Marzo 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Renta variable japonesa: una clase de activos acostumbrada a la volatilidad

Aun siendo inquietante, la incertidumbre puede ayudar a cimentar las convicciones de inversión

 

Se ha escrito mucho sobre los recientes acontecimientos del mercado, pero sin duda lo que mejor define lo sucedido el mes pasado es una tormenta casi perfecta de noticias negativas e imprevisibles. En un contexto de expectativas al alza, ya que 2020 sería un año de estabilidad y mejora, la irrupción posterior del coronavirus, el impacto económico de las medidas de control para frenar su propagación y una muy inoportuna guerra de precios del petróleo se han conjurado para sacudir los mercados de renta variable hasta sus cimientos.

La reciente volatilidad del mercado es totalmente comprensible, dado el temor de los mercados a lo desconocido, encajando a la perfección la magnitud y longevidad del impacto del coronavirus en la definición de “desconocido”. Con todo, aun siendo tiempos de desafío para los inversores, la volatilidad y la incertidumbre también nos parecen que pueden ayudar a cimentar la convicción en ciertas inversiones, especialmente aquellas que pueden emerger de manera sostenible de períodos de dificultad.
 

Mantener la calma

El 11 de marzo de 2020 marcó el noveno aniversario del terremoto de Tohoku y del subsiguiente desastre nuclear de Fukushima —una catástrofe que hizo perder al TOPIX más de un 12%1 en un solo día (el 15 de marzo de 2011), al apresurarse los inversores a descontar riesgos o calcular la posible duración de los riesgos surgidos en ese período. Con la crisis financiera mundial de 2008 aún presente, el terremoto y su impacto en el mercado llevaron a un grado de escepticismo tan extremo que rara vez se había visto siquiera en la renta variable japonesa, una clase de activo más que acostumbrada a lidiar con el escepticismo de los inversores.

...la renta variable japonesa es una clase de activos habituada al escepticismo de los inversores.

Si bien el entorno actual es muy diferente de cualquiera de los eventos anteriormente mencionados, existen paralelismos con respecto al éxito de las inversiones en tiempos de nerviosismo e incertidumbre. Y es justamente esta experiencia previa de la que estamos echando mano para que nos ayude a orientarnos en la gestión de la estrategia de renta variable japonesa durante los momentos complicados actuales.

Esto incluye la verdad fundamental de que, en última instancia, la calidad, la durabilidad y la generación de flujo de caja de un negocio son elementos a tener muy en cuenta a medio y largo plazo al evaluar retornos. Además, creemos firmemente que los períodos de crisis y volatilidad no suelen ser momentos oportunos para rotar radicalmente la cartera dejándose llevar por la aversión al riesgo. Al contrario, reafirmarse en las convicciones e invertir a todo un ciclo vista, incluso en períodos de volatilidad, puede deparar mejores resultados a largo plazo.

A nuestro juicio, los períodos de volatilidad y de incertidumbre, aun siendo un reto para los inversores, pueden ayudar a cimentar la convicción en ciertas inversiones...

En nuestra constante búsqueda de activos que se ajusten a las características mencionadas anteriormente, estamos recurriendo a todos los recursos locales y globales a nuestra disposición. También estamos echando mano de nuestra profunda experiencia en el mercado de renta variable japonesa para gestionar los riesgos que surgen sin descuidar nuevas oportunidades de invertir en firmas que consideramos excepcionales que ahora cotizan a valoraciones mucho más bajas.

El eje central de nuestro proceso de inversión se basa en un horizonte de inversión a largo plazo y en un análisis fundamental comedido y desapegado. Estos principios nos parecen igualmente aplicables al entorno de mercado actual, por lo que seguimos observándolos.
 

Mantenerse positivos

En lo que respecta al coronavirus, creemos que resolveremos los problemas que actualmente atenazan a la sociedad y a los mercados y veremos tiempos mejores, tanto en los ámbitos sanitario y social, como en el de las repercusiones económicas. Si bien el contexto mundial podría deteriorarse a muy corto plazo, los mercados han reaccionado y descontado con rapidez un fuerte impacto económico y en los beneficios empresariales, tomando como hipótesis una perspectiva de recesión durante la primera mitad de 2020. En nuestra opinión, se trata de una evaluación justa y realista.

Ahora bien, ante la rápida actuación de las autoridades monetarias inyectando liquidez y ultimando los estímulos de política fiscal que se pondrían en marcha en caso de que la situación se deteriore, es probable que cualquier acción adicional se coordine a nivel mundial. El desplome del petróleo solo ha acelerado la convergencia de las expectativas de los tipos de interés de los bancos centrales y de los rendimientos de la deuda a largo plazo. La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ya ha aplicado medidas de emergencia para apoyar la economía, bajando los tipos de interés hasta un rango objetivo de 0%-0,25%. Con la política monetaria a punto de tocar techo, cabe esperar una respuesta fiscal renovada y coordinada para ayudar a sostener las economías en un intento de hacer frente al descenso a corto plazo en los niveles de actividad económica.

Si bien es cierto que los estímulos no bastan por sí solos para garantizar esa mejora que esperamos en el segundo semestre de 2020, sí vemos una senda probable hacia un entorno mejor, por lo que mantenemos la convicción en nuestra cartera de valores dada la fortaleza de sus modelos de negocio, balances y la calidad de sus equipos directivos, las características que naturalmente buscamos en todas nuestras inversiones. Japón sigue avanzando por la vía de la mejora estructural en términos de gobernanza, compromiso y retribución del accionista, y las empresas japonesas lanzaron programas de rescate de acciones récord en 2019 (pese al retroceso de los beneficios) para demostrarlo. Cuando vuelva la estabilidad al entorno económico, la mejora y el crecimiento serán sin duda temas fértiles para los inversores y, a nuestro juicio, Japón aúna todos estos tipos de oportunidades.

Es en momentos como los actuales cuando la calidad es más importante que nunca, y creemos contar con un fuerte sesgo hacia la calidad, tanto dentro de nuestra estrategia como de los recursos de análisis empleados en la gestión de los activos de nuestros clientes durante estos períodos de tribulación.

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Marzo 2020 / VIDEO

La liquidez en los mercados de renta fija
Siguiente artículo

Marzo 2020 / VIDEO

Las cuatro fases de las crisis de crédito y el momento presente
202003-1118265
FONDO RELACIONADO
SICAV
Clase I EUR
ISIN LU0230817925
Cartera diversificada de todo tipo de capitalizaciones, que ofrece exposición a normalmente entre 60 y 80 de nuestras mejores ideas growth en Japón. Tratamos de comprar empresas perdurables que consideramos tienen potencial de elevar el valor del accionista, normalmente gracias a cambios estructurales o una transformación fundamental.
Ver más...
Rentabilidad a 3 años
(Anualizada)
9,23%
Volumen del fondo
(EUR)
€1,5MM

Marzo 2020 / VIDEO

Coronavirus: analizando las perspectivas...

Coronavirus: analizando las perspectivas a largo plazo de las empresas asiáticas

Coronavirus: analizando las perspectivas a largo plazo de las empresas asiáticas

Por Anh Lu

Anh Lu Portfolio Manager

Enero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Quarterly Outlook: Easing Trade Tensions...

Quarterly Outlook: Easing Trade Tensions Boost Japan's Prospects

Quarterly Outlook: Easing Trade Tensions...

Por Archibald Ciganer

Archibald Ciganer Portfolio Manager

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.