INVESTMENT INSIGHTS

Asignación de activos global: Perspectivas de enero

Yoram Lustig , Head of Multi-Asset Solutions, EMEA

¿Devolver su grandeza al “Global ex-U.S.”?

En 2019, el mercado de renta variable de Estados Unidos mantuvo su racha de superior comportamiento relativo, avanzando más de un 31% frente al 21% del resto del mundo, medido por los índices S&P 500 y MSCI All Country World ex-US (en USD). Pero lo más sorprendente es que el mercado estadounidense ha superado al resto del mundo en casi un 200% durante la última década. Fuera de Estados Unidos, en esos diez años los mercados se han visto asolados por todo tipo de infortunios: la crisis de la deuda europea, dos recesiones en Europa, episodios de incertidumbre política en todo el mundo (entre ellos el Brexit) y, más recientemente, las repercusiones de la guerra comercial. En los primeros compases de 2020, los mercados fuera de Estados Unidos están beneficiándose de la relajación de las tensiones comerciales y de la estabilización del crecimiento mundial, lo que podría resultar muy favorable dada la mayor orientación cíclica de sus economías.
 

Reajustar precios para descartar una recesión

La curva de rendimientos estadounidense ha alcanzado su mayor pendiente desde octubre de 2018, al seguir mejorando la confianza de los en las perspectivas de crecimiento en un entorno de menor incertidumbre relacionada con el comercio. De hecho, las curvas de rendimientos de todo el mundo están dando muestras de positivización, al empezar los inversores a desprenderse de activos de bajo rendimiento en favor de activos de riesgo. La positivización de la curva refleja una reversión de la estrategia de activos refugio que observamos en agosto y que provocó una inversión de la curva de rendimientos estadounidense, un fenómeno habitual antes de una recesión. Si bien el consenso no está haciendo un llamamiento a favor de una estrategia de reflación cabal en esta fase del ciclo, el apetito de los inversores por sectores que se beneficiarán de tipos más altos, como el financiero, ha crecido, al igual que la demanda de títulos protegidos contra la inflación. Una mejora adicional de la confianza y del crecimiento podría llevar a un continuo reajuste de precios para reflejar unas expectativas más altas de inflación y tipos de interés.
 

¡Muéstrame los beneficios!

Tras el agitado cierre del ejercicio 2018, la renta variable estadounidense no ha mirado atrás durante todo el año 2019, con el índice S&P 500 cerrando cerca de máximos históricos, subiendo más de un 31%, aunque solo un 12% anualmente en los dos últimos años. La renta variable halló soporte en el avance de las negociaciones comerciales y en el éxito de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) a la hora de ingeniar un “ajuste a mitad de ciclo”. La fuerte rentabilidad y el crecimiento plano de los beneficios empresariales disparó el múltiplo PER de las compañías del S&P de 14,4 a 18,2 durante el año. Conforme vayamos adentrándonos en 2020, a los mercados podría resultarles cada vez más difícil mantener el impulso, dado el punto de partida de valorización más alto, sin que efectivamente se produzca un crecimiento de los beneficios.


 

Para ver las perspectivas por regiones, descargue el PDF.

 

 

 

 

La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro.

Fuentes: Standard & Poor’s, MSCI, Bloomberg Finance L.P. (véanse las notas informativas adicionales); y el proveedor de datos financieros y análisis FactSet. Copyright 2020 FactSet. Todos los derechos reservados.

 

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

 



201901‑1063947