Marzo 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Cómo afectan las recesiones a los mercados de deuda

Los rendimientos de la deuda pública podrían tocar fondo y los diferenciales de crédito marcar máximos muy pronto

Todos los indicios apuntan a que la pandemia del coronavirus golpeará duramente a la economía mundial. Probablemente, ya habrá comenzado una recesión mundial. Sin embargo, es probable que sea única por ser la más profunda en décadas y también potencialmente la más corta.

En el pasado, los mercados de renta fija han sido razonablemente buenos a la hora de detectar el fondo de una recesión. En diciembre de 2008, por ejemplo, se registró la mayor contracción mensual de la actividad económica durante la crisis financiera mundial y, a lo largo del mismo mes, los rendimientos de los títulos de deuda pública estadounidenses (UST) tocaron fondo y los diferenciales de crédito marcaron máximos. Similarmente, en octubre de 2001 se produjo la mayor contracción mensual durante la recesión de 2001 y, justo a principios del mes siguiente, los rendimientos de los UST alcanzaron su tasa más baja y los diferenciales su punto más alto.

Ahora bien, esta vez no nos enfrentamos a una desaceleración económica típica. En el pasado, las mayores caídas de actividad solían producirse al final de las recesiones; en esta ocasión, es probable que la parte más grave de la recesión esté ya produciéndose. Esencialmente, todo se está adelantando, lo que en el caso de los mercados de renta fija significa que los rendimientos de los bonos centrales podrían tocar fondo y los diferenciales de crédito marcar máximos en las próximas semanas, si es que no lo han hecho ya.

Es importante recordar que hay múltiples y grandes paquetes de apoyo fiscal en camino, cuyo tamaño parece superar con creces el de los lanzados durante la crisis financiera mundial. De Estados Unidos a Australia, casi todos los gobiernos de los mercados desarrollados, al igual que varios de mercados emergentes, han anunciado medidas de estímulo en las últimas semanas. Si bien llevará tiempo promulgarlas y ponerlas en práctica, el apoyo es muy alentador y debería contribuir a mitigar el impacto de los impagos.

Los bancos centrales también están poniendo de su parte para apuntalar las economías con una serie de recortes en los tipos de interés y nuevos programas de expansión cuantitativa. Esta combinación de políticas acomodaticias del banco central y estímulos fiscales de los gobiernos es esencialmente "dinero de helicóptero", al inyectar liquidez directamente en el sector privado. Esto debería traducirse en un fuerte crecimiento de la oferta monetaria en los próximos meses.

Si bien varios sectores empresariales sufren severas disrupciones y podrían sangrar dinero en el entorno actual, las reservas de efectivo de los hogares podrían aumentar considerablemente en los próximos meses. Inicialmente, una gran parte de este dinero se quedará depositada en bancos y fondos monetarios, pero cuando vuelva la confianza debería abrirse camino hacia activos de riesgo, como títulos de crédito y de mercados emergentes.

Los bonos corporativos estadounidenses con categoría investment-grade ofrecen oportunidades de inversión atractivas, ya que los diferenciales de este sector se han ampliado sustancialmente y, en algunos casos, las curvas se han invertido. En muchos casos, las distorsiones de mercado parecen provocadas por ventas forzadas y no necesariamente por fundamentales. La dispersión de los traders, a raíz de los protocolos de “trabajo desde casa”, ha contribuido a estas difíciles condiciones de liquidez. En clave positiva, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha anunciado que comenzará a comprar bonos corporativos con calificación investment-grade, lo cual es muy favorable para el sector.

Unos tipos de interés cero o negativos en la mayoría de las grandes economías deberían propiciar la búsqueda de rendimiento en los mercados de renta fija en las próximas semanas y meses. Los segmentos de mayor riesgo, como los mercados de crédito, se recuperarán, aunque este proceso no siempre será fácil, dadas las condiciones de liquidez y la probabilidad de que la volatilidad se mantenga elevada durante algún tiempo.

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Marzo 2020 / WEBCAST

Actualización de la estrategia Global Focused Growth Equity con David Eiswert
Siguiente artículo

Abril 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Las medidas contundentes de la Fed atajan la iliquidez
202003‑1132840
FONDO RELACIONADO
SICAV
Clase I USD
ISIN LU1244139231
Cartera diversificada a escala global compuesta por bonos de todo tipo, de una amplia variedad de emisores de todo el mundo incluidos los mercados emergentes. El fondo trata de generar unos rendimientos estables. Ver más...
Rentabilidad a 3 años
(Anualizada)
3,38%
Cupón medio
4,39%
FICHA DEL FONDO
Volumen del fondo
(USD)
$142,8m
Vencimiento medio
6,29 años
Duración media
3,91 años

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

El COVID‑19 y los mercados de renta fija

El COVID‑19 y los mercados de renta fija

El COVID‑19 y los mercados de renta fija

Cómo podría incidir el brote de coronavirus en los inversores en renta fija.

Por Ken Orchard

Ken Orchard Portfolio Manager

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.