos y competencias aún están por determinar. Esa falta de claridad incentiva al presidente Trump a seguir recurriendo caprichosamente a los aranceles para reforzar su posición en la mesa de negociaciones. Si el presidente considera que China no está cumpliendo el acuerdo, podría volver a instaurar los aranceles que se levantaron como parte del acuerdo de "fase uno".

A día de hoy, el efecto más significativo de dicho acuerdo es la seguridad sobre el comercio de China que ha proporcionado a los mercados bursátiles. Esto debería brindar al gobierno la estabilidad crucial que necesita en un año de elecciones. Desde un punto de vista político, el acuerdo permite al presidente alardear de haber cumplido una promesa electoral.

 

Desafíos de cara a la "fase dos"

La seguridad y estabilidad proporcionadas por la "fase uno" se desvanecerán en 2021. Si bien un presidente Demócrata podría centrarse más en violaciones de los derechos humanos, en un hipotético segundo mandato de los Republicanos el presidente Trump o el nuevo inquilino de la Casa Blanca tendrá que hacer frente a una inmensa presión política para demostrar que el comportamiento de China ha cambiado antes de plantearse levantar más aranceles.

Y, a medida que pasa el tiempo, un Congreso cada vez más agresivo ejercerá una creciente presión sobre el presidente para que aborde las cuestiones difíciles que el acuerdo de "fase uno" dejó sin resolver: la objeciones de Estados Unidos al apoyo público chino a los “campeones” de la industria y empresas estatales con ventajas de mercado injustas, así como a las ingentes inversiones de China en proyectos de infraestructuras cruciales en países en desarrollo (en el marco del proyecto de la nueva ruta de la seda), que proporcionan un creciente control sobre las cadenas de suministro y tecnologías en esos mercados.

Al haber China desarrollado y copiado tecnologías más sofisticadas en las áreas de semiconductores, inteligencia artificial y biotecnología, al aparato de defensa estadounidense le preocupa cada vez más la capacidad de China de plantear una amenaza a la seguridad económica y nacional a través de las cadenas de suministro de tecnología crítica. Estos desafíos cada vez más frecuentes seguirán alimentando la “guerra fría tecnológica” entre ambos países.

Dado lo importante que es para el presidente Xi Jinping superar la “trampa de la renta media”, China protegerá sus objetivos de crecimiento y expansión a largo plazo, negándose a plegarse a las exigencias unilaterales de Estados Unidos. No es probable que veamos cambios significativos y duraderos a este respecto en China, a menos que las demandas estadounidenses se vean reforzadas por presiones adicionales de actores multilaterales.
 

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

El COVID‑19 y los mercados de renta fija
Siguiente artículo

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

La preocupación por el coronavirus se extiende a las nuevas zonas del brote
202002-1090376

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Acuerdo comercial norteamericano: más segurida...

Acuerdo comercial norteamericano: más seguridad, impacto débil

Acuerdo comercial norteamericano: más seguridad, impacto débil

El acuerdo ofrece argumentos políticos a ambos partidos.

Por Katie Deal

Katie Deal Associate Analyst

Julio 2019 / Investment Insights

Una tregua entre EE. UU. y China podría impuls...

Una tregua entre EE. UU. y China podría impulsar la recuperación

Una tregua entre EE. UU. y China podría impulsar la recuperación

Una tregua entre EE. UU. y China podría impulsar la recuperación

Por Nikolaj Schmidt

Nikolaj Schmidt Chief International Economist

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.