Marzo 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

La volatilidad del mercado del petróleo probablemente va a continuar

Encontrar oportunidades entre los productores de materias primas de alta calidad

Puntos clave

  • Los precios del petróleo podrían seguir bajando a corto plazo, debido al desplome de la demanda y el aumento de la producción de la OPEP, lo que hará que los productores reduzcan la inversión y cierren algunos yacimientos.
  • No nos preocupa tanto la duración y sí más la magnitud del desplome de los precios del petróleo, pues esta materia prima presenta cualidades que le permiten recuperarse por sí misma (tasa básica de descenso elevada).
  • Aunque creemos que el petróleo se encuentra en un mercado bajista cíclico y estructural, encontramos oportunidades de inversión interesantes generadas por los desajustes a corto plazo.


La creciente preocupación acerca de un aumento de las existencias mundiales de crudo debido a una debilidad histórica de la demanda subyacente por el brote de coronavirus, y una ruptura en la dinámica de la OPEP ha provocado una fuerte volatilidad en los mercados de petróleo, haciendo que los precios se desplomen a niveles que incentivan a los productores a cerrar yacimientos en marcha.

El fracaso de las negociaciones entre la OPEP y Rusia, que llevó a Arabia Saudí a anunciar planes para elevar la producción de 9,7 millones de barriles al día a más de 11 millones para abril, ha aumentado la presión sobre todo los productores de crudo, especialmente los operadores de mayor coste no miembros de la OPEP, incluidos los de EE. UU. y Canadá.

Ante la rápida evolución de la situación, es difícil saber cuál será el alcance definitivo de la destrucción de la demanda que provoque el coronavirus, pero está claro que las reducciones actuales están teniendo un efecto importante que no se detiene. Parece que nos encontramos ante un shock de demanda similar al de 2008, lo que, junto con el shock de oferta provocado por Arabia Saudí, genera una situación en la que podríamos ver un desplome de los precios al contado del petróleo hasta la parte superior de la curva de costes de explotación del sector, es decir, el nivel al que los productores se plantean el cierre de algunos de sus yacimientos. Por lo que respecta al crudo West Texas Intermediate (WTI), creemos que la parte superior de la curva de costes de explotación se sitúa entre los  25 y los  30 dólares por barril.
 

Ir por delante

Nos parece útil fundamentar nuestro análisis del mercado del petróleo y del comportamiento de los participantes en la interpretación de dónde se encuentran los precios al contado en relación con la curva de costes de explotación y la curva de costes de incentivo.

En la parte inferior, la curva de costes de explotación representa el intervalo de precios de las materias primas donde existe en el que la inversión en bienes de equipo sale del mercado y los productores de petróleo cierran yacimientos en funcionamiento. En el extremo opuesto, la curva de costes de incentivo es el intervalo de precios en el que los operadores se ven alentados a invertir para aumentar la producción. Históricamente, los precios del petróleo han pasado el 90% el tiempo por encima de la curva de incentivo, ya que la tasa básica de descenso de la producción de petróleo mundial requiere un desarrollo y aumento de la producción constantes para mantener el ritmo de crecimiento de la demanda.

Nuestro análisis muestra que los cambios en estas dos curvas de costes tienden a determinar los precios a largo plazo. Entender esta dinámica es coherente con nuestro horizonte de inversión y puede ser especialmente útil para encontrar oportunidades cuando se producen desajustes de mercado a corto plazo.
 

Lecciones de la caída (de 2014-2015)

El aumento de la producción de petróleo y gas de esquisto de EE. UU. —con sus consiguientes incrementos de productividad ya que estas compañías han impulsado la tecnología y han cobrado mayor magnitud— ha seguido ejerciendo presión sobre la curva de costes de incentivo y ha estimulado el incremento de la eficiencia en las operaciones de producción de crudo. Los menos plazos de desarrollo que conllevan los yacimientos de petróleo y gas de esquisto también han ayudado a que estos operadores ganen cuota de mercado. Por tanto, no nos sorprendería que «los 45 dólares por barril WTI sean los nuevos 50 dólares por barril» cuando salgamos de esta crisis, ya que las mejoras de productividad siguen aumentando.

Sin embargo, los yacimientos de formaciones de esquisto muestran unas tasas de descenso más pronunciadas que las marinas y otros yacimientos convencionales. Cuando los operadores de petróleo de esquisto reducen el gasto en bienes de equipo y disminuyen sus perforaciones y actividades de finalización de yacimientos, la curva cae mucho más rápido, lo que provoca como reacción una reducción de la producción más rápida. Este fenómeno ya lo vimos durante el ciclo bajista de la oferta-demanda de los precios del crudo de 2014 y 2015, tras el aumento de la producción de hidrocarburos de los operadores de esquisto estadounidenses y la decisión de la OPEP de no reducir la excesiva oferta de petróleo.

Cabría esperar que esto vuelva a suceder como reacción a los recientes shocks de oferta y demanda, con un ajuste de la oferta de los operadores terrestres estadounidenses que ayudará a reequilibrar el mercado relativamente rápido. También cabría esperar una ralentización de los proyectos marítimos de ciclo corto que conectan nuevos yacimientos a la infraestructura existente, mientras que es probable que las decisiones de inversión sobre proyectos marítimos de ciclo largo se retrasen.
 

La industria del petróleo estadounidense, bajo presión

Ahora mismo, creemos que el precio actual del crudo es relativamente razonable, dado el shock simultáneo sin precedentes tanto de oferta como de demanda. Estos precios bajos no solo ahuyentarán el capital del sector —el número de yacimientos activos en EE. UU. probablemente disminuirá hasta un 50% desde los niveles de febrero de 2020—, pero es factible que veamos cierres de yacimientos en respuesta a unos precios del petróleo por debajo de los 30 dólares por barril. En efecto, la fuerte caída de los niveles de demanda requiere que estos cierres de yacimientos y menor actividad de perforación reequilibren el mercado y eviten que se completen las existencias.

La mejora de la productividad ejerce presión sobre la curva de costes

Producción  de petróleo por plataforma de perforación, cuenca Pérmica, West Texas

Productivity Gains Pressure Cost Curve

A 1 de marzo de 2020.
Fuente:  Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA) (16 de marzo de 2020).

La buena noticia es que, aunque los precios del crudo se vean frenados considerablemente a corto plazo, reequilibrar el mercado no debería llevar mucho tiempo. Incluso con los altos niveles de producción de petróleo de Arabia Saudí, esperamos una recuperación en forma de «V» durante 2020, similar a los desplomes de los precios registrados en 1986, 1988, 1998, 2008-2009 y 2014-2015. Una vez más, los bajos precios del petróleo deberían ser la solución para los bajos precios del petróleo.

Ante el desplome de los precios del petróleo hasta la curva de costes de explotación por segunda vez en cinco años, es probable que asistamos a una disminución de los flujos de capital en la industria del petróleo. Los múltiplos de las valoraciones del petróleo y gas y de esquisto ya han sufrido tensiones en los últimos años, lo que refleja la inquietud del mercado por la rentabilidad del capital y los valores finales en un futuro en que la preocupación medioambiental y la creciente adopción del vehículo electrónico podrían empañar la demanda. En la situación actual, cabría esperar un aumento de las quiebras entre las compañías de servicios de exploración y producción y servicios a yacimientos de petróleo más débiles, principalmente las que tienen activos de menor calidad, balances sólidos y vencimientos de deuda a corto plazo.

Sin embargo, estos desafíos podrían contribuir a los cambios necesarios que mejorarían los cimientos de la industria, incluido un cambio de enfoque del crecimiento a cualquier precio a la mejora de las rentabilidades de los inversores y la generación de flujo de caja libre. La consolidación del sector también parece probable en los próximos años, pues la magnitud resulta cada vez más importante para controlar los costes y aumentar la eficiencia operativa.
 

Encontrar oportunidades

El exhaustivo análisis de nuestro equipo sobre las curvas de costes del petróleo y otros mercados de materias primas nos ayuda a encontrar oportunidades de inversión atractivas a largo plazo generadas por los desajustes de mercado a corto plazo. Creemos que estos recursos nos dan cierta ventaja en tiempos de crisis.

La evolución de las curvas de explotación e incentivo a lo largo del tiempo puede tener repercusiones importantes para los precios de las materias primas, así como para las rentabilidades generadas por los productores. Creemos que el mercado del petróleo seguirá atrapado en un mercado bajista cíclico, ya que el aumento de la productividad relacionado con las mejoras tecnológicas y de los procesos sigue ejerciendo presión sobre la curva de costes de incentivo y los márgenes de beneficios del capital invertido.

A pesar de las perspectivas bajistas a largo plazo y los factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) que reducen los múltiplos de las valoraciones en el sector energético, cuando los precios de las materias primas se han desplomado hasta la curva de costes de explotación normalmente se han generado oportunidades de inversión atractivas.

Sin embargo, es fundamental ser selectivos. Entre los productores de petróleo y gas, apostamos por los títulos que ofrecen un alto potencial de rentabilidad relativa, equipos directivos de confianza, estructuras de costes competitivas y balances saneados. Estas cualidades deberían ayudar a sobrevivir en un largo ciclo bajista y a posicionar a estas compañías para que salga más reforzadas cuando termine. Además, tratamos de evitar las empresas con «apalancamiento oculto» que podrían incumplir sus condiciones de préstamo o sufrir otros problemas de liquidez, cuando su producción de hidrocarburos se estabilice y la caída de los precios de los productos básicos ejerza presión sobre sus ingresos.

Preferimos invertir en sectores en los que una curva de costes de incentivo creciente puede elevar los precios de las materias primas, lo que puede mejorar los márgenes de beneficios de los operadores. Con la ola de ventas generalizadas en los sectores cíclicos, también estamos encontrando muchas oportunidades entre productores de materias primas de alta calidad que operan en mercados con estas cualidades. En algunos casos, dado el uso intensivo de energía de sus operaciones, el desplome de los precios del petróleo podría suponer un impulso.

 

Factores de los que estaremos pendientes a partir de ahora

Seguimos pendientes de las existencias de petróleo en las economías desarrolladas, parámetro importante para evaluar los fundamentales a corto plazo del mercado de petróleo. Con el fuerte lastre que provoca el brote de coronavirus en la economía mundial, también tenemos en cuenta las previsiones de cómo afectará a la demanda de petróleo mundial. En cuanto a la oferta, estamos atentos al número de yacimientos de EE. UU. y a los anuncios sobre gasto en bienes de equipo de cada compañía de petróleo y gas.

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Marzo 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Cambios realizados por el Comité de Asignación de Activos
Siguiente artículo

Marzo 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Es hora de empezar a pensar en el mundo tras la crisis
202003‑1123844
FONDO RELACIONADO
SICAV
Clase I USD
ISIN LU0272423913
Cartera ampliamente diversificada compuesta por entre 90 y 120 valores de empresas relacionadas con los recursos naturales o las materias primas. El universo incluye empresas que poseen o desarrollan recursos naturales y otras materias primas básicas y empresas tanto upstream como downstream en la cadena de suministro.
Ver más...
Rentabilidad a 3 años
(Anualizada)
-6,18%
Volumen del fondo
(USD)
$160,5m

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Coronavirus: los mercados probablemente seguir...

Coronavirus: los mercados probablemente seguirán intranquilos a corto plazo

Coronavirus: los mercados probablemente seguirán intranquilos a corto plazo

El impacto a largo plazo dependerá de la duración y la propagación del virus.

Por Chris Kushlis

Chris Kushlis Credit Analyst

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

La preocupación por el coronavirus se extiende...

La preocupación por el coronavirus se extiende a las nuevas zonas del brote

La preocupación por el coronavirus se extiende a las nuevas zonas del brote

La propagación del virus y las respuestas políticas determinarán el impacto a largo...

Por Chris Kushlis

Chris Kushlis Credit Analyst

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.