PRICE POINT - IN BRIEF

El riesgo secular genera oportunidades en «high yield» de EE. UU.

Mark Vaselkiv , Portfolio Manager

Puntos clave

  • Cada vez más empresas se enfrentan a un posible riesgo secular que podría afectar a sus perspectivas de crecimiento a largo plazo.
  • Los factores de disrupción están transformando el mercado de bonos high yield y dando lugar a una nueva generación de empresas en las que invertir.
  • Pero incluso las empresas afectadas por el riesgo secular pueden ofrecer oportunidades de inversión atractivas para los inversores en bonos high yield.

Con la gran innovación tecnológica y disrupción que está teniendo lugar en la economía estadounidense, cada vez más empresas se enfrentan a riesgos que podrían provocar una reducción de los ingresos, el beneficio por acción y las valoraciones en los próximos años. Aunque los analistas suelen relacionar la disrupción con la inversión en renta variable, los mercados de crédito también están registrando cambios importantes. Algunos sectores del mercado de bonos high yield parecen especialmente susceptibles. Al mismo tiempo, esta tendencia ha dado lugar a una nueva generación de empresas high yield que ofrece oportunidades de inversión atractivas.

Las empresas orientadas al valor, más susceptibles al riesgo secular

El riesgo secular se define como la aparición de una nueva fuerza competitiva, avance tecnológico, cambio en los hábitos de consumo o cambio normativo que puede socavar considerablemente el potencial de crecimiento a largo plazo de una empresa. Nuestros analistas de renta variable estiman que aproximadamente el 31% del mercado bursátil estadounidense se ve afectado por el riesgo secular, frente a solo el 20% de hace dos años.
 

En nuestra opinión, los sectores y empresas tradicionales orientadas al valor son más susceptibles al riesgo secular y el high yield es básicamente un mercado basado en el valor. Muchas empresas orientadas al valor han asumido más deuda en su balance, lo que agrava el riesgo secular para algunas.
 

Algunos sectores que se enfrentan a cambios disruptivos —como el del automóvil, cable, juego, minería, radiodifusión y comercio minorista— ya no son tan relevantes en el mercado high yield como lo eran antes. Aunque las acciones de esas empresas pueden no resultar atractivas a largo plazo, encontramos oportunidades en esos sectores invirtiendo en valores de deuda a corto plazo.

Los inversores pueden optar por la deuda de empresas afectadas por la disrupción

Es posible que la transición al vehículo eléctrico autónomo se consiga en la próxima década, lo que también podría tener fuertes repercusiones para el sector del coche tradicional. Durante toda mi vida profesional, el sector del automóvil ha sido parte fundamental del mercado high yield. Las acciones y los bonos a largo plazo del fabricante de automóviles Ford Motor —que va rezagado en el desarrollo del vehículo eléctrico— pueden no resultar muy apetecibles. Podemos elegir participar en estas situaciones de crédito de disrupción porque podemos determinar el horizonte temporal de nuestra inversión, que puede ser mucho más corto que el de un inversor en renta variable. Estos nos da mayor flexibilidad para invertir en empresas que, a la larga, pueden enfrentarse a la disrupción.
 

Además, las empresas más expuestas al riesgo secular no están necesariamente al borde de la insolvencia. Dado que los inversores en deuda dan más importancia a la capacidad de un emisor de cumplir sus obligaciones de pago que a su capacidad para crecer, puede ser razonable invertir en la deuda en lugar de las acciones de una empresa susceptible al riesgo secular. En ese sentido, el high yield se ha convertido en una estrategia importante para descubrir value en esta época de disrupción.

Una nueva generación ofrece nuevas oportunidades

Entretanto, algunas de las empresas de nueva generación que creemos que se beneficiarán de los cambios podrían no generar un excelente flujo de caja como las empresas en las que hemos invertido tradicionalmente. Muchas de ellas siguen en fase de desarrollo. Pero, dado el valor de estas empresas y su rápido crecimiento, puede que pronto alcancen un punto de inflexión del flujo de caja.
 

Entre las empresas de medios de comunicación, Netflix genera unos  2.000  millones de USD de flujo de caja operativo, pero gasta unos  10.000  millones de USD cada año para desarrollar nuevos contenidos en Estados Unidos y en el resto del mundo. La empresa tampoco ha resuelto la cuestión de programación internacional. Netflix financia el desarrollo de sus contenidos con bonos a diez años emitidos en el mercado high yield, con nuevas emisiones más o menos cada seis meses. Estos bonos han sido inversiones excelentes.

El sector del transporte, las acciones de Tesla se comportaron mal en los primeros meses de 2019, mientras que su bonos se comportaron mejor. Una emisión de acciones ordinarias y bonos completada recientemente ha ayudado a reforzar el balance e incrementar la liquidez, mientras que esperamos que los volúmenes de producción de los modelos actualizados mejoren. Al igual que Netflix, Uber consume mucho dinero y ha tenido que recurrir al mercado high yield en los tres últimos años. Los bonos se comportaron bien, aunque la empresa todavía no es rentable. Creemos que, a la larga, el sector del coche compartido tendrá dos actores: Uber y Lyft. Estas empresas deberían madurar y convivir perfectamente. Históricamente, oligopolios de este tipo han funcionado bien desde el punto de vista económico.

Oportunidades en los sectores de energía y suministros públicos

La energía es el sector más grande del mercado high yield estadounidense y se enfrenta al cambio disruptivo que suponen los avances tecnológicos en perforación horizontal, que permite acceder a importantes nuevas reservas de petróleo y gas. Hemos invertido miles de millones de dólares en pequeños emisores high yield de exploración y producción que están comprando terrenos y operan en zonas fértiles como la cuenca Pérmica. Están explotando estas reservas de maneras que antes no resultaban rentables desde el punto de vista económico.
 

Los suministros públicos, un sector defensivo con fama de lento, está innovando con la aparición de nuevas tecnologías que están promoviendo alternativas de energías renovables. NextEra, por ejemplo, opera una empresa de suministros públicos tradicional (Florida Power and Light) y es también líder en desarrollo de energía solar, eólica e hidráulica, lo que contribuye a su crecimiento y permite rebajar la factura de sus clientes.

Las empresas del cable generan un excelente flujo de caja

En el ámbito de la radiodifusión, la televisión por cable es desde hace mucho tiempo un sector destacado del mercado high yield. Pero el sector se enfrenta a importantes presiones competitivas, puesto que los consumidores acceden cada vez más a contenidos en sus teléfonos y otros dispositivos móviles. Puede que algunas de estas compañías del cable ya no existan dentro de 20 años. Pero siguen siendo los principales proveedores de servicios de Internet para pequeñas empresas y consumidores, y generan un excelente flujo de caja, por lo que creemos que estas empresas deberían seguir siendo buenas inversiones high yield en los próximos cinco años. El sector del cable es otro ejemplo en el que puede ser más favorable invertir en bonos en lugar de en acciones.
 

También es interesante destacar que no todas las empresas que ahora se ven perjudicadas por los cambios lo serán a la larga. En realidad, el cambio disruptivo puede revitalizar a algunas de ellas. Por ejemplo, Iheart, la mayor empresa de radio tradicional de Estados Unidos, está a punto de evitar la quiebra gracias al fuerte potencial alcista de un sector que jugaba en desventaja. Se está beneficiando del resurgimiento de las emisiones y escuchas de radio que permiten los altavoces inteligentes en el hogar. Iheart es propietaria de Z100, la mayor emisora de FM de la ciudad de Nueva York, que se ha beneficiado claramente de este cambio disruptivo positivo.

La disrupción genera oportunidades y retos

Sin duda, el riesgo secular ha hecho que resulte más difícil invertir en muchas de las empresas orientadas al valor que dominan el mercado high yield. Pero también ofrece a los inversores high yield una nueva generación de empresas que ofrecen oportunidades interesantes. Y gracias a la capacidad de análisis global de T.  Rowe Price, podemos colaborar estrechamente con nuestros analistas de renta variable para encontrar las empresas que pueden tener éxito, así como las que puedan estar listas para la disrupción.


201905‑839057


Información importante

Los valores específicos indicados y descritos son solo a título exclusivamente informativo y no constituyen todos los valores adquiridos, vendidos o recomendados para la cartera y no debe presuponerse que los valores fueron o serán rentables.

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, y se recomienda a los posibles inversores que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T.  Rowe Price, incluidas T.  Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T.  Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden tanto subir como bajar. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar títulos en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente corresponden a la fecha de redacción y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades o socios del grupo T.  Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T.  Rowe Price.

No está previsto el uso del material por parte de personas en jurisdicciones en las que esté prohibida o restringida la distribución del material, y en algunos países el material se proporciona previa solicitud específica. No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna.