INVESTMENT INSIGHTS

Ventaja competitiva de empresas innovadoras frente a sus rivales

David J. Eiswert , Portfolio Manager

Puntos clave

  • La aceleración de diversas tendencias disruptivas, impulsadas por el crédito y fortalecidas por las nuevas tecnologías, continúa transformando sectores y economías.
  • En el periodo de bajo crecimiento actual, estas tendencias actúan concentrando las ganancias en empresas de éxito e inciden en las rentabilidades de los inversores.
  • Esto exige un enfoque de inversión activa para tratar de identificar las empresas que se benefician de los cambios.

Vivimos en un mundo en rápido cambio. La disrupción está en todas partes, acelerada por los bajos tipos de interés y el crédito fácil. Muchas veces, se impone la dinámica de «el ganador se lo lleva todo»: los primeros en mover ficha se llevan la mayor parte del botín. Además, puede suceder de forma espectacularmente rápida, sobre todo cuando la innovación y la demanda de consumidores entusiastas allanan el terreno a productos de gran éxito que transforman un mercado existente. Viejos  modelos de negocio pueden quedar  arrasados por nuevos actores que pueden competir mejor en costes y calidad. Mientras tanto, el tiempo necesario para desarrollar una idea incipiente hasta convertirla en un negocio consolidado se ha reducido significativamente, por  lo que a las empresas establecidas les cuesta reaccionar y adaptarse.
 

Es imprescindible que los inversores entiendan el impacto económico y de mercado de estos cambios. Para los valores es aún más crucial, ya que la diferencia de rentabilidad de los valores que se benefician y se ven perjudicados por esta dinámica ha sido y seguirá siendo considerable.

La innovación y los monopolios naturales provocan resultados divergentes

La dinámica de disrupción genera resultados divergentes en distintos sectores, a expensas de muchos competidores establecidos. Entre ellos, tiendas minoristas físicas lentas en actuar, empresas de medios de comunicación tradicionales que dependen de unos usuarios e ingresos publicitarios cada vez menores, así como empresas de consumo cuyos productos están perdiendo sus ventajas de monopolio de marca consolidada.
 

Incluso a productos sencillos como la pasta de dientes les ha costado adaptarse y competir. Los proveedores establecidos de estos productos estandarizados se han visto perjudicados, ya que el modelo que regía su comercialización y compra en el pasado ha cambiado fundamentalmente. Mientras que el comercio electrónico tiene un espacio infinito, los métodos de distribución tradicionales tienen un espacio más limitado en las estanterías de los supermercados. Las pautas de la publicidad y del consumo también han cambiado. Las prácticas establecidas de la publicidad televisiva e impresa están perdiendo terreno frente a actividades promocionales modernas en Instagram o YouTube, que permiten también respuestas de compra instantáneas y la entrega al día siguiente.

La tecnología está logrando liberar capacidad.
- David Eiswert Portfolio Manager, Global Focused Growth Equity Strategy


Mientras tanto, la innovación en el ocio doméstico por streaming y a través de Internet ha permitido que servicios bajo demanda disputen a empresas de televisión por cable tradicionales la producción y transmisión de contenidos de ocio. Los emisores por Internet han logrado un alcance global y un acceso sin precedentes a análisis de visualización que identifican las necesidades del público. Por el contrario, los proveedores de cable y los productores de contenidos tradicionales cuyos ingresos dependen en gran parte de paquetes de canales se han visto perjudicados. Y lo que es más importante, los ganadores de la disrupción han ganado a lo grande, mientras que los perdedores han sufrido un duro golpe (gráfico 1).
 

Todo esto se ha visto acentuado por la cantidad de liquidez y el exceso de crédito disponible en este entorno de bajo crecimiento y bajos tipos de interés. Los inversores han asumido un crédito excesivo y, en su búsqueda de rendimientos, han vertido cada vez más capital en estas empresas disruptivas e innovadoras.


(Gráfico 1) El fuerte impacto en las rentabilidades de los valores del nuevo gasto de consumo 
31 de diciembre de 2015–31 de diciembre de 2018

 

 

Las rentabilidades pasadas no son garantía de resultados futuros. 
Fuente: FactSet (véase la información adicional).

El comercio electrónico y las redes sociales han reducido las barreras de entrada publicitaria y han promovido cambios imprevisibles en los gustos de los consumidores.
- David Eiswert Portfolio Manager, Global Focused Growth Equity Strategy

La aparición de grandes desigualdades regionales

Los factores regionales también influyen. El dinero público, las condiciones monetarias y la dinámica industrial han concentrado muchos de los ganadores de la revolución tecnológica en Estados Unidos y China, a expensas de regiones lentas en actuar como Europa.
 

En el gráfico 2 se muestra hasta qué punto Europa ha q uedado rezagada, lo que refleja la falta de preparación en el desarrollo de campeones «nacionales/regionales» en los sectores de las nuevas tecnologías. ¿A qué se debe esta desigualdad? A que muchas innovaciones han favorecido a las empresas pioneras, que logran ventajas competitivas que crean monopolios a escala global con un gran poder económico y financiero.
 

Muchas innovaciones transformadoras se han concentrado en zonas concretas de Estados Unidos y China. Silicon Valley (y Seattle) contribuyeron a generar más de 4 billones de dólares estadounidenses de capitalización bursátil en solo cinco compañías tecnológicas/plataforma: Microsoft, Amazon, Apple, Alphabet y Facebook. Este crecimiento increíble se ha logrado debido al alcance global y la inversión en innovación de estas compañías.


(Gráfico 2) Dominio de EE. UU. y China, gracias a la ventaja de los pioneros

La tecnología ha creado monopolios naturales globales.
Capitalización bursátil de los cinco principales valores tecnológicos por región, a 16 de mayo de 2019

 

 

Cálculos de T.  Rowe Price utilizando datos de FactSet Research Systems Inc. Todos los derechos reservados. 
Muestra la capitalización bursátil de las mayores empresas de los sectores de tecnología de la información y servicios de comunicación, así como del segmento de Internet y venta minorista directa  del sector de consumo discrecional en cada región, representada por los índices MSCI USA, MSCI China, MSCI All Country World ex‑Japan (excluidas las empresas chinas), MSCI Europe y MSCI Japan. Fuente: MSCI (véase la información adicional).

Las siguientes compañías están representadas en cada región, ordenadas por capitalización bursátil. EE. UU.: Microsoft, Amazon, Apple, Alphabet, Facebook; China: Alibaba, Tencent, China Mobile, Baidu, JD.com; Asia excepto Japón y China: Samsung Electronics, Taiwan Semiconductor, Tata Consultancy, Infosys, SK Hynix; Europa: SAP, ASML, Deutsche Telekom, Vodafone, Telefónica; Japón: SoftBank, Nippon, NTT DoCoMo, Keyence, KDDI.


China también se ha beneficiado enormemente de este fenómeno, gracias a varias empresas disruptoras líderes del país. La decisión del país de excluir a las plataformas de Internet extranjeras (las búsquedas en Google fueron bloqueadas en China en 2010) ha contribuido al crecimiento de las empresas disruptoras locales. (Las autoridades chinas también han logrado su objetivo de mantener el control sobre la regulación, la fiscalidad y la seguridad de Internet en el  sector.)
 

Pero estos campeones de Internet también han aprovechado la oportunidad para aventajar la evolución de algunas de sus homólogas estadounidenses, adoptando los mejores elementos de la revolución tecnológica y superándose. Alibaba, el proveedor de mayor éxito en China, se ha convertido en una amalgama de muchas innovaciones importantes en la red. En la práctica, es como PayPal, Amazon, Amazon AWS, Facebook, YouTube, Instagram y Google, en una misma compañía. Esta magnitud le proporciona una perspectiva extraordinaria sobre su base de clientes/usuarios y le ha permitido obtener ingresos a partir de un público al que, a su vez, le gustan los servicios y la utilidad que ofrece.


Por el contrario, Europa ha tenido que hacer frente a políticas divididas, la regulación abierta de Internet, la ausencia de financiación de capital inversor y la falta de innovación propia. Esto ha provocado un déficit de campeones tecnológicos en la región, como pone de manifiesto la actual ponderación europea en «tecnología disruptiva» del índice MSCI Europe, de aproximadamente un 5% (gráfico 3). Una cifra que se compara con  casi el 40% del índice en China y  en torno al 33% en EE. UU.1


Por supuesto, para quienes busquen valores financieros (18%), consumo básico (15%), salud (13%) o materias primas (16%), Europa ofrece una abundante exposición. Sin embargo, muchos de los campeones de la región de estos sectores se ven frenados por el bajo crecimiento, la escasa capacidad de fijación de precios y la era de la postindustrialización de China. Aunque las autoridades se han centrado en los estímulos fiscales y monetarios para impulsar el crecimiento y la inflación, los rápidos cambios tecnológicos han provocado lo que denominamos un «progreso deflacionista». La liberación de capacidad en todo, desde el suministro de petróleo y gas hasta los servicios financieros y los vehículos eléctricos, ha eliminado las presiones inflacionistas. Este aumento de la capacidad ha estancado o reducido los precios de los bienes y servicios, provocando, con el cambio en los sectores, pérdidas de cuota de mercado a empresas de gran capitalización consolidadas.


(Gráfico 3) Europa ha quedado rezagada en este nuevo mundo 
Europa: gran disrupción y déficit de disruptores, a 31 de marzo de 2019

 

 

Fuente: MSCI (véase la información adicional).

Las acciones value, frecuentemente perjudicadas por los cambios

Las acciones value se han comportado mal con respecto a las acciones growth durante gran parte de la última década. ¿Supone esto que ha llegado el momento de pasarse al value o influyen otros factores?
 

Creemos que muchas acciones growth siguen teniendo valoraciones razonables con respecto al mercado general y a sus niveles históricos. Aun así, el discurso de las valoraciones debe admitir que las acciones baratas dependientes únicamente del crecimiento y la inflación se han visto habitualmente perjudicadas por los cambios, porque son acciones baratas y afectadas por la disrupción de sectores como el consumo y los medios de comunicación. Algunas empresas value están sufriendo desgaste a un ritmo acelerado. La clave consiste en identificar el efecto matizado de los rápidos cambios tecnológicos en el potencial a largo plazo de las empresas.

Para beneficiarse de estos cambios, los inversores necesitan una perspectiva más profunda de los efectos matizados de la revolución tecnológica.
- David Eiswert Portfolio Manager, Global Focused Growth Equity Strategy

Mantenerse alerta ante los cambios del  mañana

Entender los factores que promueven el cambio, identificando a los ganadores y perdedores, saber cuándo adoptar posiciones importantes y determinar cuándo los riesgos superan las posibles ventajas suponen retos complicados. Sin embargo, el arte de la selección de valores pasa a un primer plano cuando se trata de las perspectivas sobre los cambios y el grado de imaginación de lo que pueden suponer para una empresa o sector. Lograr beneficiarse de estos cambios es más importante que nunca, especialmente dada la dispersión de resultados entre ganadores y perdedores.
 

La disrupción no entiende de fronteras, por lo que es mejor tener una perspectiva global. Los niveles de entrada de las valoraciones son importantes, por lo que los inversores deben ser valientes para apostar más por sus mejores ideas en periodos de volatilidad de los mercados. A veces es preciso tomar decisiones difíciles, pero ahí es cuando entran en juego la habilidad, la experiencia y la perspicacia sobre las futuras oportunidades de rentabilidad.


1
A 31 de marzo de 2019.


Información adicional

Copyright 2019 FactSet. Todos los derechos reservados. www.factset.com
 

Ni MSCI ni sus filiales, fuentes o proveedores terceros (conjuntamente, «MSCI») ofrecen garantías expresas o implícitas, o representaciones y no tendrán responsabilidad sea cual fuere con respecto a cualquier información de MSCI aquí presente. La información de MSCI no deberá ser redistribuida ni utilizada como base para otros índices o para cualesquiera títulos o productos financieros. Este informe no ha sido aprobado, revisado o producido por MSCI. Los análisis y datos históricos de MSCI no deben considerarse una indicación o garantía de ningún análisis, pronóstico o previsión de rentabilidad futura. Ninguno de los datos de MSCI pretende constituir un asesoramiento de inversión o recomendación alguna de tomar (o abstenerse de tomar) cualquier tipo de decisión de inversión, y no podrán considerarse como tales.
 

Los títulos concretos que se identifican y describen más arriba no representan necesariamente títulos comprados o vendidos por T. Rowe Price. Esta información no pretende ser una recomendación para realizar una acción de inversión concreta y está sujeta a cambios. No debe suponerse que los títulos identificados y analizados más arriba fueron o serán rentables.

Información importante.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ningún tipo, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni pretende servir de base primordial para decisiones de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales recabar asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de inversión. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden incrementarse o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación general o personal o incitación para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

201907‑895578