Skip to main content

Marzo 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

El sistema sanitario en el punto de mira de la carrera presidencial demócrata

Es probable que haya cambios significativos, pero no radicales

El sector de salud podría tener que hacer frente a cambios significativos tras las próximas elecciones, sobre todo si resulta elegido presidente el candidato demócrata.

Si bien hay varias industrias en el sector de salud que tendrán que lidiar con presiones legislativas y reglamentarias, no está claro en cuáles se centrará un eventual gobierno demócrata para lanzar las reformas. Con todo, no esperamos que el gobierno que salga de estas elecciones, sea del signo que sea, intente reducir el coste general de la asistencia sanitaria.

De hecho, a nuestro juicio, es poco probable que una Administración Demócrata vaya a cambiar diametralmente el statu quo estadounidense adoptando un sistema sanitario de pagador único. Dado que es improbable ver movimientos significativos de los márgenes de los partidos políticos en el Senado, las propuestas de reforma más radicales no recabarán los apoyos políticos suficientes para salir adelante. En su lugar, cabe esperar que un eventual presidente demócrata trate de reducir el coste de asistencia sanitaria que tienen que sufragar habitualmente los estadounidenses, lo que pondrá el precio de los medicamentos en el punto de mira del debate político. Los dos principales candidatos demócratas —el ex vicepresidente Joe Biden y el Senador Bernie Sanders— apoyan imponer topes o límites a los precios de los medicamentos, sobre todo a los de los que se usan parar tratar enfermedades crónicas como diabetes y VIH/SIDA.

Si Donald Trump es reelegido presidente, lo más que cabe esperar es que el gobierno federal imponga algún tipo de transparencia y regla de fijación de precios para los laboratorios farmacéuticos. El presidente, al igual que Biden, está a favor de un plan que consiste en aplicar un índice de precios internacional en lugar de los precios de los medicamentos estadounidenses.

Con todo, no esperamos que el gobierno que salga de estas elecciones, sea del signo que sea, intente reducir el coste general de la asistencia sanitaria

Es harto improbable que veamos un “Medicare para Todos”

El plan Medicare para Todos de Sanders eliminaría el seguro de salud privado y establecería un sistema de pagador único que garantizaría a todos los estadounidenses una cobertura de asistencia sanitaria proporcionada por el gobierno. El plan no tendría redes, primas, franquicias, copagos ni facturas sorpresa. Daría más poder al gobierno a la hora de negociar precios con las compañías farmacéuticas, los hospitales y los facultativos.

Dado que este plan provocaría una disrupción económica masiva, Medicare para Todos requeriría un descomunal apoyo político para salir adelante, además de un plan de transición para estabilizar el desempleo friccional a que daría lugar. A la vista de los buenos resultados recientes de Biden en las primarias demócratas, y la falta de voluntad política en el Congreso, no vemos posible un cambio tan significativo. En muchos distritos, los sistemas hospitalarios son algunos de los mayores empleadores; y el lobby farmacéutico es uno de los grupos de presión más poderosos en la capital del país. A nuestro juicio, los legisladores se lo pensarán muy mucho antes de proponer reformas que puedan poner en peligro sus probabilidades de reelección.

Aun no siendo probable que Medicare para Todos vaya a formar parte del próximo mandato presidencial, sí cabe esperar que el gobierno federal, a instancias de cualquiera de los dos partidos políticos, trate de conseguir algunos de sus objetivos mediante acciones normativas, como por ejemplo mejorar su poder de negociación con las farmacéuticas, facilitar la expansión de Medicare y crear una dinámica de precios más competitiva echando mano de los genéricos.

Con todo, no esperamos que el gobierno que salga de estas elecciones, sea del signo que sea, intente reducir el coste general de la asistencia sanitaria

Más probable: ampliación de la ley Asistencia Sanitaria Asequible

A nuestro juicio, cabe esperar que un presidente demócrata intente potenciar la Asistencia Sanitaria Asequible (ACA, por sus siglas en inglés) a nivel normativo y explore métodos para ampliar el acceso a la cobertura de Medicare, de modo que más pacientes de alto riesgo sin ningún tipo de cobertura puedan acceder a un seguro. También podríamos ver planes muy similares a la propuesta “opción pública” de Biden, en la que el gobierno federal proporcionaría un plan de seguro disponible públicamente que competiría directamente con otras organizaciones de asistencia sanitaria gestionada. Son muchos los senadores demócratas, en todo el espectro ideológico, que están totalmente decididos a lograr una alternativa de asistencia sanitaria pública. Ahora bien, la reforma del sistema de asistencia sanitaria es notoriamente difícil. El proyecto de ley tendría que contar con el respaldo de ambos partidos en un Congreso cada vez más controlado por solo uno de ellos.

El impacto del coronavirus

La creciente presencia de la enfermedad COVID-19 también podría afectar al clima político, ya que los votantes están siendo informados en tiempo real sobre su acceso a la asistencia sanitaria y la disponibilidad de tratamiento. El nuevo coronavirus está dando a la gente otra oportunidad para apreciar el grado de eficacia del sistema nacional de asistencia sanitaria a la hora de responder a una crisis, y muchos votantes probablemente concluirán que es insuficiente.

El brote también aumenta la determinación política de aprobar leyes —o al menos considerar cambios sustanciales— para mejorar el acceso a la asistencia sanitaria. Se espera que los demócratas que se presenten a las elecciones aludan al COVID-19 como prueba adicional de la necesidad de un sistema de asistencia sanitaria más sólido, uno en el que el gobierno ocupe un lugar más destacado en la gestión de la asistencia sanitaria como bien público.

Información importante

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Marzo 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

El auge de los bonos verdes
Siguiente artículo

Marzo 2020 / POLICY INSIGHTS

Enfoque de inversión estratégica de T. Rowe Price
202003‑1120710

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Fase uno del acuerdo comercial entre Estados...

Fase uno del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China

Fase uno del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China

La distensión temporal sugiere que las tensiones podrían aumentar

Por Katie Deal

Katie Deal Associate Analyst

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Acuerdo comercial norteamericano: más segurida...

Acuerdo comercial norteamericano: más seguridad, impacto débil

Acuerdo comercial norteamericano: más seguridad, impacto débil

El acuerdo ofrece argumentos políticos a ambos partidos.

Por Katie Deal

Katie Deal Associate Analyst

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.