Marzo 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Las cuatro fases de la crisis crediticia presentan riesgos y oportunidades

En busca de valor prometedor, incluyendo ángeles caídos, en la fase tres

Puntos clave

  • A pesar de que la crisis actual ha sido provocada por una pandemia, pensamos que el crédito seguirá las mismas cuatro fases de crisis que en recesiones severas anteriores.
  • En la primera fase de una crisis crediticia, los participantes del mercado evalúan el alcance del shock. En la segunda fase, algunos inversores en high yield venden para obtener liquidez.
  • En la tercera fase, nuestros gestores se esfuerzan por encontrar créditos con potencial para generar rentabilidades totales en la cuarta fase, cuando la confianza vuelva repentinamente a los mercados.


La pandemia del coronavirus ha desencadenado una crisis económica que ha generado importantes presiones sobre los mercados financieros, incluido el de crédito. Las estimaciones de crecimiento económico se han revisado drásticamente a la baja debido a la enormidad de los impactos del virus y a las presiones simultáneas de los precios del petróleo. Además, en las últimas semanas la liquidez se ha visto seriamente amenazada en todos los mercados de renta fija. Los mercados han visto y soportado crisis anteriormente, pero la profundidad y velocidad de la actual recesión no tiene precedentes.

Pese al carácter único de esta crisis de haber sido provocada por el brote de coronavirus mundial, pensamos los mercados de crédito seguirán las cuatro fases generales de cualquier crisis hasta la recuperación, tal y como hicieron en recesiones severas anteriores. Actualmente, los mercados de crédito están siendo presa de ventas indiscriminadas, al buscar los inversores vías de hacer líquidos determinados títulos o de rotar su asignación de activos hacia renta variable. A medida que la actividad del mercado de crédito corporativo empiece a estabilizarse, nuestros gestores de cartera podrán selectivamente asumir riesgos específicos para generar potencialmente fuertes rentabilidades totales en los próximos dos años. Este puede ser un entorno ideal para gestores activos de crédito, que pueden intentar comprar créditos robustos a precios distorsionados, mientras que los fondos pasivos podrían verse forzados a vender a precios poco atractivos.
 

Fase uno: la evaluación de la magnitud de la conmoción económica

En la primera fase de una crisis crediticia, los participantes del mercado evalúan el alcance del shock y venden crédito corporativo a escala similar al riesgo percibido. Aunque todavía hay mucha incertidumbre sobre la propagación y el impacto finales de la pandemia de coronavirus, los diferenciales1 de crédito en el índice J.P. Morgan Global High Yield se han ampliado más de 700 puntos básicos2 en lo que va de año hasta el 20 de marzo, al haber descontado los inversores una recesión mundial.

La decisión de Arabia Saudita a principios de marzo de rebajar los precios del petróleo e incrementar la producción provocó una corrección aún más pronunciada en la deuda corporativa del sector energético. Los emisores relacionados con la energía representaban cerca del 15% de los índices de referencia high yield estadounidenses. Los diferenciales del sector energético se ampliaron unos 300 puntos básicos tan solo el 9 de marzo, la primera sesión de cotización después del anuncio de Arabia Saudita, y antes del 20 de marzo ya superaban los 2.300 puntos básicos.
 

Fase dos: la gestión de la liquidez

En la segunda fase de una crisis de crédito, algunos inversores con bonos high yield en sus carteras venden para obtener liquidez, lo que puede exacerbar la presión vendedora de la primera fase. T. Rowe Price gestiona sus carteras de high yield (y todas sus estrategias de renta fija) para tener un remanente de liquidez y una exposición mínima a activos ilíquidos, como deuda privada, lo que debería permitir a los gestores de cartera atender las demandas de efectivo sin vender posiciones que podrían ser atractivas a largo plazo. Sometemos periódicamente nuestras carteras a pruebas de estrés para simular recesiones severas y determinar el tamaño de las reservas de liquidez.
 

Fase tres: la búsqueda de oportunidades a largo plazo

En la tercera fase general, los gestores de cartera de T. Rowe Price se esfuerzan por encontrar posiciones crediticias con potencial para generar rentabilidades totales atractivas a largo plazo. Los gestores de cartera colaboran estrechamente con el equipo de analistas de crédito global de la firma, que son especialistas en el sector, para hallar bonos a precios excepcionalmente bajos que no reflejan sus fundamentales debido a las distorsiones de mercado.

Esta crisis podría brindar más oportunidades de lo habitual en el sector energético, que se ha visto violentamente sacudido por el doble “cisne negro” de la epidemia de coronavirus y la decisión de Arabia Saudita de producir más petróleo al caer la demanda a raíz del virus. A pesar de que prevemos muchos impagos y reestructuraciones en el caso de créditos energéticos más débiles, también anticipamos una ola de “ángeles caídos” (bonos que se han visto relegados a títulos high yield tras haber formado parte del universo investment-grade). Los inversores institucionales que solo pueden mantener deuda con calificaciones crediticias investment-grade se verán obligados a vender estos bonos, lo que podría generar oportunidades atractivas para inversores dedicados a títulos de crédito con un rating inferior al grado de inversión. Nuestros analistas de crédito del sector energético han colaborado estrechamente con los analistas de renta variable de ese mismo sector de T. Rowe Price para evaluar las oportunidades de esforzarse por generar rentabilidad total en los próximos años.
 

Fase cuatro: el repentino estrechamiento de los diferenciales

La cuarta fase de una crisis crediticia —el punto en el que los diferenciales se estrechan repentinamente al recuperarse la confianza— es la más difícil de predecir. Dado que es casi imposible determinar el momento exacto en el que la confianza tocará fondo y los diferenciales empezarán a estrecharse, nos esforzamos por identificar oportunidades en la fase tres, cuando los mercados son todavía presa de las distorsiones. Históricamente, no obstante, cuando los diferenciales del segmento high yield alcanzaron los 800 puntos básicos, los inversores se vieron recompensados a lo largo de los próximos 12–24 meses. Al haber superado los diferenciales los 1.000 puntos básicos el 20 de marzo, la clase de activos podría estar bien posicionada de cara al medio y largo plazo.3

A menudo se ve a los participantes del mercado high yield bien como “turistas”, o bien, como “residentes permanentes”. Los turistas son aquellos con flexibilidad para invertir en una amplia gama de clases de activos y probablemente no están especializados en analizar el mercado con calificaciones crediticias inferiores a la categoría investment-grade y sus emisores. Por su parte, los residentes permanentes son inversores high yield dedicados que pueden identificar distorsiones de precios. Una corrección del segmento high yield de una magnitud como la registrada a raíz de la crisis del coronavirus y del shock de oferta del petróleo suele espantar a los turistas del mercado, creando oportunidades a largo plazo atractivas para los residentes permanentes.


Factores de los que estaremos pendientes a partir de ahora


Dado que los bancos centrales han implementado varias medidas para atajar los problemas de liquidez, estaremos muy pendientes de los esfuerzos que se están realizando en todo el mundo para impulsar los estímulos fiscales que ayudarán a contrarrestar los efectos económicos de la pandemia de coronavirus. Los gobiernos de todo el mundo han comenzado a trabajar en la aprobación de planes de estímulos fiscales contundentes, pero los escollos políticos podrían retrasar el proceso y generar más volatilidad en el mercado.

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Marzo 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Por favor, siéntense: estamos atravesando una zona de turbulencias.
Siguiente artículo

Marzo 2020 / WEBCAST

Actualización de la estrategia Global Focused Growth Equity con David Eiswert
202003‑1129270

Marzo 2020 / VIDEO

Las cuatro fases de las crisis de crédito...

Las cuatro fases de las crisis de crédito y el momento presente

Las cuatro fases de las crisis de crédito...

Ha llegado el momento de pasar a la fase tres

Por Mark Vaselkiv

Mark Vaselkiv Chief Investment Officer, Renta Fija

Marzo 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Recesión 2020—Profunda pero breve

Recesión 2020—Profunda pero breve

Recesión 2020—Profunda pero breve

Seguimiento del shock COVID-19

Por Alan Levenson

Alan Levenson Chief Economist

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.