Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

El COVID‑19 y los mercados de renta fija

Cómo podría incidir el brote de coronavirus en los inversores en renta fija.

Puntos clave

  • Es improbable que los principales bancos centrales respondan con bajadas de tipos de interés a corto plazo.
  • La renta fija asiática en divisa local podría exhibir un superior comportamiento relativo, pero las divisas de la región corren el riesgo de volver a depreciarse.
  • Cabe esperar impactos dispares dentro del universo de deuda corporativa.


El brote de coronavirus (COVID-19) ha desbaratado las previsiones de los mercados financieros para 2020. En nuestras últimas reuniones de política monetaria, el equipo de inversión comentó los últimos acontecimientos y destacó las tres principales consecuencias de inversión para los mercados de renta fija.
 

1. Es improbable que los principales bancos centrales respondan con bajadas de tipos de interés a corto plazo

Si bien no hay duda de que el crecimiento mundial se verá negativamente afectado por el brote de coronavirus, aún está por ver la magnitud del impacto en cuanto a duración y gravedad. Analizar los datos llevará tiempo, por lo que tardaremos en conocer sus consecuencias reales. En este contexto, es probable que los principales bancos centrales adopten una actitud de espera y sigan muy pendientes de la respuesta de las autoridades chinas.

“Hasta ahora, las medidas tomadas por China se han centrado en gestionar la crisis”, señaló Kenneth Orchard, gestor de cartera y miembro del equipo de inversión en renta fija global. “Ahora bien, a medio plazo es posible que veamos una ola de medidas nuevas para respaldar el crecimiento”. Estas medidas podrían adoptar la forma de recortes adicionales de los tipos de interés, préstamos para prestar apoyo a las pequeñas y medianas empresas o incluso estímulos fiscales centrados en sectores concretos, como infraestructuras, añadió Orchard.

Dentro del universo de renta fija global, el brote del virus ha llevado a los mercados a adelantar acontecimientos, pasando de considerar la posibilidad de políticas de reflación a descontar bajadas de emergencia de los tipos de interés. Esto ha provocado una caída sustancial en los rendimientos, con el extremo corto de la curva de Estados Unidos reflejando expectativas de que la Reserva Federal (Fed) bajará los tipos de interés de aquí a septiembre.

No obstante, Orchard no está de acuerdo con el consenso de mercado. “A estas alturas, todavía es demasiado pronto para que los mercados concluyan que los grandes bancos centrales empezarán a rebajar los tipos de interés en 2020”, indicó. “La inversión de curvas de rendimientos en Estados Unidos y Alemania hace que mantener deuda pública de estos países centrales sea una propuesta de valor cara en la actualidad”.
 

2. La renta fija asiática en divisa local podría exhibir un superior comportamiento relativo, pero las divisas de la región corren el riesgo de volver a depreciarse

Las repercusiones de la desaceleración económica prevista en China se sentirán en toda Asia. Para amortiguar el golpe, varios bancos centrales de la región podrían estar considerando relajar sus políticas monetarias e inyectar liquidez en el mercado. “Con una inflación generalmente moderada en los países asiáticos circundantes, hay margen para que los bancos centrales intervengan para respaldar el crecimiento”, apuntó Orchard. “Los bancos centrales de Tailandia e Indonesia ya han bajado los tipos de interés, y esperamos que otros países de la región sigan su ejemplo en los próximos meses”.

A estas alturas, todavía es demasiado pronto para que los mercados concluyan que los principales bancos centrales empezarán a rebajar los tipos de interés en 2020.

- Kenneth Orchard, Gestor de Cartera

Entre ellos podrían figurar Corea del Sur y Malasia, ya que sus economías tienen vínculos con China a través del comercio y el turismo. Desde una perspectiva de renta fija, el buen comportamiento de la inflación junto con la probabilidad de recortes de los tipos de interés en el futuro conforman un panorama propicio para la deuda en divisa local y hacen probable que la región exhiba un superior comportamiento relativo

Aparte de los recortes de los tipos de interés, algunos países también podrían anunciar medidas de estímulo fiscal. Singapur, por ejemplo, presentó hace poco un paquete valorado en 4.500 millones de dólares estadounidenses (USD) para ayudar a reducir el impacto económico provocado por el virus. Otros muchos países podrían seguir sus pasos, entre ellos Corea del Sur y Malasia, según nuestros analistas de deuda pública.

El high yield asiático parece atractivo, pero high yield es un espacio en el que abriremos posiciones caso por caso y solo si nuestro análisis bottom-up identifica empresas atractivas desde una perspectiva de medio plazo.

A pesar de estas medidas, las divisas de la región corren el riesgo de volver a depreciarse. “Es posible que sigamos viendo debilidad en ciertas divisas asiáticas a corto plazo como resultado de la amenaza del virus”, agregó Orchard. Una de ellas sería el yen japonés, que tradicionalmente se ha comportado como activo refugio, pero que recientemente se ha visto bajo presión debido a la proximidad de Japón al epicentro del virus.
 

3. Cabe esperar impactos dispares dentro del universo de deuda corporativa 

Las consecuencias negativas del brote de coronavirus variarán de una industria a otra. A juicio de nuestros analistas de crédito y renta variable, el sector del automóvil parece vulnerable ya que el cierre de fábricas en China interrumpirá su cadena de suministro, es el caso en particular de compañías que utilizan piezas que se producen en la provincia de Hubei. Por su parte, las empresas tecnológicas podrían verse afectadas en muy distinto grado, en función de sus cadenas de suministro.

En el caso de las compañías de materias primas, las fuertes caídas de los precios en previsión de una desaceleración del crecimiento mundial han supuesto un duro golpe. “El sector de materias primas ha sufrido un fuerte varapalo; ahora bien, si el virus fuera contenido, podría haber algunas oportunidades atractivas en este espacio”, apuntó Orchard, añadiendo que tal sería el caso igualmente de las promotoras inmobiliarias chinas. 

En términos generales, el segmento high yield asiático parece atractivo para los inversores dispuestos a pasar por alto la volatilidad a corto plazo. Las curvas tienen pendientes pronunciadas y valoraciones atractivas en este espacio en comparación con el investment-grade asiático y otros segmentos del mercado high yield, incluidos los mercados emergentes. Las condiciones técnicas son igualmente favorables, al esperarse una tendencia a la baja en la oferta bruta en 2020, mientras que la mayor parte de los inversores son nacionales con horizontes de inversión a largo plazo.

“El high yield asiático parece atractivo, pero en un espacio en el que abriremos posiciones caso por caso y solo si nuestro análisis bottom-up identifica una empresa atractiva desde una perspectiva de medio plazo”, concluyó Orchard.

 

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

Artículo anterior

Febrero 2020 / VIDEO

Perspectivas del mercado global para 2020
Siguiente artículo

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Fase uno del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China
202002‑1095668

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Coronavirus: los mercados probablemente seguir...

Coronavirus: los mercados probablemente seguirán intranquilos a corto plazo

Coronavirus: los mercados probablemente seguirán intranquilos a corto plazo

El impacto a largo plazo dependerá de la duración y la propagación del virus.

Por Chris Kushlis

Chris Kushlis Credit Analyst

Febrero 2020 / INVESTMENT INSIGHTS

Por qué el desapalancamiento es el causente...

Por qué el desapalancamiento es el causente real de la desaceleración mundial

Por qué el desapalancamiento es el causente real de la desaceleración mundial

Los temores de “estancamiento secular” parecen ser exagerados

Por Nikolaj Schmidt

Nikolaj Schmidt Chief International Economist

Está saliendo del sitio web de T. Rowe Price

T. Rowe Price no es responsable del contenido de los sitios webs de otras compañías, incluyendo los datos de los retornos contenidos en los mismos. El retorno del pasado no garantiza futuros retornos de inversión.